Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Música para estimular los sentidos de los niños

Música para estimular los sentidos de los niños
Martes, 12 Junio 2007 - 4:05pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

Mientras bailan y se mueven al ritmo de una ronda infantil, María Paz, Simón, Sarita Lozano, Sarita Pérez y sus acompañantes crean durante 45 minutos un espacio para compartir y aprender jugando.

Su profesora es la pedagoga musical Carmenza Botero, quien ha trabajado desde hace más de 10 años con niños que cursan la primera infancia. “La idea es que la música sea parte integral del desarrollo del niño y que los padres participen de todas las actividades”.

Su amor por el arte la llevó a ejecutar el Proyecto Malaquita. Un lugar de aspecto minimalista que invita a los adultos a escarbar en los recuerdos de la infancia, para que los usen estimulando a sus hijos con las canciones y poesías que aprendieron muchos años atrás. Los niños, entre tanto, aprenden a bailar con el ritmo, memorizan canciones y descubren el lado tierno de los mayores. Con un pequeño saludo rítmico, donde las manos y las piernas se convierten en instrumentos musicales, los niños aprenden a improvisar. Además, ya se están familiarizando con el sonido de cada uno de los instrumentos y de la forma como se interpretan.

La finalidad

La música va de la mano de las emociones y los movimientos del cuerpo. Cuántas veces nos ha pasado que nuestro estado de ánimo no es el mejor y, al escuchar una canción alegre, nuestro entorno cambia como por arte de magia. Una afirmación que cobra aún más importancia cuando la ciencia descubrió que uno de los primeros sentidos que desarrolla el bebé en el vientre materno es el oído. Es por esto que la pedagoga musical Carmenza Botero se dedicó a estimular infantes desde que se encuentran en desarrollo dentro del vientre materno.

“La música, así como la voz de los padres, le sirve de referencia al pequeño cuando nace. El ser humano necesita de todo este afecto y ese capital auditivo se va almacenando para, más adelante, desarrollar el aparato fonatorio, hablar y cantar”, afirma la maestra. No importa que los padres no tengan conocimientos musicales o que tengan ‘voz de tarro’. Lo importante es que expresen el amor por sus hijos y que utilicen las letras de las canciones para estimular y enseñar el entorno que los rodea.

Es por esto que los expertos en la materia recomiendan que siempre se les hable a los bebés de manera clara y sin ‘guguteos’, para que ellos aprendan a expresarse correctamente y sin confusiones. “La música es de todos y se debe amarrar a la cotidianidad; es decir, cuando le cambias el pañal al bebé le cantas y le haces ejercicios rítmicos con sus piernas. Además de estimularlo, estás ayudando para que se incremente su repertorio de palabras”.

Beneficios de da Música

Afecto: la música se utiliza tradicionalmente para expresar los sentimientos a otra persona. Al familiarizar al bebé con melodías suaves que estén acompañadas de bonitas líricas, el menor sentirá que es amado por quienes lo rodean. Desarrollo cognitivo: se refiere a la capacidad de pensar y razonar. Debido al contenido literario de las canciones, el bebé empieza a familiarizarse con los significados y su entorno. Despertar los sentidos del bebé, para que pueda percibir y relacionar estímulos entre sí, es ya un acto cognitivo y perceptivo que estimula sus capacidades intelectuales. Fortalecimiento del sistema perceptual: al estimular el sentido de la audición se prepara al menor para que hable. Muchos padres no dialogan con sus bebés pensando que ellos no entienden, y lo que hacen es retrasar su desarrollo. La música tiene el don de acercar a las personas. Desarrollo de la motricidad: los seres humanos somos rítmicos por naturaleza. Tenemos pulso y nuestro corazón late sin parar. Al concientizar al bebé de que el cuerpo es también un instrumento, ellos empezarán a moverse al ritmo de la música, fortaleciendo su motricidad y expresión corporal.

Cuestión de expertos

Al igual que la pedagoga Carmenza Botero, la médica fisiatra especialista en desarrollo infantil Doris Valencia considera que la música es importante porque estimula la motricidad al activar el entorno sensorial, es decir, todo lo que tiene que ver con sensaciones auditivas, motoras y propioceptivas (es la capacidad automática del sistema nervioso para identificar todas sus partes y su relación con el entorno).

“El sistema nervioso tiene la capacidad de captar los sonidos musicales, procesarlos y a, partir de ellos, generar una respuesta que puede ser verbal, de movimiento o de atención, estimulando las áreas del cerebro que ayudan al aprendizaje”, afirma la especialista.

Y es que la música hace que el niño tenga conciencia de las partes del cuerpo gracias a que inicia el proceso de exploración de su entorno. En el caso de los niños autistas, la música ayuda a integrar el medio externo del menor con sus sentimientos.

Efecto Mozart

No existe ninguna evidencia científica que indique que la música de Mozart sea mejor que otra; sin embargo, sí es claro que la música como tal trae efectos positivos en el desarrollo de los infantes.

Pero, ¿cuál es el efecto de la música dentro del cerebro? El oído humano no capta el ciento por ciento de la frecuencia de las vibraciones o Hertz; es decir, por debajo de 1.000 o por encima de 4.000.

Por ejemplo, Beethoven y Mozart tienen en sus composiciones musicales sonidos que son muy altos o muy bajos y que estimulan algunas áreas del cerebro, debido a la diferencia de intensidad en decibeles.

La especialista Valencia también asegura que es muy importante recalcar a las madres que la música es tan importante como el silencio. Además, el menor debe estar en contacto con diferentes clases de ritmos o géneros musicales.

“Si el niño se queda todo el día escuchando música se acostumbrará y se perderá el efecto esperado de la estimulación”, puntualiza la doctora Valencia.

Los sentidos

El primer sentido que se desarrolla en el feto es el propioceptivo, porque el niño empieza a sentir que la mamá se mueve. Según estudios médicos, los bebés escuchan entre la semana 18 y 21 de gestación.

Vea el multimedia sobre este tema.

Por Olga Lucía Morales Coordinadora Editorial de ABC del bebé.

Herramientas

Te ayudará a llevar el registro de las vacunas que debes aplicarle a tu hijo en cada etapa de crecimiento. Esta herramienta está asociada a la información de los hijos registrados.

Publicidad