Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

    Patrocinado por:

    Los niños deben usar zapatos adecuados para su edad

    Los niños deben usar zapatos adecuados para su edad
    Por: Karen Johana Sánchez
    Lunes, 13 Junio 2011 - 10:43am

    Soportar el pie y protegerlo son las funciones del calzado

    0

    Comentarios

    Comparte este artículo

    En el neonato no existe el arco plantal, pues su órgano está formado simplemente por cartílagos, ligamentos y tejidos grasos. “Para aprender a caminar, hacia los 12 y 14 meses, tiene que pasar por un proceso anterior donde se pone de pie y da sus primeros pasitos. Este estímulo va haciendo que los músculos del pie se fortalezcan y se desarrollen los movimientos de dorsiflexión o plantiflexión, fundamentales en la marcha”, explica la médica fisiatra Astrid Fajardo, doctora de la Fundación Cardioinfantil y miembro de Sociedad Colombiana de Medicina Física y Rehabilitación y la Sociedad Española de Rehabilitación.


    Asimismo, sus huesos crecen, los ligamentos se van fortaleciendo y se va conformando el pie como el de un adulto para llegar hacia los 3 o 4 años de edad y formar el arco plantal.


    Un zapato para cada niño
    En términos  generales, “el calzado en el bebé no tiene mucha importancia. El calzado solo tiene un efecto protector de agresiones en los dedos y en general en los pies”, señala la médica fisiatra Doris Valencia, especialista en medicina física y rehabilitación, asociada de la Universidad Nacional de Colombia y Fundación Hospital La Misericordia.


    Por eso, antes de los 6 meses, solo deben usar aquellos confeccionados en tela con el propósito de protegerlos del frío y de lesiones. Y, al caminar, deben ser más resistentes, con suela antideslizante.


    “Mientras que el niño esté en casa —agrega la doctora Valencia—, lo ideal es que no use zapatos, para que permita el movimiento de los músculos del pie, que ayudarán a adecuar los diferentes posicionamientos de las articulaciones y los músculos, la formación de las bóvedas plantares, que impedirán el pie plano”.


    Según Diana Arévalo, representante de Zapaticos Migues, “en los pequeños, el zapato suave permite que los niños desarrollen su sistema de propiocepción porque sienten toda la superficie por donde caminan, como si estuvieran descalzos.


    Durante los 5 primeros años de vida, el calzado debe tener una elevación en la parte posterior y en el arco interno del pie, y un contrafuerte interno, señala el ortopedista infantil Iván Múnera Posada, especialista en pie y tobillo de la Clínica Palermo y la Clínica Reina Sofía.


    Después de esta etapa, la altura de la parte posterior del zapato no va a tener tanta importancia porque el pie del niño tiene más formación en su postura, y se pueden elegir zapatos más comunes, agrega el especialista.


    Se aconseja que sean redondos en la punta, que tengan un apoyo en la parte del arco interno, y lo ideal es que estén elaborados en cuero o tela. Se deben evitar las suelas duras y los tamaños muy grande o muy pequeños.


    Para lucir
    Botas, tenis, sandalias y mocasines son lo que más usan los pequeños, dice Diana Arévalo. Las primeras — afirma— son las más adecuadas y atractivas para cuando los niños empiezan a caminar. Son de cuero y suela de carnaza antideslizante.


    Hoy por hoy, enfatiza Alejandro Casañas, encargado del desarrollo de producto de Bosi Bambino, también se han desarrollado varios sintéticos adecuados para la línea infantil (niños entre 1 y 5 años).


    En cuanto a la moda, asegura que generalmente se impone la tendencia del adulto. Por ejemplo, las botas en las mujeres son muy comunes, hábito que también se adopta en las pequeñas. Las baletas tampoco pueden faltar en el armario; al punto de que ya existen varias referencias  en la moda infantil.


    ¿Y las anormalidades?
    La médica fisiatra Doris Valencia, especialista en medicina física y rehabilitación, asociada de la Universidad Nacional de Colombia y Fundación Hospital La Misericordia, afirma que está completamente desvirtuado el paradigma de que el zapato se utiliza para corregir anormalidades, como el pie plano.“Nunca el zapato es para manejar anormalidades del pie ni tiene por qué producir lesiones; en el momento en que se evalúen alteraciones en la posición de músculos o articulaciones tendrá que haber una evaluación de un medico fisiatra y adecuar aditamentos con características específicas en materiales que producirán correcciones, según lo evaluado por el medico”, explica.


     

    Comparte este artículo
    tagsTags de artículo

    Herramientas

    Te permitirá saber cuál es el jardín ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir el establecimiento.
    Te permitirá saber cuál es la niñera ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir una cuidadora.
    Hemos diseñado una serie de manualidades imprimibles en PDF para que tu hijo empiece a adquirir habilidades motrices y, a la vez, se divierta. Cubos armables, modelos para colorear y recortar son algunas opciones.

    Publicidad