Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Manual para complacer a la embarazada

Manual para complacer a la embarazada
Lunes, 5 Febrero 2007 - 5:24pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

Los diferentes cambios que sufre la mujer en la gestación pueden provocar más de una pelea entre la pareja. Aquí le decimos la forma de evitar esos altercados y hacer que ella se sienta bien.

Antojos, somnolencia, náuseas, mareos, dolor de espalda, mayor apetito, hinchazón de los pies, vómito y calambres son solo algunos de los cambios que sufre la mujer durante el embarazo. A estos se le puede sumar uno con el que también deben lidiar los hombres: el estado de ánimo, tan variable como el precio del dólar.

Las mujeres embarazadas tienen una serie de cambios hormonales que provocan reacciones diferentes a las habituales. Durante este periodo se ponen más irritables, susceptibles e intolerantes, lo cual afecta la relación de pareja. Por esa razón, el hombre debe estar preparado para enfrentar esa situación y evitar que el vínculo amoroso se estropee.

Según el médico terapeuta de familia Eduardo Villar Concha, la clave para superar este proceso es la comunicación, pues de esa forma se aprende a conocer a la pareja mucho más y se entienden las necesidades, los gustos, los cambios y los problemas de cada uno. Además, así se puede mediar y los disgustos se resuelven fácilmente.

Sin embargo, la parte fundamental de la reacción a la gestación está mediada por el querer o no a ese hijo. “El dicho popular de que la sarna con gasa no pica es muy cierto. Si una pareja ha planeado un embarazo no le pone peros. Pero, por ejemplo, si el hombre no lo deseaba, los cambios de la mujer para él van a ser más terribles porque realmente no estaba preparado para ese proceso”, comenta el obstetra y ginecólogo Andrés Velásquez.

Embarazo compartido

El hombre debe sentirse interesado en el embarazo, pues una mujer lo que está buscando básicamente es comprensión y que su pareja la escuche y la entienda. Si ella encuentra ese tipo de respuesta y apoyo, su adaptación a los cambios será más sencilla.

“Hay hombres muy machistas que piensan que el embarazo es solo de la mujer y no se vinculan. Muchas veces la relación se fractura y llegan a separarse”, afirma Villar Concha.

Por ello, se recomienda que el padre la acompañe a los diferentes controles prenatales. Así, seguirá de cerca el desarrollo de su hijo y lo podrá ver con las ecografías. Además, será un gran apoyo emocional. También es ideal acompañarla a los cursos psicoprofilácticos, en los cuales se prepara para el parto aprendiendo a respirar adecuadamente y a relajarse.

Informarse sobre todo lo relacionado con la gestación es igualmente importante. De esta forma, profundiza en el tema, resuelve sus propias dudas, aprende sobre la crianza y entiende más del proceso. Para esto, las fuentes abundan y puede encontrar información en libros, revistas, Internet, televisión y videos, entre otros medios.

Así mismo, el hombre debe comenzar a relacionarse con su hijo desde que está en el vientre materno. Sólo se requieren caricias y algunas palabras cariñosas. Con seguridad, el niño reconocerá a su padre al nacer.

Es prudente empezar a colaborar con las labores de la casa y no permitirle realizar actividades peligrosas para su estado. De esa forma, evitará que la mujer sufra algún trastorno al tener contacto con materiales tóxicos, como plaguicidas.

Por último, la presencia del padre durante el parto es esencial, pues le otorga a la madre una sensación de tranquilidad, seguridad y apoyo inigualables.

Siga estos consejos

Acompañe a su pareja a los controles prenatales y a los cursos de preparación para el parto. Deje de fumar. Ese humo es perjudicial para la madre y el bebé. Las relaciones sexuales no están prohibidas durante el embarazo. Por eso, continúe manteniéndolas si ella lo desea. Infórmese sobre todo lo relacionado con el embarazo. Consulte nuestro portal www.abcdelbebe.com. Inscríbase para recibir información gratis. Trate de satisfacer sus nuevos caprichos, como por ejemplo los antojos por la comida. Por ningún motivo le diga que está fea. Adáptese a sus cambios de imagen. Comuníquese con su hijo a través de caricias en el vientre y con palabras cariñosas. Entienda los diferentes cambios emocionales de la mujer embarazada y no haga ver el embarazo como una maldición. Relájese y no discuta con ella. Vincúlese en las diferentes actividades relacionadas con el recibimiento del bebé, como la elección de la ropa, el nombre, el cuarto, etc. Acompáñela durante el parto. Su presencia es fundamental, porque da apoyo.

Asesoría a tiempo

En el caso de presentarse problemas de pareja durante el embarazo, la clave es buscar asesoría inmediatamente y no esperar a que nazca el niño, pues puede que ya no exista una solución.

“El objetivo es generar un espacio donde ellos puedan hablar y tengan la posibilidad de oírse, conocerse y escuchar una tercera opinión”, explica el médico terapeuta de familia Eduardo Villar Concha.

Por Juan David Cárdenas P.Redactor ABC del bebé.

Herramientas

Obtendrás una tarjeta con los datos que tú y tu familia deben saber cuando el alumbramiento sea inminente.
Con el día de tu última menstruación, esta herramienta te servirá para obtener datos claves del desarrollo de tu hijo.

Publicidad