Síguenos en:

Jugar, pintar, rayar y bailar estimulan la creatividad

Jugar, pintar, rayar y bailar estimulan la creatividad
Por:
02 de Octubre de 2006
Comparte este artículo

“La creatividad es la capacidad de inventar, de utilizar los recursos que tienen y encontrar distintas soluciones a los problemas. A los 2 años, los niños empiezan los acercamientos, para representar sus deseos, necesidades y pensamientos”, explica Catalina Torres, sicóloga infantil con maestría en arteterapia.

Esta característica de los seres humanos es emotiva e innata. Los padres deben fomentarla, ya que los pequeños tienen el deseo de explorar, de probar y de experimentar. Uno de los beneficios de propiciar y estimular la creatividad es que accedan a más conocimientos, aprendan a manipular los problemas y a encuentren soluciones para estos.

Recomendaciones

Paula Bernal, sicóloga infantil, recomienda:

Antes de los 6 meses, utilizar el diálogo, los cuentos y el baile. Después del año y medio, promover que realicen solos las actividades como colorear o rayar.   A los 2 años es clave  descubrir el talento que hay en ellos en una área artística determinada.  A los 3 y 4 años los niños ya tienen iniciativa. Los padres deben entregarles recursos pedagógicos para hacer cosas nuevas. Dejarlos tomar riesgos moderados con medidas de seguridad. 

‘Consejos’ para estimular

No inhibirlo cuando empiece a bailar o a pintar. En la creatividad, nada está dado, todo es original. Si el niño no es creativo, estimúlelo y anímelo. Propicie un espacio y los elementos educativos para que puedan trabajar con su imaginación.  Los padres deben involucrarse, de esta manera favorecerán no solo el espacio de familia, sino el aumento de la creatividad.  Contarles historias y que el pequeño las siga. Que el niño cuente otro final, recree otros personajes y le ponga título a la obra.  Comprarle delantales o ponerles ropa adecuada para que se puedan ensuciar. Propicie los juegos de arena y de agua. Estos dan texturas y cambios de formas. Antes de los 5 años, no importa la técnica o el producto sino el proceso.  Con programas adecuados de estimulación, los niños pueden ingresar a clases creativas desde los 3 años, pero es sólo hasta los 5 años que se les puede empezar a medir la técnica. La arteterapia es un tratamiento que se realiza a través de materiales artísticos. Diagnostica e interviene en la creatividad del niño.

Tareas y elementos  por edades

Dos años: empiezan a explorar y a jugar. Por ejemplo, sacarlos al aire libre a que observen el cielo y que recreen figuras con las nubes. Elementos: cartulina, hojas de papel, pintadeditos, plastilina suave, crayolas y colores.  Productos que estimulen la sensibilidad. De 3 a 4 años: el arte es más experimental. Pueden pintar. Les gusta dibujar al ritmo de la música y crear coreografías.Elementos: marcadores, cartulina, escarcha y pinturas, preferiblemente que sean de colores amarillo, rojo, azul, blanco y negro, con el fin de que ellos los mezclen y encuentren otras tonalidades. Cuando estén más grandes proporcionarles óleos y pasteles. También son importantes las texturas, para que el niño las  identifique.

Debe evitar

La excesiva vigilancia. La crítica y la evaluación. Se les debe ayudar y orientar. El control, ya que reprime la creatividad.  La competencia y las comparaciones. En esta edad no importa la técnica, lo interesante es el proceso.  El perfeccionismo. Cada vez aprenderá nuevas cosas y mejorarán. Restringir o determinar un tiempo. Es hasta que ellos quieran.

Mónica ToroRedactora ABC del bebé.

imagen
Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet