Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Infecciones respiratorias, conózcalas y combátalas

Infecciones respiratorias, conózcalas y combátalas
Lunes, 2 Octubre 2006 - 6:53pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

::Bronquitis::

Es una enfermedad más frecuente que la gastrointestinal. Ataca a los lactantes la mayoría de las veces.

Consiste en la inflamación de las vías aéreas: tráquea, bronquios y bronquiolos. Se produce por un agente viral y ocasionalmente por una bacteria, asegura el pediatra Jaime Anzola.

Se presenta en cualquier edad, pero sobre todo en lactantes. El principal factor de riesgo es el frío. Así mismo,  la contaminación, la presencia de fumadores, el humo, el polvo, los gases del automóvil y los aerosoles, son componentes determinantes para la bronquitis.

Un niño que tenga la enfermedad, usualmente presenta estos síntomas: pecho apretado, cansancio, dolor de garganta, silbido al respirar, fiebre, tos y aumento de secreciones nasales.

Cómo  tratarla

Los medicamentos adecuados para esta patología son los broncodilatadores, ya que permiten el ensanchamiento de los bronquios para que entre el oxígeno. La adecuada nutrición es indispensable para superar la infección, y por supuesto, no exponer a los pequeños a ambientes de fumadores, aclara el especialista.

::Bronconeumonía::

Es una enfermedad que presenta los síntomas de la bronquitis y la neumonía. 

El aumento en la frecuencia respiratoria es el signo cardinal para su diagnóstico. Según el pediatra Jaime Anzola, la dificultad respiratoria puede ser tan severa que causa hundimiento de costillas, quejido en el pecho y aleteo nasal.

Es una complicación producto de otras enfermedades respiratorias mal cuidadas. Un niño con bronconeumonía presenta tos, fiebre y dificultad respiratoria.  También se involucran los alvéolos pulmonares, los  cuales se inflaman causando molestias,  porque es allí donde se hace el intercambio gaseoso de oxígeno y la eliminación de dióxido de carbono.

Síntomas de alerta

Se determina que el niño está enfermo cuando rechaza los alimentos, además, al igual que en la neumonía, el dolor al costado es constante, la tos intensa  y es mayor la dificultad para respirar.

En los bebes de 2 meses a un año se exterioriza falta de audición, como expresión de la poca penetración del aire. Otros indicadores sintomáticos son el quejido al respirar, las secreciones y la coloración azulada alrededor de la boca, comenta el pediatra.

Cómo prevenirla

Se puede impedir manejando las condiciones ambientales, manteniendo una correcta higiene y evitando a los fumadores, ya que son portadores de virus.

Asegúrese de que su hijo consuma una dieta balanceada con vitaminas y zinc,  y no lo someta a cambios bruscos de temperatura, ni lo lleve a lugares hacinados o con otros enfermos. 

::Neumonía::

Es una infección respiratoria que ataca, especialmente, a los menores de 5 años. Aprenda a identificarla y manejarla.

La neumonía es una enfermedad del tejido pulmonar provocada por un virus o una bacteria. El primer germen es causante de un buen número de infecciones, pero en el país la tendencia indica un aumento en los casos de neumonías bacterianas producto de la desnutrición, las bajas defensas y la disminución en la cobertura de vacunación. También afecta la colonización más temprana de las bacterias en la nasofaringe por la convivencia en los jardines.

Puede ser leve o severa. Esto depende del germen que  la cause, la edad del niño y la presencia de una enfermedad subyacente como insuficiencia renal o alteraciones neurológicas, entre otras.

Neumonía bacteriana

El germen que con frecuencia la produce es el neumococo, para el cual existe una vacuna que protege contra siete serotipos de este germen, de los 90 que tiene.

La neumonía suele estar precedida por una infección viral que comienza con estornudos y dolor de garganta y luego progresa a rinorrrea (flujo nasal) y tos.

Neumonía viral

Se maneja fiebre mayor a 38 ºC con antipiréticos (como acetaminofén), baño de agua tibia o compresas frías. Si la fiebre es menor a 38 ºC, no se recomienda manejarla porque a esta temperatura funcionan mejor las defensas del organismo. La alimentación debe continuarse.

Afectados

Los niños menores de 5 años son más susceptibles de presentar esta infección respiratoria. Según la edad del infante, existen gérmenes determinados que influyen en el desarrollo de un cuadro neumónico. “En el bebé menor de tres meses hay un germen atípico como la Clamidia Tracomatis, que causa neumonía afebril”, explica la neumóloga pediatra Catalina Vásquez.

En el paciente de 3 meses en adelante, otro virus frecuente que produce la infección es el Virus Sincitial Respiratorio.

::Bronquiolitis::

Como su nombre lo indica, es la inflamación de los bronquiolos, unos tubos pequeños del aparato respiratorio.

A través de los cuales circula el aire y están conformados por una pared de células y tejidos que se inflaman en episodios infecciosos.

“Realmente se define como bronquiolitis la primera vez, en la vida de un niño, que se produce esa congestión de bronquiolos por una causa infecciosa”, afirma el neumólogo pediatra Gustavo Aristizábal. El Virus Sincitial Respiratorio es el mayor responsable de esta infección respiratoria.

¿A qué edad se presenta?

Se produce en los menores de 2 años y en un porcentaje importante en los bebés por debajo de 6 meses. En ocasiones,  puede tratarse de asma en un 20 por ciento de los casos, especialmente si el pequeño tiene antecedentes familiares de asma, rinitis o alergias. Las señales son flujo nasal, tos, sibilancias (ruidos en el pecho), dificultad respiratoria (respiración rápida, esfuerzo de los músculos respiratorios que se expresa con tirajes, hundimientos de las costillas) y fiebre de diferente intensidad.

Cómo cuidarla y tratarla

En su fase aguda, es vital la limpieza nasal con suero fisiológico; control de la fiebre si la temperatura es mayor a 38,3°C en la axila; alimentación fraccionada y bastante líquido para facilitar la eliminación de secreciones. Debe evitarse la administración de jarabes antitusivos.

“Es importante que el niño permanezca en posición vertical la mayor parte del tiempo. Si es muy pequeño, corre el riesgo de vomitar con la tos y al hacerlo, parte de la comida puede irse a los bronquios”, señala el neumólogo.

Explica que todo niño con ruido en el pecho debe ser visto por el médico. En Bogotá, cerca de 40 mil niños llegan a consulta en las instituciones de salud por enfermedad respiratoria aguda. El 50 por ciento de los casos es por bronquiolitis severa.

Herramientas

Te ayudará a llevar el registro de las vacunas que debes aplicarle a tu hijo en cada etapa de crecimiento. Esta herramienta está asociada a la información de los hijos registrados.

Publicidad