Síguenos en:

Sí existe el hijo preferido

Sí existe el hijo preferido

Foto: Thinkstock

Sí existe el hijo preferido
Por: Tatiana Quinchanegua
19 de Julio de 2013
Comparte este artículo

La preferencia de los padres hacia uno de sus hijos dejó de ser un mito para convertirse en una realidad. Así lo demostraron investigaciones recientes, como la realizada por la doctora Katherine Conger, docente de Desarrollo humano y estudios familiares de la Universidad de California, quien, tras analizar durante tres años a 384 parejas de hermanos y a sus respectivos progenitores, aseguró que en la mayoría de las familias existe un hijo predilecto.

Retomó el libro The Sibling Effect: What the Bonds Among Brothers and Sisters Reveal About Us (El efecto fraterno: lo que los vínculos entre hermanos y hermanas dicen de nosotros), escrito por Jeffrey Kluger, quien concluyó que el 95 por ciento de los adultos tienen un hijo favorito y el 5 por ciento restante mienten cuando se les indaga por el tema.

Con el análisis se demostró que la predilección estaba asociada al orden del nacimiento de cada hijo, y se percibieron cambios en el trato maternal y paternal relacionados con el tiempo en que nacieron cada uno de sus sucesores.

En una publicación del Journal of Family Psychology, la doctora Conger afirmó que “la base de esta preferencia estaba asociada a la búsqueda de la supervivencia de la especie”, es decir, los padres se inclinaban a favor del hijo que consideraban más saludable o con posibilidades de reproducir mejor su especie.

Lo mismo opina César Sierra, neuropsiquiatra y docente del Politécnico Grancolombiano: “La mayoría de los padres tienen la fantasía de querer en igual proporción a todos sus hijos”, pero esta predilección está determinada por el lugar que cada madre y padre le dan, inconsciente o espontáneamente, a cada uno de sus sucesores, dependiendo del contexto en el que se haya llevado a cabo la gestación, el nacimiento, la crianza y el orden de llegada al hogar”.

La preferencia por un hijo hace parte de la dinámica relacional de muchas familias; puede darse desde el embarazo, pero se hace evidente durante los primeros años de vida del pequeño. Aunque la mayoría de los padres intentan consentir y complacer equitativamente a sus hijos, no siempre lo logran, pues a cada niño transmiten el amor de distintas maneras, a través de caricias, besos, abrazos, raciones de comida más generosas, juguetes, habitaciones más grandes, entre otras.

Según María Elena López, psicóloga de Inteligencia familiar, no existe una regla que indique que en todas las familias hay un preferido, pero “es una situación que se presenta de manera frecuente en momentos distintos de la vida”. Por ejemplo, familias donde se tiene un varón y, años más tarde, llega una niña.

El favoritismo también está asociado a experiencias previas de tipo emocional o social de los padres y/o familiares; cuando los hijos son obedientes, tranquilos o presentan buen desempeño escolar. También, cuando tienen alguna dificultad cognoscitiva, de comportamiento (como la rebeldía) o, en general, de salud que requiere un trato preferencial. Los hijos mayores suelen ser objeto de mayor atención, credibilidad, estatus y generosidad de parte de uno de los padres. No siempre la preferencia está asociada al amor; es decir, no es que se quiera solamente al hijo favorito y a los demás hijos no. Por más evidente que sea la preferencia, los padres no deben hablar abiertamente de este tema con sus hijos porque se afectará la inteligencia emocional de estos y los lazos afectivos intrafamiliares, pero es importante que sean conscientes. Los padres jamás deben decirles a los hijos que alguno de ellos no es el preferido.

El favoritismo excesivo y en detrimento de los otros tiene múltiples consecuencias. Cuando es muy grave, los niños ‘excluidos’, sufren alteraciones en la autoestima, estabilidad, bajo rendimiento académico, dificultades para integrarse en actividades lúdicas y relacionarse con sus pares. A futuro se sentirán rechazados en su trabajo, se les dificultará la labor en equipo y tenderán a relaciones de pareja dependientes.

En el caso del ‘elegido’, puede ser objeto de la ira de sus hermanos, de distanciamiento afectivo con ellos, agresión o sentimiento de culpa. También puede aprovecharse de la situación, tornarse caprichoso, narcisista, y querrá que todo gire a su alrededor. Puede tener poca tolerancia a la frustración.

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

4 Comentarios

imagen

Comentarios (4)

4
allain
Hace 3 años
Pues yo voy en contra de tal estudio, tengo 4 hijos y sé de sus virtudes y sus defectos, los acepto tal y como son asi que nunca podria tener un preferido, aquel que este mas necesitado de mi le dedicaré mas tiempo sin descuidar a los otros; el hijo elegido nace de la ignorancia de los padres al no regular sus sentimientos. Uno como padre debe ser imparcial con sus hijos.
3
Gscheit
Hace 3 años
Varios casos que conozco lo confirman. Uno de ellos es mi familia, sí hubo una preferida y esto conllevó a malestar entre algunos de los hijos, y en mi caso particular me ví afectada, mi estima era muy baja y nunca me sentí bien en casa.
2
Excalibur3
Hace 3 años
Tengo tres hijos, todos con personalidades diferentes y a cada uno los quiero por igual, solo que les dedico mas tiempo cuando veo que necesitan mi apoyo en algún momento. No creo en estudios pseudo científicos basados en estadïsticas.
1
PELUSAA
Hace 3 años
NEGATIVO, LA PREFERENCIA POR UN HIJO ES IGNORAR EL (LOS) OTRO (S) Y ESO ES DISCRIMINACION, EN MI CASO NO QUIERO MAS A NINGUNA DE LAS DOS
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet