Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Golpes y caídas, accidentes más frecuentes en los escolares

Golpes y caídas, accidentes más frecuentes en los escolares
Martes, 20 Noviembre 2007 - 7:19pm
2

Comentarios

Comparte este artículo

El colegio y los jardines infantiles son lugares de aprendizaje y diversión para los pequeños, pero también presentan alto riesgo de accidentalidad.

Los golpes y las caídas son los accidentes que con mayor frecuencia ocurren en los escolares; representan el 40 por ciento del total de incidentes: en el 24 por ciento de los casos generan heridas y en el 16 por ciento, fracturas, luxaciones y esguinces.

Solo en los primeros seis meses de este año, 954 accidentes tuvieron lugar en los colegios públicos de Bogotá. El año anterior ocurrieron 1.487, según datos de la subdirección de recursos físicos de la Secretaría de Educación.

“Febrero y mayo son los meses en los cuales aumenta la accidentalidad. Desconocemos la causa pero vamos a investigar”, afirma Diana Mena Bejarano, coordinadora distrital del programa ‘Salud al colegio’ de la Secretaría de Educación de Bogotá.

En el marco de este programa, que se trabaja en conjunto con la Secretaría de Salud del Distrito, se manejan las urgencias escolares en los colegios distritales a través de la red pública de hospitales los 365 días del año, las 24 horas del día (1.000.000 de estudiantes).

“Adicional a ello, todos los docentes deben estar preparados en estos temas, por eso los estamos capacitando a través del Centro Regulador de Urgencias de la Secretaría de Salud”, explica Mena.

Allí se les prepara en el manejo de golpes, caídas, quemaduras, fracturas, intoxicaciones alimentarias, heridas, paro cardiorespiratorio, atoramiento, etc.

La idea, además, es que exista en cada establecimiento un grupo gestor conformado por padres, docentes y directivos, entre otros, que lidere temas de salud alrededor de la institución. También se busca que cada colegio tenga su plan de prevención de accidentalidad escolar.

Es prioritario que en una institución educativa haya un espacio de salud (casi como un consultorio médico) con botiquín (que incluya elementos clave como termómetros, tijeras, inmovilizadores, gasas, antiséptico, entre otros), una camilla (en lo posible) y, lo más importante, una persona capacitada en primeros auxilios.

¿Qué es lo ideal?

En un espacio invadido por pequeños curiosos y traviesos, los adultos deben ser doblemente precavidos. Al primer descuido, un incidente. Cualquier objeto, alimento o lugar pueden resultar peligrosos para un niño ávido de explorar.

Precisamente, en un jardín infantil, deben existir docentes que no sólo acompañen a los niños en su proceso de desarrollo social, emocional y cognitivo, sino que conozcan los síntomas de las enfermedades más comunes de la infancia y, además, estén capacitados en primeros auxilios.

El decreto 243 de 2006 reglamenta esta parte en el sentido de exigir que al menos un profesional de la institución haga o acredite los resultados de un curso sobre el particular en una entidad reconocida.

Los jardines infantiles -y todas las instituciones educativas- deben, en lo posible, estar adscritos a un seguro estudiantil que cuente con servicio de ambulancia, afirma Ruth Domínguez, presidenta de Jardinco. Con los niños, afirma, puede pasar cualquier cosa.Además, cada jardín debe elaborar su plan de prevención de emergencias y desastres.

Además de formularlo, es clave el entrenamiento y capacitación al personal de la institución y un componente pedagógico que involucre a los niños, para que ellos sepan qué hacer en caso de accidentes o emergencias”, explica Domínguez.

Ante todo, a un niño nunca se le debe dejar solo. Siempre debe haber un docente pendiente de los infantes.

¿Cuál es la realidad?

Actualmente, las instituciones exigen el carné de vacunas al día, incluso aquellas que no están cubiertas por el Plan Obligatorio de Salud –POS- (algunos establecimientos lo hacen) y que el niño esté afiliado al sistema de salud. Adicionalmente, algunas toman un seguro colectivo en caso de accidentes, pero es opcional.

“Los maestros, las personas que están en más contacto con los niños, deben saber por qué se exige un carné de vacunas, qué hacer cuando a un menor le da fiebre o diarrea y conocer cuáles son los síntomas de las enfermedades más frecuentes en los infantes.

"Necesitamos docentes más seguros con el manejo de los niños”, afirma Fernando Pinilla, médico pediatra comunitario, quien prepara maestros en temas de salud, nutrición y prevención, no sólo de accidentes, sino de maltrato infantil.

Para el especialista es clave que un maestro de preescolar conozca muy bien el Aiepi - Atención Integrada a las Enfermedades Prevalentes de la Infancia-, estrategia elaborada por la Organización Mundial de la Salud –OMS- y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia –Unicef-, con el fin de mejorar la salud de los niños menores de 5 años.

Esta estrategia incluye medidas para la prevención de enfermedades y problemas de salud durante la niñez, así como instrucciones prácticas para su detección precoz y tratamiento efectivo, al igual que la promoción de hábitos de vida saludables en la familia y en la comunidad.

También, los directivos y docentes de un jardín deben hacer un reconocimiento del área física del plantel para saber qué puntos son susceptibles de provocar accidentes. “Un piso resbaloso, esquinas filosas, barandas inadecuadas, juguetes de peluche, deteriorados, con puntas o elementos pequeños que caben en la boca de un niño; piscinas sin cerramiento y comidas calientes son potenciales riesgos para un niño”, explica el pediatra Pinilla.

La norma exige que en los establecimientos donde se presta el servicio de educación inicial, las escaleras estén adecuadas con pasamanos y protección de acceso a las mismas; la cocina o área de preparación de alimentos se encuentre aislada de los salones de clases; no se permita el uso de combustibles líquidos y, de existir terraza, no esté habilitada como zona de recreo.

Igualmente, es importante que los niños más pequeños se ubiquen en el primer nivel, en caso que la institución cuente con dos o más. Los pisos del lugar deben tener antideslizante, las tomas eléctricas estar cubiertas y las barandas de las escaleras encontrarse pegadas a la pared; entre cada una de ellas debe existir un espacio máximo de 5 cm. de distancia. Baños adecuados para niños y esquinas de paredes redondeadas, son otros parámetros de seguridad.

Los elementos de aseo deben ubicarse lejos del alcance de los infantes; las ventanas, contar con un dispositivo de apertura y cierre que sólo pueda manipular un adulto; y además, tener cubiertos especiales para niños y un control efectivo de la temperatura de los alimentos.

Qué debe tener un jardín

El médico pediatra Fernando Pinilla recomienda lo siguiente:

Un espacio de salud, casi como un consultorio médico, con botiquín y, en lo posible, una camilla. Una persona capacitada en primeros auxilios. En caso de fracturas, inmovilizadores. Una camilla de transporte, en lo posible. Docentes que promuevan prácticas saludables y conozcan el manejo de los síntomas de enfermedades comunes.

Andrea Linares G.Redactora ABC del Bebé

Comparte este artículo

Comentarios (2)

2
kilogram
Hace 2 años
los síntomas de las enfermedades más comunes de la infancia y, además, estén capacitados en primeros auxilios. food storage shelves racks
1
kilogram
Hace 2 años
síntomas de las enfermedades más comunes de la infancia y, además, estén capacitados en primeros auxilios. dog website inspiration

Herramientas

Te permitirá saber cuál es el jardín ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir el establecimiento.
Te permitirá saber cuál es la niñera ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir una cuidadora.
Hemos diseñado una serie de manualidades imprimibles en PDF para que tu hijo empiece a adquirir habilidades motrices y, a la vez, se divierta. Cubos armables, modelos para colorear y recortar son algunas opciones.

Publicidad