Adquiriendo independencia al comer

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 11:42 a.m.

Décimo mes

A medida que el bebé crece y disminuye la ingesta de leche, su actitud nutritiva también se modifica. No se sorprenda si el pequeño desea alimentarse solo y se resista a su colaboración en esta tarea. Para facilitarle el proceso, sírvale alimentos de textura gruesa, como papas machadas, y ofrézcale carne y pollo desmechados para que los consuma con la mano.

Juega mucho con la comida. La hora de comer es un momento ideal para explorar y descubrir. Las texturas y la temperatura son la mejor excusa para experimentar con los alimentos.

Undécimo mes

Puede comenzar a quitarle el biberón, pero evite hacerlo si su hijo está cansado, enfermo o tiene hambre. Hágalo de forma gradual. Comience a reemplazar una sesión de tetero por una de taza o vaso pitillo. Es más fácil hacerlo con el del medio día.

Ponga menos cantidad de la leche que consume en cada biberón o llénelo con agua, de modo que la fórmula o el jugo vayan en el vaso y este le resulte mucho más atractivo al bebé. Esconda el biberón para que no pueda verlo y ofrézcale atractivas tazas, ojala adornadas y coloridas.

Distráigalo, incentívelo y dedíquele más tiempo a su pequeño.

Duodécimo mes

Aunque muestre mayor interés en los objetos que lo rodean y no en su comida, ofrézcale alimentos nutritivos que favorezcan su crecimiento y desarrollo.

Ya es hora de que se integre completamente a la mesa familiar y maneje los horarios del adulto. Come de todo pero adaptado a su paladar, es decir, triturado, molido o en puré.

A partir del año de edad puede introducir en su dieta nuevos alimentos, como la leche de vaca, los cítricos y el huevo. Sin embargo, consulte con el pediatra.

Su bebé esta listo para seis porciones diarias de grano, dos a tres porciones de fruta, dos a tres de verdura, dos de proteína y tres vasos de leche. Es fundamental que le enseñe buenos hábitos alimenticios: comer bien, de forma nutritiva, relajada y, sobre todo, en familia.