Haz que la hora de la comida sea feliz y saludable para tu niño

No vuelvas la mesa un campo de batalla. Establece rutinas y cocina alimentos creativos y nutritivos para tus niños.

Haz que la hora de la comida sea feliz y saludable para tu niño
Foto:

 -

Por: Annie de Acevedo
julio 13 de 2017 , 05:22 p.m.

La comida es una de las mayores preocupaciones de los padres porque, a nivel inconsciente, representa el afecto, y especialmente las mamás, creen que una gran parte del amor que sienten por sus hijos se refleja en la manera de alimentarlos. Por eso, con frecuencia, la comida se vuelve un tema complicado en las familias.

Lo primero que debes tener en cuenta si tu pequeño pone problemas para comer es que no debes hacer de la comida un drama, porque al darle tanta importancia a ese tema, tendrás el efecto contrario. Los niños empiezan a rechazar la comida cuando sienten que hay presión alrededor y al notar que sus padres se ponen nerviosos cuando ellos no comen.

Por otra parte, puedes establecer rutinas para las horas de la comiday cumplir con ellas es un buen hábito que contribuirá a la salud de tu pequeño. A la hora de comer, los niños deben estar sentados, ojalá alrededor de una mesa y con todos los utensilios necesarios, en medio de un ambiente cálido y sin presiones.

Es bueno fijar una duración máxima para cada comida, sin obligar a los niños a pasarse dos horas frente a un plato hasta que lo terminen. Es común que un niño pequeño quiera tocar y jugar con la comida; esto hace parte del desarrollo del sistema táctil y gustativo. Por eso, debes estar preparado para que algunas veces se unte. Tú puedes ayudarle con la limpieza poniéndole un babero y permitiendo que juegue un poco con algunas de las cosas del plato.

También puedes hacer que coma, pero sin obligarlo. La comida debe ser un alimento para el cuerpo, el alma y solo debe traer beneficios. Cualquier exageración en este tema se puede volver peligrosa.

Así mismo, la dieta de tu niño debe ser balanceada y en el plato contener las cantidades adecuadasy tener en cuenta las cosas que empiezan a gustarle más. Hoy día se sabe que los niños comienzan a tener preferencia por ciertas comidas desde muy temprano y que el gusto también se hereda, por eso es importante que prepares las cosas que más le gustan.

Cuando los niños llegan a los dos años, es normal que quieran pararse todo el tiempo mientras están comiendo, dar vueltas alrededor de la mesa o jugar con otras cosas. Esta es la edad de la independencia y la hora de la comida es uno de los momentos en que ellos pueden mostrarse un poco rebeldes. Pero no debes desesperarte, tu hijo entenderá poco a poco, que la hora de comer no es para jugar, ni para correr y que debe permanecer sentado.

Así irá desarrollando gradualmente ciertos hábitos a la hora de comer. Lo más importante es lograr que esto pase sin volver la hora de la comida un campo de batalla, pues si la situación se torna muy traumática, tu pequeño aprenderá a asociar la comida con momentos negativos, de mucha angustia y presión, afectando su desarrollo y ocasionando problemas serios en la adolescencia.

Atiende estos consejos: Pa’machos/ El berrinche a la hora de comer