Atención al cambio en las rutinas alimentarias en vacaciones

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
mayo 15 de 2012 , 12:53 p.m.

El exceso de dulce y grasas puede ocasionar malestares, que se pueden prevenir con antelación.

Es común que en las vacaciones y en las épocas de festividades, las personas consuman más alimentos de lo habitual.


En el caso de los pequeños, hay una tendencia a consumir proporciones superiores a las necesarias para la edad y la etapa de desarrollo en la que se encuentran.


“En la niñez, este incremento desmesurado de alimentos de predominio azucarados, sumado a la introducción en la dieta de diversas preparaciones e ingredientes, puede causar desde indigestiones hasta alteraciones gastrointestinales”, dice Luz Helena Castaño Torres, nutricionista y dietista del Centro Colombiano de Nutrición Integral (Cecni).


De la misma forma, una alimentación rica en azúcares y grasas de mala calidad promoverá la formación de tejidos, susceptibles a la aparición de enfermedades, señala Silvana Dadán, magíster en nutrición clínica.


Por eso, es importante mantener las rutinas alimentarias usuales, y prevenir e identificar si los malestares son causados por un exceso en el consumo de los alimentos, por alergias o por intoxicación.

Prevenga las molestias alimenticias

- Exceso en consumo de alimentos
1. Trabaje en la formación de hábitos saludables
2. Fomente una alimentación completa. Debe incluir un aporte necesario de nutrientes, según las necesidades propias de la etapa de crecimiento y desarrollo que está viviendo el niño.
3. Es importante la educación y el ejemplo que los padres ofrecen a sus hijos, pues ellos aprenden a través del ejemplo.

- Alergias alimentarias
1. Recuerde que alimentos como las fresas, los mariscos, el maní, entre otros, generan alergias.
2. Tenga presente los alimentos que consumió su hijo antes de presentar cualquier sintomatología y consulte a su médico.
- Intoxicaciones alimentarias
1. Revise la fecha de vencimiento y condiciones de almacenamiento de los alimentos.
2. Tenga buena higiene con los alimentos y los elementos culinarios.
3. Los niños deben tener las manos limpias antes de comer.