En esta temporada, van 95 menores de edad con lesiones de quemaduras por pólvora

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 12:12 p.m.

Se ha comprobado que en las ciudades donde se prohíbe el uso de ésta a personas inexpertas el número de quemados se reduce en más de 50 por ciento.

De allí que medidas como la prohibición de su uso ayuden a disminuir el número de incidentes, especialmente en época de Navidad, donde, según el Ministerio de la Protección Social, el 50 por ciento de los quemados son menores de edad. En esta temporada ya van 95, según esta cartera.


“Cuando la pólvora se entrega a manos inexpertas se disparan las quemaduras”, indica Linda Guerrero, cirujana plástica y directora de la Fundación del Quemado.


El tratamiento de quemaduras severas puede tardar meses e incluso años, según el tipo de lesión; las secuelas pueden ir desde cicatrices profundas hasta amputaciones de dedos, manos, piernas o pérdida de la visión.


Hay tres tipos de quemaduras. Las de grado 1, que se caracterizan por enrojecimiento y no dejan cicatriz. Las de grado 2, que afectan la epidermis y parte de la dermis y, por lo general, no dejan cicatrices, si se manejan de forma adecuada; y las de grado 3, las más graves, pues el tejido se destruye y comprometen áreas especiales.


La hospitalización por quemadura es larga, dolorosa y costosa. “Reinsertar a la sociedad a una persona quemada, para que sea productiva, es algo difícil, especialmente si se trata de un niño, pues en él quedan cicatrices que no se borran jamás”, afirma la doctora Patricia Gutiérrez, jefe de la unidad de quemados y cirugía plástica del Hospital Simón Bolívar.


“Los niños no deberían tener la posibilidad de manipular la pólvora porque es un elemento peligroso. Además, corren el riesgo de intoxicarse y atragantarse con esta, pues se la pueden llevar a la boca”, dice la pediatra Olga Lucía Baquero, presidenta de la Sociedad Colombiana de Pediatría, regional Bogotá.


Los niños que más se queman tienen entre 8 y 15 años.