Cuando el niño no se queda quieto

Son pequeños que hacen muchas cosas sin razón aparente.

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
mayo 15 de 2013 , 11:11 a.m.

La hiperactividad es un inconveniente de la conducta infantil que se presenta por la excesiva actividad muscular. Son pequeños que hacen muchas cosas sin razón aparente.

Estos niños se caracterizan por ser nerviosos, destructivos e inquietos. Para ellos es muy difícil concentrase, son desobedientes, difíciles de educar y hacen casi siempre lo contrario de lo que se les indica.

Presentan comportamientos impulsivos, obstinados y tercos. No soportan las frustraciones, son fácilmente excitables y tienen cambios de ánimo constantemente.

Esta conducta aminora cuando el niño está solo, pero al ver gente a su alrededor es usual que haga lo que quiera, que no reprima su pensamiento y que conteste antes de que se haga una pregunta.

Un niño hiperactivo se reconoce porque tiene problemas para mantener una rutina estable de sueño y de alimentación. Duerme durante periodos muy cortos, se despierta exaltado y se irrita con facilidad ante distintos sonidos.

Si su niño no puede resistirse a la distracción, mantener atención y explorar ordenadamente su entorno, es posible que esté experimentando algunos comportamientos hiperactivos.

Es importante que, en estos casos, los padres no refuten todas las actitudes de su hijo porque pueden crear problemas en su autoestima. Enseñarles a concentrarse es adecuado y también es importante un tratamiento oportuno antes de los siete años.