Síguenos en:

Acompaña a tu bebé en el proceso de gatear y caminar.Te enseñamos cómo

  • 8 Consejos para que ayudes a tu pequeño

    Para ayudarte, Sandra Alejo, directora del cento de estimulación temprana Good-Club de Bienestar, te da estos consejos:

  • 1. Acostaditos

    Antes de empezar el gateo, es importante que, con cierta frecuencia y con supervisión, pongas a tu bebé bocabajo; esto le ayuda a familiarizarse con la posición y a que en los seis primeros meses de vida, adquiera fuerza en el cuello, apoye sus manos, eleve el tronco, retraiga las piernas, coja fuerza en los pies y aprenda a elevar los glúteos.

  • 2. Colita arriba

    Antes de gatear, los padres deben verificar que el área que el pequeño va a explorar esté libre de obstáculos. El niño debe estar en body, así podrá sentir en sus piernas y rodillas la fuerza que ejerce al retraerse y desplazarse. Es él quien debe apoyar las manos y permanecer de dos a tres minutos en esa posición, para aprender a manejar su peso y desplazarse sin agotarse.

  • 3. Ejercicio con el lazo

    Se empieza con el niño en posición plancha, o reptando hacia adelante o hacia atrás, arrastrándose en barriguita, pero que sus manos garanticen la movilidad, ya sea en círculos o tratando de agarrar un juguete. La banda de soporte es solo para mantener al bebé en sus cuatro apoyos y que comience a entender que sus rodillitas y manos le ayudarán a equilibrarse.

  • 4. Uno, dos y tres

    Ha llegado el momento de que mamá sepa que ya su pequeño empezará a gatear. El niño se pone en la posición adecuada, manteniéndose firme en sus cuatro puntos de apoyo, pero no sabe qué hacer, por ello, mamá debe poner sus manos en las piernas del bebé y ayudarle a avanzar hacia adelante, dándole pautas de gateo.

  • 5. Fuerza y arriba

    Aquí el bebé empieza a ejercer fuerza desde el suelo (sentado) hacia arriba, con sus piernas y sin ningún apoyo de los padres, pero sí ponle las manos alrededor para evitar caídas. Él debe realizar la actividad por sí mismo apoyando la planta de los pies en el suelo, elevándose y soportando el peso de su colita, estabilizando la columna y manteniendo una buena posición del cuello, apoyado en mamá o papá.

  • 6. Su primer apoyo

    Acá el llamado es a los padres para que no eleven los brazos de sus niños, pues no hay que obligarlo ni forzar su hombro, para no lastimarlo, pues aún no tiene control ni apoya los pies en el suelo. La marcha es una actividad que se da de abajo hacia arriba, nunca viceversa. En ese sentido, es el niño quien se desplaza agarrado de objetos que le permiten avanzar lateralmente para así, adquirir seguridad en su caminata.

  • 7. Ya voy mamá

    En este momento, ya el niño ha adquirido más seguridad en su marcha lateral y en sus puntos de apoyo. Ahora hay que estimularlo con la voz y ubicarse en un punto intermedio entre el objeto de apoyo que utilice, y llamarlo con cariño para que se anime a soltarse y de algunos pasos hacia ti. Motívalo pero no lo fuerces, ya que el niño, cuando se sienta seguro, dará sus pasos hacia adelante.

  • 8. Vamos juntos

    Por último, entra en la dimensión de tu hijo y agáchate junto a él y dale apoyo en sus antebrazos, sin convertirte del todo en su bastón. El pequeño sentirá seguridad y así intentará desprenderse de la base y llegar de un lado al otro. Debes ser paciente, pues el niño no debe sentirse frustrado por una caída y mucho menos lastimarse, pues no deseará volver a intentarlo.

Compartir