Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Aprenda a descifrar los dibujos de sus hijos

Dibujos
Por: Margarita Barrero
Miércoles, 5 Septiembre 2012 - 4:56pm

Evalúe los espacios, el trazado y el contenido de lo que ellos pintan.

1

Comentario

Comparte este artículo

Usted puede conocer pensamientos y sentimientos de su hijo en lo que él pinta. De hecho, dibujar es un vehículo de comunicación entre el niño y el adulto. Si bien las interpretaciones profundas las hacen los psicólogos, usted como padre puede aprender pautas que lo ayudarán a ver más allá.  Muchas veces los niños cumplen instrucciones y, en este caso, no se puede interpretar su pensamiento. Los dibujos más valiosos son los de tema
libre y espontáneos.
Según Steve Pedraza, psicoterapeuta y neuropsicólogo de Save The Children, especialista en el tema, los padres deben preguntarle al niño por qué hizo un dibujo antes de sacar conclusiones, pues puede ser que haya seguido las instrucciones de un programa o lo dibujó por sugerencia de un amigo.
Cada etapa del dibujo tiene algunas características elementales: los más pequeños trabajan solo con crayones, a los 3 años no saben cómo coger el lápiz, a los 4 años todavía no lo manipulan de manera adecuada y no se guían por una margen; cuando aparece el ovillo (una ligera curva en su trazo), los niños van por el camino correcto. Entre los 5 y 7 años ya dibujan, pero todavía no hacen sombras. Desde los 9 años son más analíticos e incluso trabajan en tercera dimensión.
“El niño que adquiere la habilidad no se devuelve. Si no la logra en la edad esperada, debe ser un problema de desarrollo motor o porque necesita ejercicios neurológicos. Y si la persona hace dibujos elaborados y, de pronto, retrocede en su proceso, señala que hubo una regresión gráfica y, probablemente, es por un problema emocional.
“Los padres deben estar pendientes”, asegura el especialista Steve Pedraza.
Para lograr una idea aproximada de lo que hay tras los dibujos, dice el especialista, lo correcto es analizar 3 aspectos: trazado, espacio y contenido.
Aunque lo que dice el experto en este artículo está basado en estudios, la idea es que si un papá o mamá ve algo que los angustia, lo interprete como una señal de alarma, pero, bajo ninguna circunstancia, debe
hacer un diagnóstico, para eso puede recurrir ]a los psicólogos, que hacen análisis profesionales.

Trazado      
• Este se identifica de acuerdo con la intensidad del grafito.
• Es normal cuando la línea es similar a la que podría crear un adulto. Para comparar, usted puede trazar la suya en una hoja, suavemente y sin ejercer presión. Si en la mayoría de las líneas del dibujo del niño predomina ese mismo trazado, todo está en orden.
• Que la línea sea más clara es un indicador
de inhibición o falta de energía al dibujar.  
• Si es fuerte y reteñida, la tendencia en el niño es sacar, mostrar o expresar y, en algunos casos, puede relacionarse con miedo o represión (eso lo determina un experto).
• Si al voltear la hoja el trazado está repujado y marcado o, incluso, si la rompe, el niño indica que puede estar en un momento impactante emocionalmente (este es solo un indicador, otra serie de factores que los padres evidencian y que nada tienen que ver con el dibujo comprueban esta hipótesis o
la desvirtúan).

Espacio
• Tiene que ver con el lado de la hoja donde se ubica el dibujo.
• Si está enfocado en la parte de arriba, habla de expresar, mostrar y, comúnmente, el niño no conserva límites ya que es expresivo.
• El orientar sus dibujos hacia la parte inferior está relacionado con la búsqueda de una base. En algunos casos se ha demostrado que ocurre en niños cuyos padres están en proceso de separación.
• Si dibuja cosas pequeñas, con trazado débil hacia la izquierda,
puede ser inhibición o aislamiento.
• Por lo general, los dibujos
grandes expresan emoción y
los pequeños, tristeza.

Contenido
• Tiene que ver con el tema que trate el dibujo. Acuérdese de que los niños dibujan según como ven el mundo, y esto no es exactamente fiel a la realidad. Ellos utilizan la fantasía, y a través de esta se comunican. Ese comportamiento es esperado.
• Cuando los niños pintan armas y sangre, pero no viven en zonas de guerra y no hay un influencia externa, el dibujo puede representar agresividad, también es una manera de descargar su furia frente a algo.
• Cuando hay maltrato, las temáticas tienen que ver con el poder; por ejemplo, pintan un carro muy grande con uno muy pequeño al lado, o una flor gigante que le hace sombra a una pequeña (un especialista se encarga de analizar ese particular caso).
• La expresión libre es importante, así que lo ideal es que el niño seleccione el tema y no que los papás le digan qué debe dibujar.
• Si ocurre algo difícil en el hogar, lo mejor es darle una hoja al niño para que él pueda exteriorizar sus emociones y elaborar lo que está viviendo.
• Se dice que la mayoría de niños, de los 6 años en adelante, hacen elaboraciones clásicas de la casa, y esto tiene que ver con su contexto real, ya que hacen referencia a lo que conocen.
El problema es cuando no dibujan nada que tenga relación con su hogar.
• El sol, con mucha luz o apagado, tiene relación con la figura paterna: mientras que el agua guarda un vínculo con la imagen materna.
• Las rosas con espinas señalan dificultades en las relaciones con otros.  
• Los dientes muy marcados y con un trazo fuerte puede ser un indicador de rabia.
• Las mariposas suelen representar cambios y deseos.  
• Llegando a la adolescencia (12 años) si aparecen transparencias en dibujos puede ser un indicador de psicosis: por ejemplo, si el niño dibuja  un vestido y el cuerpo desnudo
se alcanza a ver.

El mundo a color
Los dibujos con colores, muchas veces, están determinados por la deseabilidad social. “Por ejemplo, si pinta el sol amarillo es porque todos dicen que así es, no porque el niño crea que lo es. Es una forma de inhibirse, no lo pinta del color que él quiere”, afirma Pedraza.
Incluso, en algunos momentos, los niños tienden a colorear como les dicen, y se nota en partes del dibujo en las que comenzaron de una manera y luego cambiaron. Entre los 7 y 10 años es cuando más ocurre esto, porque reciben instrucciones de profesores en el colegio.

 

 

 

 

 

Comparte este artículo
tagsTags de artículo

Comentarios (1)

1
ceetopina
Hace 1 año
Si es fuerte y reteñida, la tendencia en el niño es sacar, mostrar o expresar y, en algunos casos, puede relacionarse con miedo o represión (eso lo determina un experto).

Herramientas

Te permitirá saber cuál es el jardín ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir el establecimiento.
Te permitirá saber cuál es la niñera ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir una cuidadora.
Hemos diseñado una serie de manualidades imprimibles en PDF para que tu hijo empiece a adquirir habilidades motrices y, a la vez, se divierta. Cubos armables, modelos para colorear y recortar son algunas opciones.

Publicidad