Niños están sufriendo de anorexia desde los siete años

Causas y qué hacer si el trastorno se presenta en un niño.

Foto:

 -

Por: Tatiana Quinchanegua
enero 05 de 2012 , 10:35 a.m.

Para muchos, pensar que un niño de 7 años desarrolle anorexia sería algo descabellado. Sin embargo, para las doctoras Juanita Gempeler y Maritza Rodríguez, directoras de Equilibrio, programa especializado en el diagnóstico y tratamiento integral de los trastornos de la conducta alimentaria, no lo es tanto, ya que anualmente atienden un promedio de cinco a seis niños de corta edad que acuden a consulta por anorexia.
“Hasta hace algunos años se presentaba a partir de los 12, pero ahora a los 7 años”, dice Gempeler. Esta anorexia se conoce como prepuberal, es decir, antes de la pubertad, y se caracteriza por el rechazo voluntario a alcanzar o a mantener un peso normal acorde a su edad, talla y peso.
Un estudio realizado entre 1997 y el 2007 demostró que de 102 pacientes adultos con anorexia nerviosa, siete reportaron la enfermedad, cinco mujeres y dos hombres, desde los 7 a los 12 años.
Rafael Vásquez, psiquiatra de niños y adolescentes de la Universidad Nacional, asegura que, por ejemplo, en el Hospital de la Misericordia se atiende aproximadamente un niño al mes (no siempre) por esta causa. “La anorexia no es una epidemia como la obesidad o el sedentarismo. Sin embargo, en caso de presentarse, los padres pueden denotarlo en su hijo cuando baja de peso excesivamente, las uñas y la piel pierden calidad y su hijo no come o esconde la comida”.
También pueden percibirlo cuando sus hijos restringen alimentos de manera progresiva y disminuyen las raciones. En algunos casos, el menor se autoinduce el vómito o hace ejercicio de manera excesiva, incluso estando por debajo del peso normal.
“El problema es que en las pacientes prepuberales se retrasa la aparición de la menarquia (primera menstruación). En ambos sexos se afecta severamente el proceso de crecimiento y desarrollo normal. Además, la malnutrición afecta todos los tejidos y órganos, lo que desencadena alteraciones cardiovasculares, deshidratación e hipotermia y se compromete el buen funcionamiento del organismo, entre otros”, afirma Gempeler.
Martha Suescún, directora de la Fundación Libérate, máster en prevención y tratamiento de conductas adictivas de la Universidad de Valencia, afirma que la anorexia infantil suele detectarse en un estado avanzado, cuando el niño ya ha perdido bastante peso. Los padres llevan a sus hijos a consulta pediátrica y de allí los remiten al psicólogo. Al bajo peso es importante asociar cambios en el comportamiento del niño: se aísla, se vuelve agresivo y tiene dificultad para relacionarse.

Causas que explican la anorexia
No existe una sola causa, sino la mezcla de factores:
Biológicos: “No existen estudios que demuestren que un gen predisponga la presencia de anorexia, pero sí la combinación de varios”, afirma Maritza Rodríguez. Es decir, madre e hija podrían desarrollar la patología. Además, para la doctora Nancy Becerra, directora de la Fundación La luz, algunos factores, entre ellos genéticos, se relacionan con el funcionamiento anormal de sustancias cerebrales (serotonina, opioides endógenos) que regulan las conductas de hambre y saciedad, entre otras.
Psicológicas: Son niños obsesivos, que no descansan hasta lograr la meta. Han tenido vivencias traumáticas como abuso físico o sexual durante la infancia o adolescencia temprana; quizás en algún momento sufrieron burlas, críticas o comparaciones descalificadoras acerca de la apariencia corporal. También pueden haber vivido experiencias traumáticas como amenazas, secuestro, atracos u homicidios.
Ambientales: Influencias culturales que muestran un estereotipo del cuerpo perfecto.

¿Qué hacer?
Se siguen tres líneas para la curación:
1. Tratamiento para la malnutrición.
2 Psicoterapia individual o de grupo.
3. Reeducación del paciente y de su entorno.
No existe un tratamiento farmacológico eficaz para la anorexia nerviosa.