Rompe la barrera digital que te separa de tus hijos

¿Cómo lograr que estos niños, nativos digitales, no se metan en una burbuja y, que por el contrario, lo 'tecno' genere unión familiar? Rompe la barrera digital.

Rompe la barrera digital que te separa de tus hijos
Foto:

 -

Por: Andrés Felipe Cardona
enero 10 de 2017 , 03:22 p.m.

"Es que no se despega de ese aparato", "se la pasa todo el día chateando", "vive metido en ese celular", son expresiones comunes de padres que llegan preocupados a los consultorios de los psicólogos alarmados por el uso constante que sus hijos hacen de los dispositivos tecnológicos. 

Muchos de ellos perciben que el mundo digital avanza a la velocidad de la luz y sienten que se están quedando un paso atrás en el tema además de haber escuchado informes negativos y noticias sobre los peligros que abundan en la red.

Por eso, la respuesta de algunos como mecanismo de defensa se centra en tratar con recelo el asunto y en buscar la manera de alejar a sus pequeños de estas herramientas tecnológicas. Incluso, hay quienes llegan a satanizarlas porque las ven como un problema de la vida moderna que interfiere con la crianza, aísla a sus hijos y pone en riesgo su propia autoridad.

Por eso, para Álvaro Posada Díaz, pediatra puericultor de la Universidad de Antioquia, no es que en este caso estemos hablando de la llamada tecnofobia o una aversión crónica de los padres hacia la tecnología. Para el médico lo que en realidad ocurre es que muchos han desarrollado grandes miedos sobre cómo el uso de las pantallas puede afectar el desarrollo de sus hijos poniéndolos en peligro en determinadas situaciones.

Recomendado ABC del bebé: ¿Los niños nacen con el chip digital?

"Ese temor viene del desconocimiento que tienen sobre el tema, así que lo que no conozco me asusta y lo rechazo. En estos casos lo primero que hay que entender es que la tecnología no es ni buena ni mala, sino que todo depende del uso que le demos y por eso, como padres de familia, debemos fomentar en nuestros hijos su uso seguro, responsable y constructivo", afirma Juan Camilo Díaz Bohórquez, especialista en análisis de medios y cultura mediática y profesor del Instituto de la Familia de la Universidad de La Sabana.

Y es que en una era en la que los niños nacen calificados como nativos digitales y desde muy temprana edad saben qué es Google, mamás y papás están llamados a enfrentar el reto y a ponerse al día en cuestiones tecnológicas para no hacer el papel de 'dinosaurios'.

En ese sentido, los expertos señalan que los padres deben empezar a romper esa barrera que les impide acercarse al mundo digital, es decir, dejar de creer que la tecnología muerde y más bien empezar un proceso de alfabetización en el que incluso, se pueden apoyar en sus propios hijos y generar de paso, un acercamiento a ellos.

De hecho, para los especialistas, puede resultar muy positivo que los niños perciban que sus padres se interesan en ese contexto tecnológico que es tan cotidiano para ellos y que además, noten que se muestran interesados en hablar su mismo idioma.

Así, preguntarle a un niño cómo se juega su videojuego favorito, pedirle que le enseñe a chatear y a enviar emoticones o abrir juntos una cuenta de Facebook, puede repercutir en lazos de confianza mucho más estrechos entre grandes y chicos.

Paralelamente, dicen los especialistas, hay que empezar a formarse sobre cuáles son los pros y los contras de las tecnologías, en identificar las ventajas que les da a los niños así como los riesgos latentes a los que los exponen.

"Cuando sé cómo funciona la tecnología puedo aprovechar al máximo sus beneficios y estoy en capacidad de prevenir los riesgos porque tengo el control sobre esta", explica Díaz Bohorquez quien aconseja a los padres documentarse, informarse y asistir a los espacios de formación que muchas veces ofrecen los colegios, las universidades, las bibliotecas públicas, las alcaldías y los programas diseñados por Ministerio de las TIC en alfabetización digital.

Ahora bien, es innegable que todos los días surgen nuevos avances y que los adultos, muchas veces, por cuestiones de tiempo, responsabilidades y ocupaciones laborales, no pueden estar al tanto de todo y aprendiendo a utilizar cada semana una nueva herramienta.

Todo por aprender: Nacer en la era digital tiene sus ventajas

Lo que sí pueden hacer es aprender a limitar o controlar el acceso de los niños a los dispositivos y a los contenidos, algo que se logra a través del diálogo, la negociación y el establecimiento de reglas de uso claras y coherentes que limiten la cantidad de horas semanales en las que los niños pueden utilizar los aparatos electrónicos.

Así mismo, deben identificar qué prioridad le dan sus hijos a la navegación en la web sobre otras actividades y qué tan balanceadas realmente están siendo sus relaciones virtuales comparadas con lo que establecen en la vida cotidiana.

En este aspecto, la organización sin ánimo de lucro Chicos.net, socia de Save The Children, y que trabaja para impulsar el uso seguro, responsable y significativo de las tecnologías de la Información y las comunicaciones, sostiene que los padres deben trabajar en ser aliados de sus hijos para que la experiencia online sea placentera, segura y enriquecedora, y por ello deben generar en sus hogares entornos de confianza que les permita a los menores pedir ayuda en caso de tener problemas y preguntar ante cualquier circunstancia con la seguridad de que no serán juzgados ni regañados.

"Las niñas y niños necesitan adultos presentes, que los habiliten y los acompañen en experiencias creativas, sanas, desafiantes y sin riesgos -explica Marcela Czarny, directora de la entidad -necesitan padres que sigan siendo padres, aún si no tienen tanta habilidad como ellos para usar el celular, la tableta o el computador", señaló.

¿Prohibir o no prohibir?

Aunque la mayoría de expertos e investigadores señalan que la edad óptima para que los niños tengan sus primeros acercamientos a las pantallas y dispositivos electrónicos ocurre entre los 7 y los 8 años, es una realidad que los pequeños las están usando desde los 24 meses.

Por ello, otro tema que inquieta muchos a los padres es saber qué tanto pueden o deben restringirles el uso de la tecnología a sus hijos. Díaz Bohorquez aboga por tener en cuenta que "los dispositivos y las aplicaciones hacen parte del entorno y la cotidianidad actual de los niños de modo que negar esa realidad definitivamente no es una buena idea", sostiene.

De otro lado, José David Muñoz, psicólogo especialista en Desarrollo Humano y Procesos Afectivos, advierte que tres de cada cuatro padres usan la tecnología como medio de castigo, es decir, prohíben el uso del celular, de la consola de videojuegos y de otros dispositivos electrónicos e impiden el acceso a internet como penalización por mal comportamiento, por tener malas notas, o por algún otro tipo de mala conducta.

Esta práctica es descrita por el experto como "exactamente aquello que no se debe hacer pues pone a las herramientas tecnológicas en el centro de la vida y les da una importancia enorme en la cotidianidad del menor donde el uso mismo es un fin que lo obsesiona", explica Muñoz.