Claves para controlar la diabetes de tu hijo

El lema en este Día Mundial de la Diabetes es 'La Diabetes Concierne a Todas las Familias'.

Diabetes

-

Foto:

iStock

Por: ABCdelbebe.com
noviembre 14 de 2018 , 11:15 a.m.

Este 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes, patología que ha afectado de manera significativa a la población, pues el número de personas afectadas pasó, según la federación Internacional de Diabetes (FID) de 108 millones en 1980 a 425 millones en 2018, de allí la importancia de generar consciencia en los hábitos de vida saludables.

En esta ocasión, el tema del Día Mundial de la Diabetes y del Mes Mundial de la Diabetes 2018 y 2019 es ‘La Diabetes Concierne a Todas las Familias’.

Se ha elegido un plazo de dos años para facilitar la planificación, el desarrollo, la promoción y la participación. La campaña tendrá como objetivo concienciar sobre el impacto que tiene la diabetes en la familia y en la red de apoyo de los afectados, y promover el papel de la familia en el manejo, cuidado, prevención y educación de la diabetes.

El lema de diabetes y familia se ha elegido debido a una nueva investigación de la FID, en la que ha descubierto que los padres tienen dificultades para detectar esta grave enfermedad en sus propios hijos. De acuerdo con el estudio, a pesar de que la mayoría de las personas encuestadas tienen un familiar con diabetes, cuatro de cada cinco padres tendría problemas para reconocer las señales de alerta.

Y tú ¿podrías reconocerla?

La diabetes es una enfermedad crónica, donde el cuerpo pierde su habilidad de utilizar correctamente la insulina (hormona producida por el páncreas) o no produce la suficiente para controlar los niveles de azúcar en la sangre, causando con el tiempo daños severos en los órganos y tejidos de las personas que padecen esta enfermedad.

La diabetes más común es la tipo 2, en este tipo, el cuerpo no produce suficiente insulina o genera una reacción de resistencia a esta, que no le permite usarla correctamente. 90 por ciento de las personas con diabetes, sufre de diabetes tipo 2. 70 por ciento de la diabetes tipo 2 se puede evitar o retrasar con hábitos de vida saludables.

Sin embargo, la diabetes que más se presenta en los niños es la tipo 1, donde el cuerpo no puede producir la insulina que necesita debido a una reacción autoinmune. De acuerdo con la FID, 86.000 niños en el mundo son diagnosticados con esta enfermedad cada año.

En este caso, el pequeño necesita insulina para sobrevivir; por lo tanto, tendrá que reemplazar la falta de esta hormona. El diagnóstico de la diabetes tipo 1 en niños puede ser abrumador al comienzo. De repente, el niño y su cuidador deben aprender a aplicar inyecciones, contar los carbohidratos y controlar el nivel de azúcar en sangre.

Causas

Se desconoce la causa exacta de la diabetes tipo 1. A pesar de esto, en la mayoría de las personas con diabetes tipo 1, el sistema inmunitario del cuerpo que normalmente combate los virus y las bacterias dañinos, destruye las células del páncreas que producen insulina por error. La genética y los factores ambientales parecen intervenir en este proceso.

La insulina realiza la tarea fundamental de trasladar azúcar (glucosa) del torrente sanguíneo a las células del organismo. Cuando los islotes del páncreas se destruyen, el organismo produce poca insulina o no la produce. Como resultado, se acumula glucosa en el torrente sanguíneo, en donde puede provocar complicaciones que pueden poner en riesgo la vida.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los signos y síntomas de la diabetes en niños generalmente aparecen rápidamente, durante un período de semanas. Algunos de estos signos y síntomas son:

La deshidratación es un riesgo grave para la salud de tu hijo
Foto:

-

  1. Aumento de la sed y necesidad de orinar con frecuencia. El exceso de azúcar que se acumula en el torrente sanguíneo extrae líquido de los tejidos. Como resultado, probablemente tenga sed, y beba y orine más de lo habitual. Un niño pequeño que ya sabe ir al baño, de pronto, podría comenzar a mojar la cama.
  2. Hambre extrema. Sin la insulina suficiente para trasladar el azúcar a las células, los músculos y los órganos se quedan sin energía. Esto desencadena hambre intensa.
  3. Adelgazamiento. A pesar de comer más de lo habitual para aliviar el hambre, el niño podría bajar de peso, algunas veces rápidamente. Sin la energía que proporciona el azúcar, los tejidos musculares y las reservas de grasa simplemente se reducen. El adelgazamiento sin causa aparente en general es el primer signo de diabetes tipo 1.
  4. Fatiga. La falta de azúcar en las células puede hacer que se sienta cansado y aletargado.
  5. Irritabilidad o cambios en el comportamiento. Además de problemas del estado de ánimo, podría tener de repente una disminución del desempeño escolar.
  6. Aliento con olor a fruta. Al quemar grasas en lugar de azúcar, se producen ciertas sustancias (cuerpos cetónicos) que pueden provocar olor a fruta en el aliento.
  7. Visión borrosa. Si el nivel de azúcar en sangre es demasiado alto, el líquido del cristalino de los ojos podría ser extraído. Es posible que el pequeño no sea capaz de enfocar con claridad.
¿Qué complicaciones tiene?

Los órganos más frecuentemente afectados son los riñones, la retina, el sistema nervioso y digestivo, entre otros, pero la principal causa de muerte es la enfermedad cardiovascular, específicamente el infarto agudo del miocardio, producido por la obstrucción de las arterias que irrigan el corazón.

Otras complicaciones de la diabetes pueden ser:

  1. Enfermedades del corazón y circulatorias. La diabetes aumenta, en gran medida, el riesgo de que en el futuro padezca afecciones, como enfermedad de las arterias coronarias con dolor de pecho (angina de pecho), ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, estrechamiento de las arterias (ateroesclerosis) y presión arterial alta.
  2. Lesión a los nervios. El exceso de azúcar puede dañar las paredes de los vasos sanguíneos diminutos que abastecen a los nervios, en particular, de las piernas. Esto puede causar hormigueo, entumecimiento, ardor o dolor. La lesión a los nervios generalmente sucede de forma gradual durante un período prolongado.
  3. Daño renal. La diabetes puede dañar los numerosos grupos de vasos sanguíneos diminutos que filtran los desechos de la sangre. Un daño grave puede causar insuficiencia renal o una enfermedad renal terminal irreversible, que requiera diálisis o un trasplante de riñón.
  4. Daño en los ojos. La diabetes puede dañar los vasos sanguíneos de la retina, lo que puede derivar en una visión deficiente e incluso en ceguera. Además, puede provocar cataratas y un riesgo elevado de padecer glaucoma.
  5. Enfermedades de la piel. La diabetes puede hacer que sea más propenso a tener problemas en la piel, como infecciones bacterianas, fúngicas y picazón.
  6. Osteoporosis. La diabetes puede provocar una densidad mineral ósea más baja de lo normal, esto incrementa el riego de desarrollar osteoporosis en la adultez.
Alimentación saludable

-

Foto:

iStock

¿Se puede prevenir?

Hasta el momento, no existe una forma conocida de prevenir la diabetes tipo 1. Aunque no hay nada que hasta el momento se pueda hacer para prevenir la diabetes tipo 1, es posible prevenir complicaciones con estas recomendaciones:

  1. Ayudarlo a mantener el mejor control posible de azúcar en sangre
  2. Enseñarle la importancia de comer una dieta saludable y practicar actividad física de manera habitual
  3. Programar visitas periódicas al médico que trata la diabetes de tu hijo y hacer un examen anual de la vista que comience, al menos, cinco años después del diagnóstico inicial de diabetes