Paisajismo en aulas escolares favorece el proceso de aprendizaje de los niños

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 12:18 p.m.

La curiosidad es parte de la esencia de los niños y si su entorno la favorece, el proceso será mucho más fácil y divertido.


Más allá del tablero y los rígidos pupitres, existen espacios que estimulan la curiosidad y el interés de los estudiantes: salones de ciencia diseñados con tiburones que cuelgan del techo y mesas en forma de olas, lugares para aprender música con pequeños pianos de cola y guitarras pintadas en las paredes. Esta tendencia, denominada paisajismo y orientada a la educación, les permite a los menores aprender a través de la experimentación, pues sus espacios se asemejan a pequeños laboratorios, sin importar la materia que allí se aprenda.


Una educación basada en el movimiento y la exploración contribuye a tener una organización del espacio y el tiempo, un mejor comportamiento social, la confianza en sí mismos, en los demás y la seguridad de sus acciones, señala Klaus Miedzinski, en la Revista Iberoamericana de Psicomotricidad y Técnicas Corporales.


Al respecto, Claudia Díaz, directora del Montessori British School, señala que “se aprende con todos los sentidos”, y asegura que el colegio es como un “museo viviente”, en el que lo aprendido se queda en la memoria a largo plazo y estimula la creatividad, herramienta esencial para ser un profesional exitoso.


Actualmente, existen jardines infantiles que promueven el conocimiento a través del contacto con los animales o las artes plásticas para aprender matemáticas o biología y que buscan romper esquemas de una educación basada en la repetición y la memorización.
El uso de todos los sentidos para absorber el conocimiento garantiza un mayor disfrute en el proceso de aprendizaje y se asegura de que los conocimientos sean mejor adquiridos.

Por Edna Juliana Rojas H.
Redactora ABC del bebé