Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Hígado graso, una grave consecuencia de la obesidad infantil

Hígado graso, una grave consecuencia de la obesidad infantil
Martes, 14 Diciembre 2010 - 2:16pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

Esta enfermedad puede convertirse en cáncer de hígado o cirrosis, afección producida por el alto consumo de alcohol.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que hay 22 millones de niños menores de 5 años con obesidad. Un estudio realizado por Shokery Awadalla, endocrinólogo pediatra, reveló que de 114 niños obesos colombianos, el seis por ciento de ellos presentan signos de hígado graso.

“Esta alarmante cifra es una fiel muestra del sobrepeso en los menores, de su mala nutrición y de su poca práctica deportiva, causas todas que ocasionan esta enfermedad”, indica Awadalla. 

Esos factores pueden desencadenar esa enfermedad de hígado graso no alcohólica. Por eso se debe fomentar en los niños los buenos hábitos alimenticios y no patrocinarles la comida chatarra. Esta es la mejor forma  de garantizar una vida sana y  saludable.

Según Jorge Luis Torres, médico homeópata, este es, frecuentemente, asintomático y es descubierto a través de una ecografía abdominal, mediante un análisis de sangre o, en un bajo porcentaje, cuando los pacientes presentan trastornos de coagulación, aparición de ictericia o retención de líquido en el abdomen.

“En mínimos casos se presenta pérdida de peso y fatiga. Por lo tanto, cuando la enfermedad está avanzada, el hígado deja de trabajar correctamente, lo que hace que lleguen al cerebro cantidades excesivas de amonio, que ocasionan cambios neurológicos que afectan su desempeño, al grado de no poder escribir su propio nombre, o caer en estado de coma.

Aparte, el problema de este síndrome, ocasionado por la obesidad  -agrega Torres-, trae consigo complicaciones  que se producen desde la edad pediátrica, como por ejemplo la hipertensión arterial, intolerancia a los carbohidratos y la diabetes.“Todo es un cúmulo de enfermedades que desencadenan una de la otra y el problema es que los niños no las dimensionan como son. Es por esto que está en los padres la guía y el ejemplo de las rutinas alimenticias y deportivas, con el fin de lograr una vida sana”, indica el médico Torres.

 

Importancia de un buen hígadoEl organismo de los niños menores de 5 años está en formación. Su cuerpo apenas está adquiriendo las defensas que necesita para soportar enfermedades comunes. Y, por ende, no se le puede agregar más carga ‘laboral’. Es decir, no sería justo con el organismo de ese niño que tuviera hígado graso, ya que se vería alterado todo su proceso metabólico y demás. Según Sandra Helena Paipilla, gastroenteróloga pediátrica, el hígado es considerado el laboratorio del organismo humano, ya que en él se llevan a cabo más de 500 actividades bioquímicas, entre ellas: procesamiento de los alimentos digeridos en el intestino, control de los niveles de grasas y glucosa en la sangre, lucha contra las infecciones en el cuerpo, neutralización  y destrucción de las drogas y las toxinas, almacenamiento del hierro, vitaminas y mucho más. “El exceso acumulado de grasa en el hígado puede llevar a un daño de las funciones de este, lo que hace necesario pensar en un transplante”,  indica Paipilla.  Es por esto que debe prevenirlo en su hijo. El mejor método para hacerlo es creando hábitos saludables.

 

RecomendacionesPara evitar un hígado graso en los niños, Jorge Luis Torres Cruz, médico homeópata sugiere lo siguiente: • Evitar la obesidad. • Nunca dejar que transcurran grandes periodos de ayuno.• Moderar el consumo de carnes rojas.• Disminuir el consumo de leche o cremas enteras, chocolates, natas, aceite de coco o palma, ya que contienen grandes cantidades de grasa saturada.• Evitar medicamentos antiinflamatorios.• Consumir alimentos ricos en fibra.• Beber abundante agua al clima.• Aprender a relajarse.

 

Nutrición y ejercicioLa única forma de prevenir la obesidad y, por ende, el hígado graso es tener una dieta balanceada y un hábito de rutinas de ejercicio físico. Según la Organización Mundial de la Salud, se debe practicar cuatro o cinco días a la semana como mínimo 30 minutos. Según Leonor Zuleta, nutricionista deportóloga, los deportes ideales son la natación, el patinaje, el ciclismo y el baile. “Estos son deportes lúdicos con los que los niños se divierten y controlan su organismo. Además, mantienen su peso y fortalecen sus músculos. En cuanto a la alimentación, sugiere “tener una dieta libre de grasas y exceso de azucares, evitar paquetes, alimentos fritos y procesados; en la medida en que se mantenga una alimentación natural y sana es mas fácil controlar cualquier enfermedad”, indica Zuleta.  Por lo tanto, para evitar que los niños lleguen a tales complicaciones de obesidad es necesario crearles un plan nutricional. “Se deben fomentar hábitos sanos, idealmente consumo de frutas y verduras, una sola harina por comida y buena proteína”.

Las personas más propensas a sufrir de hígado graso son quienes experimentan oscilaciones de peso, por someterse a dietas rigurosas, ya que el metabolismo es esforzado  a un trabajo extenuante sin que el organismo tenga los nutrientes necesarios.

 

Por Mónica Toro

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo

Suscripciones

¡Ahorra hasta un

25%

por un año!

alo

Herramientas

Te permitirá saber cuál es el jardín ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir el establecimiento.
Te permitirá saber cuál es la niñera ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir una cuidadora.
Hemos diseñado una serie de manualidades imprimibles en PDF para que tu hijo empiece a adquirir habilidades motrices y, a la vez, se divierta. Cubos armables, modelos para colorear y recortar son algunas opciones.

Publicidad