Síguenos en:

Separación & embarazo: estados posibles

Separación & embarazo: estados posibles

Alivio y bienestar, emociones que exteriorizan las mujeres tras el divorcio

Separación & embarazo: estados posibles
Por: Tatiana Quinchanegua
22 de Julio de 2014
Comparte este artículo

egún como lo informa la Serie de Estudios a Profundidad de la Encuesta Nacional de Salud 1990-2010, las rupturas de uniones o divorcios se incrementaron considerablemente, pues para 1973 estas eran casi imperceptibles y en 2010 alcanzaron más del 10 por ciento. En Colombia no se tienen cifras del momento preciso de la separación. Sin embargo, algunos especialistas afirmaron que la ruptura de las parejas durante el embarazo pareciera ser una tendencia en aumento.

*Paola Sánchez (40 años) es una abogada que lo vivió en carne propia. Se separó de su pareja porque, según ella, la maltrataba física y psicológicamente. “Yo creo que durante el embarazo a la mujer se debe cuidar, consentir y no abusar. Así que no lo pensé más y lo hice: me separé. Tuve la gran fortuna de trabajar y sostenerme por mí misma, por ello no lo dudé”, aseguró.

Llevaban siete años de casados por la Iglesia y se separaron cuando ella tenía 7 meses y medio de embarazo. En ese momento, “sentía una gran responsabilidad y angustia, pero también el apoyo de la gente que me quiere. En ese momento saqué la fortaleza que no tenía para tomar las mejores decisiones por mi bebé”, comentó.

“Preferí separarme antes para evitar conflictos delante de mi hijo. Desde que nació, él no nos vio juntos y, por ende, no lo afectó. La psicóloga me recomendó que durante los dos primeros años el niño no me viera con ningún hombre distinto a su padre. Pensé que no lo iba a lograr y lo hice”, dijo.

Su hijo, actualmente, tiene 16 meses. Ella se siente acompañada y amada por el pequeño, que fue planeado y deseado. Después de dos años, su exesposo no reconoce sus errores, no acepta la separación y ella está segura de que no volverán jamás.

Carolina Montealegre vivió una historia similar. Llevaba un año viviendo en unión libre y dos años de casados, cuando quedó embarazada. *Sergio era su proyecto de vida. Sin embargo, después de un tiempo decidieron separarse, él se demoró un tiempo en salir de casa y fue entonces cuando ella quedó embarazada.

“Yo le dije: por qué no nos damos una última oportunidad y él me pidió una semana para pensarlo. Finalmente, su respuesta fue negativa y yo estuve de acuerdo”, afirmó Carolina.

Su madre la apoyó desde siempre, estuvo con ella durante dos meses, luego tuvo que viajar fuera del país y ella vivió sola su embarazo.

Con su pareja la relación fue bastante tensa, “especialmente, porque él ya estaba con alguien. Cada vez que hablábamos, peleábamos. Entonces yo decidí alejarme de él mientras tuviera a Sergio en mi vientre. Fue mejor así. Mi embarazo fue muy saludable y tranquilo, trabajé y trabajé hasta el día antes de la cesárea”.

Cuando nació el niño, le avisé a su padre y siempre se ha portado muy bien con él. “Nunca dudaré que la mejor decisión fue separarnos y luego divorciarnos legalmente”, aseguró Carolina.

Actualmente, madre e hijo viven en Canadá, y su padre en Chile. Padre e hijo se ven semanalmente y los adultos sostienen una relación cordial.

*Sergio tiene actualmente 3 años, es de carácter fuerte como el de su madre y tiene muchos cambios en su estado de ánimo. “Pienso que la separación pudo afectarlo un poco. Sin embargo, yo traté de mantenerme de buen ánimo, incluso estuve en psicoanálisis durante seis meses y eso me sirvió mucho. También creo que era inevitable que en algo lo afectara mi situación. Aunque tenía mis momentos de bajonazos, el bebé me motivaba para levantarme y hacer mi vida”, afirmó.

* Aunque el niño nunca los ha visto como pareja, sabe que debieron estar juntos y que así debería ser. Ahora, es consciente que cada uno de ellos teje una nueva historia amorosa y es un niño feliz.

A nivel fisiológico

Luis Alberto Cáceres, ginecólogo endocrinólogo, asegura que “en consulta es muy frecuente encontrar a parejas  discutiendo, en momentos de conflicto y con ganas de separarse. Sin embargo, esto se da, en la mayoría de los casos, porque el hombre no logra aceptar todos los cambios hormonales y físicos que debe asumir la mujer durante esta etapa. Algunas de ellas lloran, se ponen más sensibles de lo normal e incluso presentan depresión y ansiedad, sus parejas son incapaces de tolerarlas, chocan con el temperamento y no logran aguantarlas”.

A nivel fisiológico, lo que puede suceder es que la madre presente un cuadro de estrés emocional que desencadena la liberación de grandes cantidades de cortisol, hormona que, a su vez, estimula la producción de prolactina, otra hormona que puede desencadenar parto prematuro.

Ahora bien, es importante reiterar que, según el doctor Eduardo Naranjo, ginecobstetra de la Clínica de la Mujer, “un divorcio no siempre está asociado con un parto prematuro, esto obedece a otros factores”. Lo que sí se puede dar es que al final del embarazo la mujer presente hipertensión o diabetes gestacional, producto del estrés emocional durante esta etapa. Pero  si la mujer tiene un embarazo diabetógeno, es decir, con diabetes, es probable que la situación incremente la producción de glucosa y complique el panorama.

Ahora bien, todo lo que la madre vive durante el embarazo lo transmite a su hijo y sus emociones pueden influir en el estado emocional del bebé. Sin embargo esta no es la regla, no se puede decir que porque una madre lloró durante el embarazo su hijo llorará desde que nazca. Lo que sí puede darse es que los niños presenten alteraciones emocionales o de conducta entre  los 3 a 5 años de edad. A largo plazo, se cree que pueden provocar trastornos en la conducta o en la personalidad del niño.

No existe evidencia científica que demuestre relación entre el divorcio de los padres y aborto espontáneo.

El aporte psicológico

Para la doctora Victoria Cabrera, psicóloga del Instituto de la Familia de la Universidad de La Sabana, el principal consejo para las parejas es evitar las peleas durante el embarazo, ya que la mujer tiene cambios emocionales importantes durante este periodo. A algunas mujeres se les incrementa la ansiedad, el estrés y la preocupación. Estos cambios obedecen a que existen unos receptores en el cerebro que afectan las moléculas que controlan el estado emocional de los seres humanos.

Aunque no es frecuente, existen mujeres que durante la gestación requieren manejo psiquiátrico. El motivo de consulta es que junto con sus parejas no saben manejar la situación.

Ruptura definitiva

Según la doctora Carolina Molina, psicóloga, “una separación es un evento crítico de alto estrés para las personas que lo viven, especialmente durante el embarazo, por eso es importante que la mujer, quien se siente a cargo del bebé, esté acompañada y con un apoyo importante por parte de su familia y amigos”.

De hecho, para la doctora Cabrera, aunque la separación implica un acto doloroso, sumado al embarazo, existen estudios que demuestran que para muchas mujeres el divorcio no significa una tristeza sino una especie de alivio, especialmente cuando hubo violencia intrafamiliar, agresión, conductas adictivas de parte del hombre. No contar con la pareja para  formar a sus hijos puede resultar positivo en lo económico, moral y espiritual, en esos casos específicos.

En ellas, la separación puede significar un momento de valentía al dar por finalizada su relación y, posteriormente, tener una mejor expectativa para sacar adelante sola a sus hijos.

Es clave que la mujer enfrente con buena actitud este momento de su vida. Una opción es concentrarse en sus recursos personales, reconocer sus habilidades y fortalezas para evitar caer en el alcohol, cigarrillo, drogas, agresión, depresión o suicidio.

Durante el embarazo

En esta etapa todas las mujeres deben verse enfrentadas a cambios en sus estados de ánimo. ¿Quién se salva de una tristeza?, ¿de una pelea?, ¿de un ataque de estrés? ¡Nadie! Sin embargo, vale aclarar que todas las emociones que siente la madre su hijo las capta. Es deber de las madres sopesarlas con emociones positivas, demostraciones de cariño, afecto, buena disposición, actitud positiva y sonrisas. Siempre que se propicie un ambiente de cariño y amor, el niño crecerá emocionalmente sano.

El momento del parto

Es importante que la mujer cuente con una red de apoyo, de su familia y de sus amigos. En lo posible, con el padre del bebé. Si el hombre no está allí, para muchas mujeres puede ser algo doloroso, pero para otras puede resultar gratificante para vivir un momento de intimidad con su hijo.

La vía legal

Jaime Mendieta, docente de la Facultad de Derecho de la Universidad El Bosque, afirma que “la pareja, al estar legalmente casada, basta con presentar el registro civil de matrimonio para registrar al niño como propio y, de esta manera, generar una obligación de manutención con respecto al menor”. La madre no requerirá autorización del padre.

Esto quiere decir, que los hijos nacidos dentro del matrimonio, legalmente, se reconocen como propios por disposición legal.

Si, por el contrario, es unión libre, debe existir algún documento que lo certifique y de esta manera se pueda expresar el reconocimiento como padre del menor.

Comparte este artículo
Tags de artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
mcvm
Hace 2 años
muy bien
1
makaialexa
Hace 2 años
A salir adelante!
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet