Síguenos en:

Peinados creativos para poner a sus hijos a la moda

Consejos prácticos para cuidarles el pelo

Peinados creativos para poner a sus hijos a la moda
Por: Karen Johana Sánchez
28 de Junio de 2011
Comparte este artículo

El pelo es un accesorio natural. Cuando está sano, se ve sedoso y brillante. Su apariencia depende básicamente de su cuidado y, aunque en cualquier momento de la vida, este puede rehabilitarse, lo ideal es que luzca saludable desde que el bebé nace. Por eso, es importante conocer cómo se desarrolla y cuáles deben ser sus cuidados.

El lanugo es el pelo que cubre al feto; es inmaduro, fino y suave y generalmente se cae dentro del útero a los siete u ocho meses, explica  Mariela Tavera Zafra, dermatóloga pediatra, expresidenta de la Asociación Colombiana de Dermatología Pediátrica. Después, aparece el vello, un tipo de pelo aún fino que se observa más en cara y antebrazos y que irá aumentando en diámetro, grosor y pigmentación. Finalmente, aparece el pelo terminal o maduro en sitios como el cuero cabelludo, cejas y pestañas.

Cerca del quinto mes y en las siguientes diez semanas de desarrollo,  los folículos inician una fase de crecimiento y de caída en forma cíclica. Seis semanas antes del nacimiento, el pelo de la región frontal y parietal crecen y los de la región occipital, se caen.

Sobre el cuidado
Después de nacer, parte del pelo del niño crece, mientras otro se cae.  Y desde el primer momento, hay que saber cuidarlo y peinarlo. “Se debe lavar a diario, ya que los bebés nacen con influjo hormonal de la madre y generan un aumento en la producción de grasa en el cuero cabelludo; en ocasiones, con olor poco agradable”, señala la dermatóloga.

Para ello, se aconseja usar productos especializados en el cuidado infantil. Ideal que no contengan ingredientes que causen alergias o los sustitutos del jabón.

Para la etapas preescolar y escolar también es indispensable asearlo diariamente, ya que los niños están en constante movimiento, sudan permanentemente y juegan en espacios como areneras y pisos, y están expuestos a muchos microorganismos.

En cuanto al corte, no existe una edad establecida para hacerlo. Esto depende de la cantidad de pelo del bebé y de la regularidad de su crecimiento. Cabe anotar que solo hacia el segundo  y cuarto mes de edad, todo el cabello del bebé entra a una fase de caída.

En estos casos, añade la especialista, muchas madres prefieren hacer cortes pequeños para emparejar y arreglar la disposición del pelo que, en ocasiones, puede ser ‘rebelde’. O algunas optan por raparlos.

A la moda
Ahora los niños se pueden convertir en ‘punkeros’ y, las niñas, en hermosas princesas gracias a  sus peinados. La selección del look depende del tipo de cabello del pequeño y de los gustos de los padres.

En las niñas, después de que tengan el cabello con una medida de, al menos, un centímetro y medio de largo, se puede trabajar cualquier peinado, señala Martha González, estilista infantil de Norberto Peluquería.

Están de moda los peinados con bucles, ondulados tupidos o en forma de espiral.

En las bebés, se usan accesorios como flores pequeñas y diademas en cauchos. Las más grandes pueden lucir trenzas que forman figuras en la cabeza, adornadas con cintas de colores; también colas básicas con hebillas o ganchos.

Algunos elementos que ayudan a adornar el pelo son la escarcha, el spray de color y siliconas y espumas para dar forma.

No existe una edad establecida en la que se permita colocar adornos en el cabello, pero la dermatóloga  pediatra dice que, por seguridad y comodidad, no se deben usar a tan temprana edad, ya que pueden ocasionar daño en el cuero cabelludo por presión del elemento o por tracción del cabello, o un accidente al ingerir elementos como hebillas o ganchos.

En los niños está de moda el ‘pelo parado’, como la cresta o el estilo punk, afirma Jaír Núñez, estilista de Norbeto Peluquería.

No obstante, muchos padres también optan por el peinado clásico. Y, cuando es largo, existe una tendencia basada en la apariencia de los jugadores famosos, especialmente argentinos. “Es muy común que quieran imitar los estilos de deportistas como Messi o, si es corto, como Cristiano Ronaldo”, añade Núñez.

También se usan elementos para adornar como spray de colores y ceras para levantar el pelo. El primero es fácil de aplicar, de retirar y no es contaminante para el niño, aclara el estilista.

No a los mitos
Mariela Tavera Zafra, dermatóloga pediatra, expresidenta de la Asociación Colombiana de Dermatología Pediátrica, responde:
¿Es cierto que, si se rapa al bebé, el pelo crece más bonito?
Falso. Cuando las madres deciden rapar a los bebés, lo hacen en los primeros meses de edad, cuando el pelo aún es inmaduro. A la tercera rapada, el cabello ya es natural y tiene mayor diámetro, y le atribuyen esta apariencia al resultado del corte y no a la fisiología del pelo.
¿Los cuidados del pelo desde la infancia influyen para evitar problemas como la calvicie u otras enfermedades?
No realmente. La calvicie de tipo hormonal en los hombres tiene un gran componente genético. Igual sucede con otras enfermedades determinadas por herencia.

Sin exagerar
Tenga en cuenta algunos productos que se deben evitar a la hora de peinar a sus hijos:
• Productos con ingredientes alergénicos, con exceso de perfumes y sustancias irritantes para los ojos.
• Geles, lacas y cremas para peinar. Pueden ocasionar dermatitis de contacto irritativas o alérgicas.
• Tinturas o decolorantes.
• Planchas y cepillado continuos.

imagen
Comparte este artículo
Tags de artículo

Artículos relacionados

El pelo de los bebés

El pelo de los bebés

imagen

0 Comentarios

publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet