El cromo de la vida

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
septiembre 04 de 2012 , 12:51 p.m.

Un experto nos cuenta cómo influyen los colores en las emociones de las personas.

En todas partes existen ondas, ondas sinusoidales, que crean ciertos patrones en determinada frecuencia vibratoria. Ese es nuestro mundo.

Vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser en un mundo de ondas, de frecuencias; así se expresan los universos. Dentro de esa gran gama de frecuencias y de niveles dimensionales, hay una pequeña franja que es el espectro del color y de la luz visible para el ser humano.

El espectro visible del hombre tiene un rango muy pequeño, respecto al espectro de la luz, que va hacia los ultravioleta y frecuencias más altas de rayos x, rayos cósmicos; de hecho, el sol, que nos da la vida, emite electromagnéticamente hacia nuestros sistemas. Y también se expande el espectro hacia los infrarrojos, ondas de radio, resonancias telúricas y gravitacionales.

Siendo nosotros también cuerpos energéticos, en últimas con una vibración. el color interactúa frecuencialmente, es decir, se produce una resonancia o empatía, a todos los niveles del ser humano: fisico, emocional y mental.

Desde hace milenios, se utiliza el color como expresión de la vida, en el arte, las expresiones culturales folclóricas, los rituales,  la medicina, en fin, como expresión de la vida, de la corriente de la vida.

En los abordajes médicos folclóricos, y alternativos, artes curativas como la cromoterapia ocupan un lugar privilegiado. Ha habido y hay exponentes mundiales maravillosos de este arte curativo, inclusive a nivel científico oficial y aportes invaluables como los de Disha Ghadiali,  Agrapart,  A. Young, entre otros.

Todas las terapéuticas lumínicas basadas en el color tienden a aportar plenitud al espectro, y pueden servir como gérmenes de resonancia para inducir cambios benéficos en los seres vivos, y reconstruir el holograma, la armonía energética del Ser.

En términos generales, los colores cálidos son el rojo, naranja, amarillo; el verde es una franja intermedia de relación, de interfase, hacia los colores fríos como el azul, celeste, violeta.

El remedio de la abuelita de la camiseta roja o naranja para el niño alérgico al frío a quien le da bronquitis o malestar de tos y broncoespasmo, tiene todo su fundamento frecuencial del color. Los colores que vestimos todos los días tienen un efecto sobre nuestro cuerpo, nuestra fisiología; seguramente utilizamos el color que necesitamos.

Se recomienda para los niños alérgicos al frio, colores cálidos como el rojo, amarillo, naranja, inclusive en la pijama y/o ropa de cama, así como en la decoración.

El verde y el turquesa favorecen las defensas, es afín al timo, el sistema inmunológico.
Para hijos muy inquietos, se pueden utilizar colores frios como el verde, azul celeste, azul índigo, violeta y en algunas ocasiones naranja puede ser útil, pues evoca la mente serena, paradójico, pero depende de la octava dimensional; en este caso una frecuencia hacia el cuerpo mental, un poco más allá del cuerpo emocional.

La vida es de color, nuestras emociones y pensamientos tienen un color, a veces estamos grises, o de luto, “verdes de la envidia”, blancos del susto, plenos de Dorado, en fin, los colores de la vida.

El violeta es eminentemente transmutador y transformador; el verde, sanador; el blanco, totípotencial; el negro, protector; el magenta, repolarizador; el turquesa mejora las defensas, activa la tiroides; el azul indigo la expresión del amor y la sabiduría, sanador por excelencia.

El uso en la vida diaria es colorear nuestra vida emocional, mental, espiritual de los más bellos colores; en nuestros alimentos, mucho verde, amarillo, naranja…; en nuestros ambientes, casas, oficinas, en la decoración, en las velas, en todo momento, en nuestras relaciones.

Donde necesites serenidad aporta verde, azul, turquesa, olivaas...; en el espacio donde necesitas energía, acción implementa los colores cálidos. El contraste también es interesante para crear plenitud; rojo verde, azul naranja, amarillo violeta. En ocasiones rojo azul para crear movimiento, jugar con las partes, según el énfasis necesario hacia la actividad o el reposo. Colores ideales, comodines, verde, azul índigo. 

Por Santiago Córdoba Rojas
Médico Sintérgético