¿La alimentación puede afectar el comportamiento?

Algunos expertos consideran que ciertos alimentos alteran el comportamiento

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
junio 29 de 2012 , 11:29 a.m.

Según expertos consultados, una dieta inadecuada puede generar irritabilidad en los niños o problemas de atención.

Los buenos hábitos alimenticios son fundamentales para el óptimo crecimiento y desarrollo de los niños e influyen en todos los aspectos de su vida. La nutricionista Eloína Fernández, docente de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Mayor de Chile, asegura que aún no hay un estudio que compruebe que determinados alimentos alteren el comportamiento de los niños, pero sí existen componentes como las gaseosas, que contienen cafeína, el té, el café y el chocolate, que les puede causar alergias e irritabilidad.

Del mismo modo, el pediatra Germán Garzón considera que “es común que las personas asocien el dulce y la comida ‘chatarra’ con la hiperactividad y la falta de atención en los niños, y aunque esto puede ser verdad,  aún no se ha comprobado científicamente”.  Según él, sustancias como la cafeína y el chocolate pueden generar una estimulación a nivel nervioso y hacen que los niños estén a un ritmo más acelerado.  

La nutricionista Clara Rojas sostiene que la falta de hierro puede causar falta de atención. “La deficiencia por hierro (o anemia nutricional) es la causante de que el 25% de los niños en el mundo presenten problemas de atención y aprendizaje”, afirma la profesional.

Para reforzar las carencias de hierro, la nutricionista Rojas recomienda consumir alimentos tales como carnes rojas, viseras, hígado, frijoles y leguminosas en niños mayores a los dos años de edad. “La dieta ideal es: lactancia exclusiva hasta las seis meses y a partir de ahí, incluir progresivamente una dieta complementaria supervisada por un profesional”, afirma Rojas.

El pediatra Germán Garzón recomienda acudir al especialista cuando se presenten problemas de atención, porque muchas veces pueden ser la consecuencia de problemas auditivos o visuales, y no por carencias en la alimentación. 

Los especialistas coinciden en que es muy importante que los padres les enseñen buenos hábitos alimenticios a sus hijos desde que inicia la alimentación complementaria, porque de ahí depende la buena o mala relación del niño con la comida. Del mismo modo, sugieren reemplazar los alimentos procesados y azucarados por una dieta rica en frutas, verduras y granos, que son una buena fuente de vitaminas y a su vez, le aportan el azúcar natural y ácidos grasos, como el omega 3, necesario para su cuerpo.

Asimismo, consideran que una deficiencia nutricional puede afectar el desarrollo cognitivo e intelectual de los niños, limitar su capacidad para concentrarse y reducir su nivel de energía, lo cual puede causar problemas de comportamiento como somnolencia o cansancio.

Es recomendable que los padres tengan en cuenta que el desayuno es el alimento más importante del día, ya que el cerebro necesita energía para funcionar normalmente y esta se adquieren en esa comida. También porque los menores, diariamente, gastan mucha energía en sus actividades. Un desayuno completo puede ser leche con cereal y huevos o leche con cereal y frutas, sugiere la nutricionista Rojas.

Regrese a nuestro especial "Nutrición y desarrollo en los niños"

Imagen tomada de freedigitalphotos.net