¡A controlar el colesterol del niño!

Foto:

 -

Por: Especial ABC del bebé
mayo 09 de 2012 , 03:38 p.m.

El colesterol es una sustancia necesaria para el normal funcionamiento del organismo en el menor; de hecho, en el periodo neonatal actúa como nutriente. Sin embargo, si acostumbra a su hijo desde temprana edad a consumir alimentos con alto contenido de grasa, el nivel podría crecer ocasionando problemas cardiovasculares en el futuro.

“La ausencia de adecuados hábitos alimentarios en la familia ha incrementado el problema en nuestro país”, afirma Alicia Cleves, nutricionista infantil.

Es determinante que una alimentación sana en la edad infantil pronosticará una vida sana en la adultez. Las enfermedades cardiacas y coronarias no se dan en la infancia, pero en los adultos estos problemas pueden estar relacionadas con los hábitos alimenticios obtenidos desde pequeños.

Aunque no es frecuente que existan casos de colesterol alto en niños, podrían presentarse debido a causas genéticas, antecedentes familiares. Los especialistas determinan que un nivel adecuado de colesterol en los menores es de 120 y 17. A partir de los 200 miligramos por decilitro ya se considera elevado.

Cuando el cuerpo tiene colesterol en exceso, este busca ubicarse en las arterias haciéndolas más angostas.

Para prevenir
Ahora que su hijo comparte la mesa en familia y consume una amplia variedad de alimentos, es importante que controle su dieta y lo anime a llevar una vida llena de actividad física. No se trata de limitar las grasas necesarias para su desarrollo en esta etapa, se trata de enseñarle a comer de manera saludable.

El Instituto del Corazón, el Pulmón y la Sangre de los Estados Unidos sugiere a los padres de niños mayores de dos años con antecedentes familiares de colesterol sanguíneo elevado y enfermedades coronarias someter a los menores a un examen para descartar cualquier inconveniente; igualmente, seguimientos médicos regulares en niños con factores de riesgo como la obesidad.

La idea es mantener el organismo con las grasas necesarias, no eliminarlas por completo, ya que no es conveniente para el desarrollo del pequeño. Una dieta adecuada ayudará a controlar y prevenir el problema.

A partir de los dos años de edad:Impulse a su hijo a comer muchas verduras, frutas y granos. Estos contienen fibra.Reduzca el huevo, lácteos y derivados que contengan colesterol en la dieta del menor.Prefiera la leche descremada en vez de la entera.Evite el exceso de grasa saturada que se encuentra en la mantequilla, margarina, tocineta, embutidos y dulces.Evite fritar las carnes u otros alimentos.Quítele la grasa y la piel del pollo.No incluya en el menú del menor carnes rojas. Prefiera pescado, pollo o pavo.No sirva grandes porciones.En general, oriéntelo por una alimentación saludable. 

Ana María Gutiérrez de Piñeres CH.
Para ABC del Bebé