Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Nacimiento en el agua: una experiencia de vida

Nacimiento en el agua: una experiencia de vida
Martes, 20 Noviembre 2007 - 6:12pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

La gran mayoría de las culturas ancestrales tenían entre sus tradiciones que sus mujeres dieran a luz en sus casas y sin ningún tipo de ayudas médicas que aliviaran los dolores del parto.

Aunque al principio estaba un tanto escéptico, Enrique Patiño, encontró en el directorio un modesto aviso en el que se ofrecía un parto en el agua y con métodos no tradicionales. Él y su esposa Liliana se acercaron a PROCREAR, quienes desde hace 19 años se encargan de traer al mundo a los bebés sin métodos médicos convencionales, sino dejando que el proceso fluya de la manera más natural posible. Para ello, educan, preparan y acompañan a los padres durante la gestación y el parto en casa.

“No pensábamos en el agua como tal, pero buscando una opción distinta a la tradicional, Procrear fue una opción, porque mi esposa no quería que la acostaran en una camilla, la dejaran sola en la sala de partos y yo no pudiera acompañarla”, recuerda Patiño.

Desde hace 19 años, un ginecoobstetra, acompañado de un equipo integrado, en su gran mayoría por mujeres (tres preparadoras y una enfermera), ha defendido el parto natural para que, "en lo posible, sean papá y mamá quienes reciban a su hijo, en sus hogares y no personal desconocido y en lugares fríos y ajenos", comenta el ginecoobstetra, partero y director de Procrear, Mauricio Espinosa.

“Uno va con alguna prevención, pero yo soy de Santa Marta y desde que era un niño tengo una estrecha relación con el agua: me bautizaron en el mar y siempre estuve en contacto con él; por eso, la idea de tener a nuestra hija en una piscina fue excelente.

Además, yo quería estar presente en el momento del parto y participar en el curso prenatal, al que asistimos, muy juiciosos, todos los sábados, a partir del cuarto mes y sin faltar hasta el fin de semana inmediatamente anterior al nacimiento de Amaia”, agrega Patiño.

Espinosa cuenta que existen muchísimas personas que están en contra de los partos naturales y en el domicilio, pues creen que se trata de procesos antihigiénicos y peligrosos para la madre y el bebé.

"Olvidan que se trata de un acontecimiento que debe fluir naturalmente y que las parteras son mujeres sabias –como lo indica el origen francés de la palabra, sage femme– cuya labor es tranquilizar y acompañar a la futura madre", asegura Constanza Martínez, miembro del equipo de Procrear.

“El curso sirve más que nada para quitarse las cucarachas de que la única forma que existe para traer a los hijos al mundo es la médica y tradicional”, comenta Patiño.

Personal capacitado

Las preparadoras o parteras conocen muy bien su oficio. Más de 2.000 mamás han dado a luz en sus manos y ellas se han formado con la experiencia personal que les ha dado la maternidad. Martínez siempre quiso ser "la enfermera que recibe a los bebés", pues, definitivamente, lejos de ser una profesión, ser partera es una vocación, un oficio tan natural y femenino como el mismo proceso de dar a luz. Ellas tienen conocimientos en preparación física y terapias alternativas para manejar el estrés, reforzar y mantener el equilibrio de la columna y aprender a respirar.

Sin embargo, en Colombia no existen escuelas de parteras profesionales, como las hay en otros países. Por ejemplo, según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Brasil, ellas son responsables del 40 por ciento de los partos realizados en las zonas rurales de los estados del norte y nordeste. De ahí que exista un proyecto que capacita a esas mujeres para reducir los índices de mortalidad neonatal y de niños nacidos con lesiones causadas por asfixia después del parto. Hasta el momento, los municipios de Manacapuru e Iranduba ya cuentan con 400 parteras facultadas.

Preparación y procedimientos médicos

"Existe mucho temor al parto, por el dolor de las contracciones. Desde mucho tiempo y en la actualidad, lo ideal es traer al mundo a los hijos con la ayuda de la anestesia. En Procrear lo que hacemos al preparar a la madre es buscar caminos alternos para que no se espanten frente al dolor y comprendan que el proceso no es una patología o enfermedad, sino una fiesta que está viviendo la pareja y que, como toda fiesta, merece ser celebrada con alegría y regocijo, no durmiendo al cuerpo para que no viva la felicidad del nacimiento", sostiene Espinosa.

“Mi esposa dice que definitivamente sí es un dolor muy fuerte, pero la satisfacción es más grande. Además, con una epidural, no hubiera podido experimentar todas las sensaciones del nacimiento de la niña. Llegó un momento en el que ella sintió mucho dolor y el médico planteó la posibilidad de ir a una clínica, pero agregó que mientras se cambiaba, se subía a la ambulancia y llegaba a la clínica, la niña nacería en la puerta y esa no era la idea después de todo el trabajo y la preparación”, asegura Patiño.

"Lo que nos diferencia de las instituciones tradicionales –agrega Espinosa–, que llevan a cabo los controles prenatales como cumpliendo un requisito, es que cada una de nuestras consultas es un espacio para recrear lo que está pasando en el vientre. Pero además, hacemos el seguimiento médico necesario con ecografías, monitoreo fetal y todos los exámenes de rigor".

El padre se convierte en actor fundamental; entre otras cosas, aprende desde la semana 34 a hacerle a su pareja masajes en el cuerpo y en el canal del nacimiento, para que el periné se vuelva más flexible y no haya necesidad de hacer episiotomía.

El equipo que Procrear lleva al hogar:

Una funda plástica desechable preparada adecuadamente para que, si los padres lo desean, la mujer dé a luz en la piscina y dentro del agua. Medicamentos y gotas homeopáticas, para tranquilizar a la madre. Doppler, monitor fetal, succionador y oxígeno, que se emplean únicamente en caso de que la madre sangre, si aumenta su presión arterial o si se presenta otro tipo de complicación.

De interés: 3765 fueron los nacimientos atendidos por una partera, entre enero y junio de 2006, según cifras del DANE.

Melissa Serrato Ramírez y Pilar Bolívar CarreñoRedactoras ABC del Bebé

Comparte este artículo

Suscripciones

¡Ahorra hasta un

25%

por un año!

alo

Herramientas

Tool Emergency Card description
Con el día de tu última menstruación, esta herramienta te servirá para obtener datos claves del desarrollo de tu hijo.

Publicidad