¿Le estás enseñando a tu pequeño a no hacer bullying?

Enseñar a tu pequeño a ser respetuoso, ser un buen ejemplo y estar pendiente de su vida social, pueden prevenir que tu hijo se convierta en un 'bully'.

¿Le estás enseñando a tu pequeño a no hacer bullying?
Foto:

 -

Por: Lizeth Salamanca Galvis
mayo 02 de 2017 , 05:45 p.m.

Muchas veces se ha hablado de cómo ayudar a los niños a defenderse del bullying y afrontar las situaciones de acoso pero, ¿les estamos enseñando  desde casa a no ser quienes generan el matoneo?

De acuerdo con la psicóloga, Martha Lucia Gómez G., PhD. experta en violencia durante la adolescencia, “Es importante empezar a cambiar la idea entre niños y adolescentes que, para sentirse importantes y valiosos, no necesitan estar por encima de los demás, ni  agredir o dañar a otros”, explica Gómez.

Para los expertos en el tema el bullying comienza entre muchas otras razones, con agresiones leves, como burlas o chistes de mal gusto, que a veces los niños ven hacer a sus padres en el día a día y luego, lo replican en sus contextos escolares.

Por ejemplo, si un niño es testigo de cómo su padre se mofa de un vecino o de una persona en la calle y hace comentarios ofensivos o burlescos, puede asumir que esta es una conducta correcta y la terminará imitándola con sus pares.

En otros casos, puede ocurrir que el niño lo haga sin haber tenido el ejemplo de un adulto pero sus padres y cuidadores no le prestan atención y no corrigen ese comportamiento porque no lo ven inofensivo.

El problema, dice la doctora Gómez, es que esas acciones se van intensificando  “volviéndose más pesadas, hasta que, tarde o temprano, derivan en otro tipo de agresiones más graves, sean físicas, verbales o relacionales hasta que  sus consecuencias implican en muchos casos, daños psicológicos y emocionales en el niño que es afectado por el acoso”, advierte la especialista.

Por ello es tan importante que no solo le des herramientas a tu hijo para afrontar el bullying sino que a la vez, estés atento a la manera en la que trata a otros niños y corrijas a tiempo aquellas conductas que pueden desencadenar en acoso.

La siguiente lista de preguntas te ayudará a identificar si tu pequeño está teniendo actitudes que pueden prender alarmas. Para resolverlas puedes prestar atención a la manera en que se relaciona con  otros niños o preguntar en su colegio con los profesores.

· ¿Tu pequeño molesta o habla mal de un niñopor sus características personales o por su comportamiento, de forma repetitiva y continua?

· ¿Hace bromas ofensivas o le pone apodos a compañeros con la intención de molestarlos?

· ¿Ha agredido físicamente y de forma repetitiva otro niño?

· ¿Le quita, le esconde o le daña las pertenencias a sus hermanitos, vecinos, compañeros de colegio o amigos forma frecuente, para divertirse?

· ¿Has recibido quejas acerca de que ha obligado a algún compañero de su clase a hacer cosas en contra de su voluntad o lo ha amenazado?

Tu hijo también puede estar siendo matoneado: 5 indicios de que tu hijo está siendo víctima del matoneo

¿Qué hacer al respecto?

Si le diste una respuesta afirmativa a una, o más de las anteriores preguntas, te invitamos a seguir las siguientes recomendaciones sugeridas por los especialistas del Nemours Children's Health System

Toma el asunto con seriedad. Asegúrate de que tus hijos comprendan que este tipo de conductas no se pueden tolerar. Debes establecer reglas al respecto. Por ejemplo, si tu pequeño tiene una conducta agresiva en el hogar, con sus hermanos u otras personas, debes explicarle cuáles serán las consecuencias de que lo siga haciendo y cómo debe empezar a cambiar esos comportamientos.

Enseña a tus niños a ser respetuosos y amables con los demás. Tu pequeño debe tener claro por qué está mal poner en ridículo a alguien por diferencias ya sea de raza, religión, apariencia física, sexo, posición económica, etc.). Incúlcales valores como la empatía y la solidaridad por aquellos con los que tenemos diferencias.

Esfuérzate por estar pendiente de la vida social de tu hijo. Busca información sobre los factores que pueden estar influyendo en la conducta de tu hijo en el entorno escolar (o donde sea que ocurra el hostigamiento). Habla con los padres de sus amigos y compañeros y sus maestros. Pregunta si hay otros niños que acosan a los demás, qué tipo de “presiones sociales” tienen los niños en su colegio”, etc. Así podrás identificar factores de riesgo y trabajar sobre ellos de la mano de los psicólogos y orientadores.

Sé un buen ejemplo. Reflexiona cuidadosamente sobre cómo hablas con tus hijos y cómo manejas los conflictos y problemas. Si tú te comportas de manera agresiva hacia tus hijos o frente a ellos, es muy probable que sigan tu ejemplo. En su lugar, señálale los aspectos positivos que hay los demás, en lugar de recalcar los negativos;  enséñale a manejar frustraciones y a resolver situaciones conflictivas de manera pacífica.

También: Padres alertas frente al matoneo