articulo patrocinado
Logo Pediasure3

Cómo calcular las porciones de los alimentos para los niños

La cantidad adecuada es importante para lograr una buena nutrición.

Pediasure alimentos
Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
febrero 14 de 2018 , 04:01 p.m.

Como dice la sabiduría popular, a la hora de comer, lo mejor es que ni sobre ni que falte. Sin embargo, no siempre resulta fácil estimar cuál es esa cantidad exacta, y más cuando se trata de alimentar a un niño adecuadamente para evitar tanto la desnutrición como el sobrepeso.

Esta medición resulta a veces más difícil también porque muchas dietas o indicaciones sobre las porciones adecuadas vienen dadas en gramos, y lo cierto es que pesar y medir cada uno de los alimentos que alguien se va a comer durante el día es poco práctico, sobre todo cuando existen formas más rápidas y cómodas para establecer las cantidades que deben comer los niños.

Como primera medida, es importante entender que los pequeños, al igual que los adultos, requieren comidas balanceadas y este equilibro se logra con la combinación adecuada de todos los tipos de alimentos. Para ello, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) creó ‘Mi plato’, una guía nutricional fácil de seguir.

De acuerdo con esta guía, el plato debe estar dividido en 4 partes: verduras, frutas, cereales y proteínas, de tal manera que las dos primeras correspondan a la mitad del plato (un poco más grande la parte de las verduras) y las otras dos ocupen la otra mitad del plato (un poco mayor la de los cereales).

‘Mi plato’ es una guía para que los padres aprendan a planear las comidas de sus hijos de tal manera que sean balanceadas y nutritivas. El objetivo es que a lo largo del día, la mitad de lo que coma un niño corresponda a frutas y verduras y la otra mitad a cereales y proteínas.

Claramente el desayuno no será un buen momento para darle verduras a un hijo, pero sí una buena fruta, cuya porción equivalga a un cuarto del plato. Si se sirve un plato de pasta o una sopa de papa de vez en cuando no habrá problema, pero el objetivo es mantener ese equilibrio. Es importante tener en cuenta que a la hora de servirle a los niños, utilices uno adecuado para ellos y no las mismas cantidades que das a un adulto.

Existe otra forma fácil de medir de las porciones para los niños y es estimarlas según el tamaño de la mano y del puño del menor. Diana Milena Rojas, nutricionista dietista y directora de Nutryfit, explica: una porción de proteína equivale a la palma de la mano del niño, la porción adecuada de harinas y granos es del tamaño de la mano empuñada, y para las verduras, el ideal es servir una porción que equivalga a dos puñados de la mano.

Si el niño es reacio a las verduras, se puede empezar con un puñado e ir agregando poco a poco más verduras. Cuando se trata de las frutas, una porción también equivale al puño de la mano. A medida que el niño crece, las porciones de los alimentos también aumentarán con el correspondiente tamaño de la mano del pequeño.

Rojas explica que muchas madres consideran que sus hijos no comen porque les calculan las porciones con las manos de un adulto o les sirven en los mismos platos donde comen los mayores. El apetito de un pequeño se debe estimar de acuerdo con las opciones indicadas para él y no en comparación con las porciones de los adultos.

En caso que un niño requiera una alimentación especial y deba suprimir algún tipo de alimento, siempre lo primero que deben hacer los padres es consultar su caso con el médico para que este les indique las porciones adecuadas que debe comer el pequeño de los demás tipos de alimentos.