En deuda con la salud de la infancia y la adolescencia

Columnista invitado.

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
enero 31 de 2012 , 05:19 p.m.

El país tiene una vieja deuda con la calidad y oportunidad de la atención en salud para niños, niñas y adolescentes. La reforma del sistema de salud del año 93 (Ley 100) pensó más en la administración y en el manejo de dineros que en las personas y sus problemas de salud. En el caso de los menores de 18 años, estableció algunas oportunidades limitadas para los menores de 1 año y se olvidó del resto.
Con la reforma reciente del sistema (Ley 1438 del 2011) parecía que las cosas iban a cambiar, pues se estableció que a los menores de 18 años se les iba a dar una atención diferenciada que garantizara “la efectiva prevención, detección temprana y tratamiento adecuado de enfermedades de los niños, niñas y adolescentes”. Esta debía ser reglamentada por la Comisión de Regulación en Salud (Cres) en diciembre del 2011, pero esta no ha expedido ninguna reglamentación sobre el tema. En su lugar, produjo mínimos cambios en el POS dirigido a esta población, que no mejoran el problema de calidad y oportunidad de las acciones de promoción y prevención, consulta externa, urgencias, hospitalización y rehabilitación de menores de 18 años.
En su momento, la Sociedad Colombiana de Pediatría hizo llegar a Cres y al Ministerio de Salud unas propuestas concretas sobre el tema, las cuales, al parecer, no fueron consideradas. Y recientemente se han hecho llegar varios derechos de petición relacionados con el tema.
Esperamos que en esta oportunidad no se le haga de nuevo ‘conejo’ al derecho al disfrute del máximo nivel posible de salud de niños, niñas y adolescentes y se cumpla lo estipulado en la Ley 1438.
La prosperidad de un país, agenda central del Gobierno Nacional, se sustenta en el crecimiento y desarrollo saludable de sus nuevas generaciones. Llega a la dirección del Ministerio una de las principales impulsoras del Código de la Infancia y la Adolescencia; esperamos que con su liderazgo la atención especial sea reglamentada y aplicada con prontitud y eficiencia.
Proponemos una discusión ágil y amplia con todos los interesados para que se defina cuál va a ser el ‘sistema integral de salud para la infancia y la adolescencia’ que está estipulado en el Código. La Sociedad Colombiana de Pediatría tiene la voluntad y las propuestas para contribuir a que se pague esta deuda con la salud de las nuevas generaciones; corresponde al Ministerio de Salud convocar y lograr los resultados.