Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Ideas para estimular el apetito de los niños

Ideas para estimular el apetito de los niños
Martes, 13 Marzo 2007 - 3:56pm
2

Comentarios

Comparte este artículo

La creatividad, los colores, la variedad y la paciencia son las mejores armas para vencer la inapetencia. Aprenda estas claves para que la hora de las comidas sea placentera. Algunas recetas pueden ayudar.

Los padres lo intentan todo: el jueguito del avión, una cucharada por la abuelita, dar incentivos, usar suplementos vitamínicos y hasta imponer castigos. Sin embargo, casi siempre pierden la batalla y la hora de las comidas se convierte en una ‘guerra’ con sus hijos.

Pero no hay de qué preocuparse. Con paciencia y creatividad se puede estimular el apetito de los pequeños para lograr que les encuentren gusto a los alimentos.

La inapetencia infantil es normal en la mayoría de los niños. Según la nutricionista Alicia Cleves, se caracteriza por la falta de deseo de consumir alimentos. “Es una actitud asumida por el niño, producida generalmente por malos hábitos inducidos por una mala técnica alimentaria, raramente se debe a problemas emocionales o a enfermedades orgánicas generales”, explica.

Aunque esta situación preocupa mucho a los padres y se vuelve una causa común de consulta pediátrica, es totalmente explicable, pues entre los 2 y los 5 años de edad, los niños experimentan una disminución del apetito por causas fisiológicas normales y ya no aumentan de peso como lo hicieron durante los primeros 12 meses de vida. Por eso, necesitan menos calorías.

Así mismo, la dentición en algunos casos provoca molestias y los pequeños no comen porque al masticar sienten dolor. Esta etapa de inapetencia suele ser transitoria y algunos días los niños sienten más apetito que otros.

Sin embargo, no hay que conformarse y seguir viendo cómo los platos siguen quedando servidos. Hay diferentes formas de estimular el gusto por la comida. Las claves para lograrlo son la constancia, la firmeza y la creatividad. Como primera medida, se debe establecer un ambiente familiar que fomente en los niños el desarrollo de hábitos alimentarios adecuados. “La alimentación nunca debe ser forzada, pues la idea es crear un momento agradable para el niño. Esto no quiere decir que se deba jugar mientras se le da de comer. El niño está en capacidad de hacerlo sin trucos ni juegos”, afirma Cleves.

También es adecuado ajustar las porciones a la capacidad digestiva del pequeño, pues cada uno tiene su propia medida y se llenan rápidamente o de forma más lenta. Cuando se sirven cantidades abundantes, es posible que se fatigue visualmente y rechace la comida sin probarla. Es recomendable introducir nuevos sabores y ofrecerle variedad de ideas, con alimentos que le gusten y sean fáciles de masticar, como el pollo, el arroz, la carne molida y el queso. Tenga en cuenta siempre que los padres son los primeros que deben dar buen ejemplo. De nada sirve inculcarle buenos hábitos alimentarios al niño, si los adultos no comen adecuadamente y rechazan ciertos tipos de comida.

Consejos para abrir el apetito

Siga estas recomendaciones y posiblemente el niño comerá como un sabañón:

Todo entra por lo ojos y la comida no es la excepción. Crear y diseñar platos atractivos es fundamental para provocar. La idea es preparar recetas que estimulen al niño con figuras geométricas o formas de trenes, casas, carros, etc. Por ejemplo, corte los vegetales y frutas como anillos o dé la carne en tiras. Los niños también pueden ser los cocineros. Permita que ellos intervengan en la preparación de los alimentos, porque así se los comerán con más ganas y satisfacción. En la variedad está el placer. Ofrézcale al niño varias alternativas para comer, con el objetivo de que él pueda escoger la que más le guste. Así mismo, sirva diferentes tipos de alimentos como frutas, vegetales, carne, cereales, panes y postres. Los colores estimulan los sentidos. Utilizar platos de tonos llamativos o con personajes infantiles ayuda a que el niño se sienta vinculado con la comida y tenga mayor interés al sentarse a la mesa. La rutina también hace al maestro. Cree hábitos alimentarios y establezca horarios de comida definidos. De esta forma, el niño se acostumbrará y tendrá hambre cuando llegue la hora de comer. Con la cuchara en la mano. Permita que el niño utilice los cubiertos y coma solo, en vez de darle la comida. Si es muy pequeño, déjelo utilizar las manos. Además, es importante que la familia se reúna a comer y lo acompañe. Entre gustos no hay disgustos. Tenga en cuenta qué le gusta a su hijo para poder brindárselo más seguido y mezclarlo con los alimentos que menos le agradan. La gratificación ayuda a superarse. Felicítelo cuando coma bien. Muéstrele su cariño y abrácelo.

Errores que se pueden evitar

Tenga en cuenta estas fallas y trate de no cometerlas. Estas conductas pueden empeorar la inapetencia:

Menos dulces, más apetito. Evite que coma golosinas entre las comidas, pues puede que le quiten el hambre y no coma a la hora adecuada. No prepare siempre lo mismo. Los menús rígidos y comunes no incentivan al niño y le producen aversión a ciertos productos. Cada cosa a su tiempo. No permita que el niño vea televisión mientras come. Se puede distraer y es posible que pierda el interés en los alimentos. Evite usar alimentos como premios o castigos. Esto puede malcriar al niño y le enseñará a actuar siempre por una recompensa. Cantidad no es calidad. No es aconsejable llenar de comida el plato ni obligarlo a comer como un adulto. Esto puede desmotivarlo. No prolongue el tiempo de las comidas. Los niños no deben permanecer sentados por largas horas en la mesa hasta que terminen. Esto puede generar rechazo. Las vitaminas no son la solución. Menos el uso de estimulantes del apetito porque pueden traer consecuencias. Consulte a su pediatra antes de emplear alguno.

Receta creativa

Para el desayuno

SundaeIngredientes: • 6 cucharadas de su yogur favorito • 2 cucharadas altas de su cereal favorito • 2 cucharadas de fresas o trozos de piña • 1 cucharadita de maní picado (dile a mamá que te lo ayude a picar o que lo compre ya triturado o picadito) • 1 cucharadita de uvas pasas • 1 cucharadita de chips de chocolate (opcional)

Preparación Sirva 2 cucharadas de yogur en la copa transparente. Esparza por encima su cereal favorito. Agregue 2 cucharadas más de yogur. Añada las fresas o los trozos de piña. Encima de la fruta coloque 2 cucharadas más de yogur. Por último, añada el maní, las uvas y si quiere los chips de chocolate.

Menú diario recomendado

Desayuno (1 porción)Ingredientes: • Café en leche • Almojábana (unidad pequeña) • 2 unidades pequeñas de ciruela.

Consejo: para evitar que los niños se atoren, retire la semilla y corte la ciruela en trozos pequeños, conservando la cáscara para obtener así todos los beneficios que la fibra aporta. Medias nueves: tomates cherry con queso derretido y albahacaIngredientes:• 1 tajada delgada de queso • Tomates cherry • Albahaca fresca.

Preparación: distribuya los tomates cherry partidos por la mitad en una refractaria. Agrégueles una pizca de sal y esparza la albahaca y el queso rallado. Después lleve al horno (convencional o microondas) hasta que el queso se derrita. Sirva tibio. Almuerzo: pasta con polloIngredientes:• 1 taza de pasta cocida 1 pechuga de pollo cocidasin piel 2-3 cucharadas • 3 cucharadas de salsa napolitana al gusto • Queso parmesano.

Preparación: mezcle el pollo con la salsa en una olla pequeña y caliente a fuego lento. Luego, agregue esta mezcla sobre la pasta caliente. Por último, espolvoree el queso parmesano por encima y sirva inmediatamente. Acompáñelo con jugo de naranja. Onces: • 1 taza de leche • 1 tajada de ponquecito. Comida: deditos de pescado apanados.Ingredientes: • 1/2 cucharada de aceite • 250 gramos de filetes róbalo u otro pescado blanco • 1/2 taza de harina de maíz (amarilla) • taza de queso parmesano • cucharadita de orégano • 1/2 cucharadita de albahaca • 1/2 cucharadita de cebolla picada • 1/2 cucharadita de ajo picado • 1 clara de huevo • 1/8 taza de leche • 1 pizca de pimienta • Sal al gusto.

Preparación: precaliente el horno a 200ºC y engrase un molde con aceite. Lave ligeramente los filetes de pescado y córtelos en tiras de 1 cm de ancho X 5 cm de largo. En un recipiente aparte mezcle la harina de maíz, el queso parmesano, las hierbas, la cebolla, el ajo, la sal y la pimienta. Bata la clara de huevo y la leche hasta que queden bien incorporados. Luego, sumerja los trozos de pescado en la mezcla anterior. Después, ponga pequeñas cantidades de las tiras de pescado dentro de la mezcla de harina y asegúrese de que todos los trozos queden bien cubiertos. Repita este procedimiento con todo el pescado. Colóquelos en el molde engrasado y llévelos al horno hasta que doren.

Por Juan David Cárdenas P.Redactor ABC del bebé.Recetas: Patricia Trujillo, nutricionista.

Comparte este artículo

Comentarios (2)

2
Cony_2008
Hace 2 años
Mi niño tiene 3 años, no quiere comer solamente acepta pizza, nuggets de pollo y golosinas. ¿Qué tan grave es que solo coma eso?
1
galadriel_esdla
Hace 2 años
Sinceramente que consejos tan pichos! lo he intentado todo con mi hija y simplemente no quiere comer! he hecho todo lo que dice el post y nada! ahora la tengo aguantando hambre a ver si me recibe algo que de verdad la alimente.

Herramientas

Te permitirá saber cuál es el jardín ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir el establecimiento.
Te permitirá saber cuál es la niñera ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir una cuidadora.
Hemos diseñado una serie de manualidades imprimibles en PDF para que tu hijo empiece a adquirir habilidades motrices y, a la vez, se divierta. Cubos armables, modelos para colorear y recortar son algunas opciones.

Publicidad