Los adultos son los primeros responsables de la seguridad infantil en casa

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 12:10 p.m.

Los accidentes caseros son, junto con los problemas respiratorios, las enfermedades gastrointestinales y la inapetencia, uno de los motivos más frecuentes de consulta al pediatra.

Los niños son curiosos por naturaleza y su deseo de conocer todo aquello que los rodea los expone, muchas veces, a una serie de peligros, que con frecuencia son creados por el descuido o la falta de supervisión de un adulto.


Las caídas de altura, quemaduras, intoxicaciones y atoramientos que llegan al servicio de urgencias se observan, incluso, en niños de 6 meses de edad, dice Olga Lucía Baquero, presidenta de la regional Bogotá de la Sociedad Colombiana de Pediatría.


De los casos que llegan a consulta externa, las caídas, los machucones, la ingesta accidental de medicamentos o productos de limpieza mal almacenados y los accidentes de tránsito comienzan a ser un motivo recurrente en infantes mayores de 3 años, dice Hernando Villamizar, presidente de la Sociedad Colombiana de Pediatría.


En Bogotá, por ejemplo, la caída de altura fue el accidente casero más frecuente en niños de 0 a 10 años en el 2008 ( 1.781 casos), de acuerdo con la Secretaría Distrital de Salud. Le siguen lesiones con objeto contundente (547), quemaduras (272), heridas producidas por objeto cortopunzante (170) e intoxicación (110).


Según el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, la sumersión es la primera causa de muerte accidental en menores de edad en el país (entre enero y marzo han muerto 74); la segunda son las caídas de altura. En Colombia, durante el 2006, murieron 36 niños de 6 años por atoramiento con un cuerpo extraño.

Prevención

1. Caídas. Mantener las ventanas cerradas, con cerrojos de difícil maniobra y alcance para los niños. No dejar camas ni cunas al lado de la ventana; colocar barandas en escaleras y terrazas. El niño no debe correr en las escaleras.
2. Heridas con objetos. Evitar dejar al alcance de los niños porcelanas. No permitir que jueguen con cubiertos, loza, cuchillos, destornilladores, navajas, tijeras, cortaúñas, entre otros. No dejar vidrios rotos en ventanas, puertas u otro lugar.
3. Intoxicaciones. No dejar medicamentos en mesitas de noche u otros lugares de fácil acceso. No almacenar en el mismo sitio fármacos y productos de aseo, ni llenar recipientes de gaseosas u otros refrescos con productos químicos.
4. Quemaduras. No permitir que el niño se acerque a la estufa cuando hay ollas puestas. Los mangos de estas deben mirar hacia adentro. No ofrecerle líquidos muy calientes . Dejar en un lugar seguro fósforos, velas y encendedores.

Por Andrea Linares G.

Redactora ABC del bebé