articulo patrocinado
Logo Nestum

El hierro, clave para el desarrollo cerebral

Muchas veces es necesario darles a los niños un suplemento de este mineral.

Mmaá y niña alimentos

.

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
marzo 22 de 2018 , 04:16 p.m.

El hierro es fundamental para el desarrollo cerebral de los niños. Si el cuerpo no tiene suficiente, los tejidos y los órganos no pueden recibir la cantidad de oxígeno que requieren y esto puede afectar el desarrollo cognitivo, el desarrollo motor y el desarrollo del sistema nervioso central.

Los 5 primeros años de vida son fundamentales en la formación del cerebro, es durante esta etapa cuando es más importante suministrarle al pequeño todas las herramientas que le permitirán un buen desarrollo cerebral, para ello es fundamental cuidar que los niños consuman la cantidad de hierro necesaria. Como afirma Martha Beltrán, jefe de urgencias y coordinadora de pediatría de Clínica La Colina de Bogotá, “el hierro es definitivo en el desarrollo de las conexiones cerebrales”.

El bebé que no es prematuro y que ha nacido de una madre bien alimentada y nutrida durante el embarazo, que no ha tenido deficiencia de hierro en la gestación, será un bebé que llegue al mundo con unas buenas reservas de hierro para enfrentar sus primeros meses de vida.

Si, además, durante los primeros seis meses de vida, es alimentado exclusivamente con leche materna como lo recomienda al Organización Mundial de la Salud, OMS, el bebé recibe de la leche materna la cantidad de hierro que su cuerpo y su cerebro necesitan.

Sin embargo, a partir de los 6 meses de vida, cuando ya empieza la alimentación complementaria del pequeño, puede suceder que el bebé no reciba la cantidad de hierro que necesita y puede incluso llegar a presentar anemia por falta de hierro hacia los 9 meses. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados, la falta de hierro afecta con mayor frecuencia a los bebés entre los 9 y los 24 meses de edad.

Para evitar que esto suceda, es muy importante que al introducir nuevos alimentos en la dieta del bebé, se incluyan prioritariamente aquellos que son fuente de hierro como las carnes de res, pollo y pavo. El hierro de la proteína animal se absorbe mucho más fácil que el hierro de alimentos como las lentejas o los fríjoles.


Lo grave de la deficiencia de hierro no es solo que puede producir anemia sino que afecta el desarrollo cognitivo de los niños. De acuerdo con la pediatra Beltrán, varios estudios han demostrado que tener anemia durante los primeros 5 años de vida afecta el desarrollo cerebral de los niños y un niño al que le ha faltado hierro durante sus primeros años, puede tener problemas de aprendizaje a lo largo de su vida. “Un bajo nivel de hierro puede causar disminución del período de atención, reducción de la lucidez mental y problemas de aprendizaje en los niños”, explica la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Las necesidades

Durante cada etapa de crecimiento, el cuerpo necesita diferentes cantidades de este mineral. Nemours, sistema de salud pediátrico de Estados Unidos, sin ánimo de lucro y dedicado a mejorar la salud de los niños, informa que los lactantes de 7 a 12 meses de edad necesitan 11 mg de hierro al día. Los niños de entre 1 y 3 años necesitan 7 mg de hierro al día y los niños entre 4 y 8 años, necesitan 10 miligramos de hierro al día.

Durante los primeros dos años de vida, cuando se presentan la mayor cantidad de casos con deficiencia de hierro en niños, es fundamental controlar que esta no se presente pues es justamente durante estos 24 meses cuando el cerebro pasa por muchos cambios acelerados y definitivos que lo hacen más vulnerable.

Para evitar que esto suceda se debe controlar la alimentación. También son muchos los casos en los que los pediatras recomiendan darles hierro a los niños y es importante que los padres nunca lo hagan por cuenta propia, siempre deben consultar con el especialista porque existen formas de suministrarlo y cantidades específicas según la edad.

Muchos alimentos de consumo diario para niños y bebés, contienen hierro adicional para mejorar la nutrición de los pequeños. Consulte con su pediatra qué tan necesarios y oportunos son para sus hijos. La doctora Beltrán, por ejemplo, es partidaria de suplementar a los pequeños y respalda los alimentos que contienen micronutrientes adicionales como el hierro.