Niños abandonados pueden ser adultos delincuentes, dicen especialistas

Agresividad y problemas afectivos son las consecuencias del abandono.

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
noviembre 22 de 2011 , 09:52 a.m.

El abandono de los menores tiene que ver con condiciones de maltrato, que afectan su desarrollo y sus vínculos familiares, según el médico siquiatra infantil, Christian Muñoz Farias. Aunque suena dramático, las cifras que evidencian estos casos de negligencia se han incrementado en Colombia en los últimos dos años: el ICBF reportó 832, entre enero y octubre de este año; 14 más que en el 2008. Es decir, en el país, se abandonan 2 niños cada día.

Las consecuencias de esta problemática son inevitables: en los abandonados se generan trastornos de comportamiento y de conducta, “pueden tener una posición desafiante ya que se les dificulta aceptar la autoridad. Sus respuestas suelen ser ambivalentes y aunque necesitan afecto, incurren en comportamientos de agresividad  verbal y física, pues no saben generar un vinculo”, afirma el experto.

Ángela Rosales, directora de la organización social Aldeas Infantiles SOS,  está de acuerdo con el especialista, pues afirma que estos niños pierden sentido de pertenencia y capacidad de protección, así que manifiestan conductas agresivas.

“Si después del abandono no logran un ambiente  familiar sino que se les ofrece un entorno institucional sin acompañamiento, hay posibilidades de que más adelante se vinculen a movimientos para ser aceptados y, algunas veces, a redes negativas y delincuenciales”, afirma Rosales.

Los especialistas aclaran que la agresividad producto del abandono se detecta desde los 4 años, cuando los pequeños empiezan a verbalizar sus emociones con contundencia.

Posiblemente, en la vida adulta se les dificultará relacionarse afectivamente, “tendrán mayor riesgo de generar acciones de abandono similares a lo que recibieron de sus padres, pues su patrón de conducta está determinado por lo que vieron cuando eran menores”, explica el especialista.

Otra consecuencia relacionada con el abandono en la infancia es el mayor riesgo de consumo de sustancias psicoactivas en la adolescencia si la persona no ha podido hacer el duelo adecuado de lo que vivió en la infancia.

 “Estas malas conductas se mantendrán en la medida en que el niño no reciba intervención con una adecuada red de apoyo. Aunque sus historias son muy personales,  el manejo interdisciplinario, físico, pediátrico y emocional, así como un acompañamiento permanente permitirán su recuperación”, afirma Muñoz.