Columnista invitado / La hora de la comida es más que alimento

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 12:19 p.m.

Por Hernando Villamizar
Presidente de la Asociación  Latinoamericana de Pediatría

Una buena experiencia con las comidas le ayudará al niño a tener buenos hábitos de alimentación para toda la vida. Cuando los padres ofrecen y promueven alimentos nutritivos en un ambiente agradable y positivo, los niños estarán más dispuestos a elegir los alimentos adecuados.


La alimentación debe ser algo más que nutrición. Esta, sin duda, es muy importante, pero debemos entender que en una buena nutrición intervienen, entre otras cosas, la edad del niño, la presentación de los alimentos, el manejo de los problemas a la hora de las comidas y la enseñanza de buenos hábitos.


Recuerde que usted y nosotros, los pediatras, tenemos la responsabilidad de cuidar al niño para que sea un adulto sano. En este objetivo compartido, la nutrición, la buena alimentación y los buenos hábitos son fundamentales.


Como todo en la vida, una buena alimentación es el resultado de un proceso de aprendizaje. Así como les enseñamos cosas básicas a nuestros hijos, por ejemplo a caminar sin ayuda, también les debemos enseñar a comer. Es un proceso que se debe dar paso a paso.


Tenga en cuenta estos ocho consejos (adaptados de la Academia Americana de Pediatría) a la hora de las comidas:

1. No obligue al niño a comer. Aunque los padres pueden saber lo que sus hijos deben comer, los niños son los mejores jueces en cuanto a la cantidad.

2. Ofrezca una variedad de alimentos sanos y sabrosos. Un surtido de alimentos nutritivos con distintos colores y formas simpáticas puede estimular al niño a probar alimentos que de otro modo evitaría.

3. Sirva las comidas y meriendas en un horario regular. No le dé de comer a todas horas ni lo persiga todo el día para esto. Debe adaptarlo poco a poco al horario familiar o escolar.

4. Haga que las comidas sean placenteras. Apague el televisor y disfrute de las comidas en familia. Dé un buen ejemplo compartiendo los alimentos en la mesa. Los niños aprenden muchas cosas cuando comen en familia.

5. Dé un buen ejemplo al escoger sus comidas y bebidas. Recuerde que el mejor modo de que un niño tenga un peso saludable es que sus padres tengan un peso adecuado.

6. No use la comida como un castigo o una recompensa.

7. Enséñele al niño buenos modales en la mesa. ¿Lo sabía? El alentar a su hijo a lavarse bien las manos antes de las comidas

8. Acepte que su hijo ocasionalmente se salte una comida o moleste para comer. No se preocupe si el niño no come las verduras de su plato.