Peligros emocionales que asechan a tus hijos

Enseña a tus hijos a valorarse y a tener autoestima para que reconozcan dónde y quiénes pueden ser peligro.

Peligros emocionales que asechan a tus hijos
Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
mayo 09 de 2017 , 06:04 p.m.

En el mundo existen diferentes tipos de peligros que de una u otra manera pueden asechar a nuestros niños. Unos son físicos y otros emocionales o psicológicos. Los primeros son más fáciles de reconocer, pues se está más atento a ellos.

Por ejemplo, dice la psicóloga gestáltica, Fanny Berger, los padres enseñan a sus hijos como cruzar la calle o a no tocar algo que esté hirviendo en la estufa, en cambio, los adultos no están acostumbrados a hablar sobre los peligros emocionales con sus hijos. Con respecto a este tipo de peligros, los niños tienen que saber que existen personas, situaciones o juegos que incitan a acciones negativas que pueden dañarlos.

Es importante reconocer que en momentos de un gran vacío existencial y de un profundo sentimiento de soledad, tanto en niños como en sus padres, es necesaria la mirada de un adulto que los guíe.

¿Cómo hacerlo?

Para que el niño se sienta cuidado, los padres deberían hablar de los peligros emocionales que pueden aparecer en la vida diaria. Es importante, que sepan que no puede hablar o irse con extraños que conozcan en la calle. Los padres y cuidadores deben explicarles en forma clara sobre los riesgos: “No conoces a esa persona, por lo tanto es un peligro, no sabes sus intenciones”.

También deben saber que si alguien quiere tocar sus partes íntimas tienen que decir que no. Como padres, su tarea es explicarles que los niños no tienen que tocarse o besarse en determinadas zonas de su cuerpo y mucho menos un adulto. Estas acciones corresponden al mundo de los adultos, y como otras tantas, no son negativas por sí mismas, pero hay que estar maduros emocionalmente para que no lo sean.Resulta importante: Desarrollar un vínculo afectivo con los hijos es clave para su crecimiento y formaciónEnseña sobre el autocontrol

El cuidado emocional que brinda un padre que mira y protege a sus hijos tiene como consecuencia positiva que los chicos comienzan a auto cuidarse, a evadir situaciones que pueden llegar a ser peligrosas para ellos. También es importante que los hijos sientan que pueden confiar y pedir ayuda a sus padres. Lo más negativo es que el niño sufra en silencio y no pueda relatar lo sucedido a su familia.

Ante la pregunta de qué necesita un niño para saber cuidarse de personas o juegos dañinos, sostenemos que el vínculo padres e hijos es de vital importancia. Primero que nada tu pequeño necesita sentirse amado y protegido por el adulto cercano; y en segundo lugar, eso le hará quererse y construir una autoestima firme y sólida.

Los niños que se sienten abandonados emocionalmente por los adultos, no pueden saciar sus necesidades afectivas; en consecuencia buscan amor a todo precio y se pueden involucrar en vínculos nocivos.

Sostenemos que existen tres clases de necesidades afectivas en los niños (que los padres deben saciar): amor con límites para sentirse amado; contención y sostén de los adultos significativos para sentirse protegido; y conocimiento de las verdades familiares para sentirse confiado.

Los adultos tienen que conversar y describir los peligros sin transmitir miedo. El fin es que ellos detecten posibles peligros para alejarse o pedir ayuda. Para eso los padres tienen que mirar a sus hijos y determinar qué les sucede.

Puede interesarte: Buenos padres, aunque separados