Garabatos, trazos y colores: el niño se vuelve un artista

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
marzo 05 de 2012 , 10:57 a.m.

Los primeros trazos son trascendentales para el futuro del niño, pues marcan el comienzo de su expresión y el inicio del camino hacia la palabra escrita.

Los primeros trazos son trascendentales para el futuro del niño, pues marcan el comienzo de su expresión y el inicio del camino hacia la palabra escrita. Además, con el dibujo aprende otra forma de jugar y entretenerse.

Normalmente, el niño atraviesa por tres etapas en su aprendizaje sobre el dibujo, que se caracterizan por la intención, los tipos de formas y estilos de trazados.

Trazos desordenados: los primeros trazos generalmente no tienen sentido y varían en longitud y dirección. Los niños utilizan distintos métodos para agarrar el lápiz, pero no lo hacen de la forma correcta. Si no se le proporcionan los medios y el lugar adecuados para garabatear, puede hacerlo en el piso, los muebles o las paredes.

Garabateo controlado:después de unos seis meses de haber empezado a hacer garabatos, el niño descubrirá que hay una vinculación entre sus movimientos y los trazos que hace en el papel. En esta etapa, empezará a usar diferentes colores en su dibujo y le gustará llenar toda la página. Aún no puede agarrar los lápices o crayones de la forma correcta. El papel de los padres es importante, pues deberán apoyar a su hijo con sus nuevas ‘obras de arte’.

Dibujos con nombre: en esta nueva etapa, que se desarrolla aproximadamente a los 3 años de edad, el niño comienza a dibujar objetos y personas que se encuentran a su alrededor y les da un nombre. También empieza a utilizar los colores. Los padres tienen la función de elogiar los dibujos, así no se parezcan en nada a lo que intentó plasmar su hijo, y deben entusiasmarlos para que desarrolle su forma de pensar.

El dibujo es la primera gran obra de los niños y representa un medio de exploración, descubrimiento y expresión.