Siete recomendaciones para que tus hijos sean cariñosos

El papel de los padres es muy importante en el desarrollo de las habilidades éticas y afectivas.

Siete recomendaciones para que tus hijos sean cariñosos
Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
septiembre 11 de 2017 , 02:08 p.m.

La prestigiosa universidad de Harvard, en Estados Unidos, recopiló una serie de consejos para lograr que tus hijos sean más cariñosos, respetuosos y éticos, apoyados en estudios de la última década, realizados por varias organizaciones alrededor de América.

De acuerdo con su estudio, cultivar la empatía, el respeto y el afecto hacia los demás es uno de los grandes retos de los padres; aunque estas cualidades y valores están presentes en los niños desde muy temprana edad, se construyen con el ejemplo de los mayores.

Por ejemplo, si enseñas a tu hijo a preocuparse por los demás es posible que tenga más éxito, porque fortalecerá los vínculos con las demás personas y es claro que las relaciones son un ingrediente clave para la felicidad. El éxito a menudo depende de la colaboración con los demás y los niños que son empáticos también son mejores colaboradores.

Construye la autoestima de tus hijos

1.       Desarrolla relaciones de amor y cariño con tus hijos

Los niños aprenden a comportarse de la forma en que son tratados, es decir, si tu hijo se siente amado será más receptivo a todo lo que le quieras enseñar. Si atiendes sus necesidades físicas y emocionales, el pequeño tendrá un ambiente familiar, estable y seguro, demostrando afecto hacia los demás y respetando sus personalidades individuales.

¿Cómo hacerlo?

-          Pasa tiempo regularmente con tu hijo: muchos de los padres hacen esto antes de dormir y a esa hora puedes planificar una actividad que les interese a los dos, como por ejemplo, leer un libro. Otra de las opciones es dedicar los sábados en la tarde para que ambos disfruten de ese tiempo juntos.

-          Tener una conversación significativa: realiza preguntas para conocer sus experiencias y pensamientos, por ejemplo:

¿Qué fue lo mejor de su día?

¿Qué lo hizo sentir bien o mal?

¿Qué aprendió en la escuela o fuera de ella?

2.       Ser un modelo moral y un mentor

Gran parte del aprendizaje de los niños se da observando las actitudes de sus padres. Por esta razón, es muy importante que tengas en cuenta tus actitudes frente a una situación de conflicto, sin embargo, se debe reconocer que nadie es perfecto y lo más importante es que trabajes en tus errores.

¿Cómo hacerlo?

-          Contribuye a tu comunidad de alguna forma: brinda ayuda a quien la necesite y lleva a tu hijo contigo, así aprenderá la importancia de ayudar a otros.

-          Honestidad y humildad: no regañes a tu hijo luego de que cometa un error, habla con él, pregúntale por qué lo hizo y haz que pida disculpas. Explícale de que forma puede evitar ese error en el futuro.

-          Realiza actividades sencillas: despejarte es muy importante para lograr mantener la calma en un momento de estrés, realizar algún deporte o simplemente dar una caminata te ayudará a estar más atento a los cuidados que necesita tu hijo.

3.       Enseñar que el cuidado de los demás es una prioridad

Es importante que tu pequeño conozca la importancia de cuidar a los demás y tenga prioridad en varias actividades como: cumplir con sus compromisos, hacer lo correcto incluso si es difícil y respetar a los demás aunque ellos no se comporten de manera adecuada.

¿Cómo hacerlo?

-          Ten en cuenta la forma cómo le hablas a tu hijo, en lugar de decir una frase como: “Lo más importante es que eres feliz”, puedes agregar otras palabras, así: “Lo más importante es que eres  amable  y que eres feliz”.

-          Además de preguntar a los profesores por las calificaciones de tu hijo puedes averiguar cómo se desarrolla socialmente y qué comportamientos tiene con sus compañeros.

-          Alienta a tu hijo a resolver sus problemas: no dejes que desista a la primera oportunidad que ocurre algo inesperado.

4.       Dale a tu hijo la oportunidad de que exprese su gratitud

Los niños necesitan expresar su gratitud y afecto hacia los demás, así se convertirán en personas más útiles, generosas, compasivas y además, son más propensas a ser felices y sanas.

¿Cómo hacerlo?

-          Ayúdalo a cumplir con sus responsabilidades: si tu pequeño conoce la importancia de realizar sus actividades de rutina, en un futuro no tendrás problemas cuando le solicites que lleve a cabo una tarea.

-          Habla con tus hijos: es importante que trates temas cotidianos de justicia e injusticia que ellos pueden encontrar en su entorno.

-          Enséñale a expresar su agradecimiento en situaciones cotidianas: anima a tu niño a decir por favor y gracias en actividades cotidianas, por ejemplo, a la hora de la cena.

5.       Intenta que no solo se preocupe por personas cercanas

Generalmente los niños suelen delimitar sus círculos de familia y amigos, pero debes enseñarle que deben preocuparse por las personas externas, por ejemplo, un niño nuevo en la escuela.

¿Cómo hacerlo?

-          Pregunta a tu hijo cómo se sentiría si él pasara por una situación como ser un niño nuevo en la escuela y de qué forma le gustaría que lo trataran, así crearás conciencia sobre las vivencias de los demás.

-          Usa historias que encuentres en periódicos o en la web para hablar sobre las dificultades que tienen otras personas.

-          Enséñalo a escuchar a los demás.

6.       Promueve su capacidad de ser creador del cambio

Los niños se interesan por resolver sus asuntos cercanos, por eso, es importante que tomen roles si sucede algún problema. Tú puedes ayudarlos a resolver sus propios dilemas y a fortalecer su capacidad de decisión.

¿Cómo hacerlo?

-          Si tu hijo se interesa por una causa, ayúdalo a integrarse a un grupo que promueve soluciones o apoya iniciativas, por ejemplo, para ayudar a los animales maltratados.

-          Anima a tu hijo, no solamente a ayudar a los demás sino a trabajar con los demás.

-          Habla con tu hijo sobre los dilemas que se presentan en sus programas favoritos y pregúntale de qué manera los resolverá.

7.       Ayúdalo a desarrollar autocontrol de sus emociones

Muchas veces en el proceso de ayudar a otros tu hijo se puede sentir abrumado y atraer sentimientos negativos, enséñale que sentir estas emociones es válido pero debe aprender a controlarlas.

¿Cómo hacerlo?

-          Identifica los sentimientos que tiene tu pequeño y pregunta qué los ocasionó.

-          Ayúdalo a manejar un episodio de estrés, intentando que se sienta tranquilo antes de reaccionar.

-          Enséñale que puede solucionar sus diferencias con los demás dialogando, de esta forma llegará a comprender las posiciones de los demás.

Encuentra aquí más consejos para ser buenos padres