Uso de remedios caseros debe ser guiado por un especialista

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 12:05 p.m.

Las propiedades de ciertas frutas, plantas y raíces resultan benéficas para tratar la sintomatología de infecciones respiratorias y problemas gástricos en los niños, siempre y cuando exista orientación médica.

Cabe anotar que ante cualquier condición de salud del infante siempre se debe consultar al pediatra: una simple fiebre puede indicar otitis y terminar en algo más grave si no se interviene de manera oportuna.

Expectoración (Salida de flemas). Se licua un pedazo pequeño de cristal de sábila con un limón amarillo maduro, una cucharadita de miel y una pizca de jengibre en polvo. Se le da al niño en ayunas, todas las mañanas, hasta que el pequeño logre expulsar todas las flemas. Apenas se licue, la mezcla debe ingerirse inmediatamente para evitar que la sábila se oxide. Esta planta tiene alrededor de 400 propiedades médicas y, además, actúa como regeneradora celular.

Un antigripal casero. En un vaso de agua se exprime un limón maduro, se agrega media cucharadita de cúrcuma (especia del curry) y una pizca de jengibre. Esta preparación puede envasarse en una botella de agua; se bate y se le da al niño a lo largo del día. Permite que la gripa evolucione mejor.
Dolor o afección de garganta. El niño puede hacer gárgaras con agua, un poco de sal marina y limón. También las puede hacer con cúrcuma (esta es amarilla y tiende a manchar, así que se debe tener cuidado) y un poco de limón.

Estomatitis (Infección viral de la boca que se caracteriza por úlceras e inflamación). Se disuelve en agua un poco de cúrcuma y se limpia la boca del pequeño varias veces al día.

Tapón de cera. Poner aceite de ajonjolí en un gotero y aplicar una o dos gotas tres veces al día por una semana (para bebés mayores de 6 meses).

Raspaduras. En el sitio de la herida, lavar el área con abundante suero fisiológico y aplicar cúrcuma mezclada con aceite de ajonjolí.

Problemas gástricos
Estreñimiento. Se licua la papaya con un pedazo de cáscara (bien lavada) y cuatro o cinco semillas de la fruta. Se le ofrece al niño en ayunas.
Gastritis y úlceras. Se licua la papaya con un pedazo de cristal de sábila y se toma diariamente en ayunas, durante siete días.
Diarrea. Después de cada deposición, se le ofrece al niño suero oral en las cantidades que indique el pediatra. Adicionalmente, su dieta debe estar compuesta por alimentos ricos en peptinas como manzana, pera, durazno y zanahoria. Se retira la leche de vaca por unos días, pero no la materna. Cuando esté mejor, consultar con el pediatra la manera como debe incorporarse la leche nuevamente en la dieta del infante. El agua de coco, también es un buen suero natural.

Por Andrea Linares G.

Redactora ABC del bebé