Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Póngale atención a los pies de sus hijos

niño con pie plano
Por: Efe
Viernes, 8 Febrero 2013 - 4:10pm

El pie plano y otras consideraciones

1

Comentario

Comparte este artículo

Foto tomada de Fotolia

Algunas de las deformidades en los pies de los niños se pueden apreciar desde el nacimiento pero otras se dan durante el crecimiento del pequeño. Entre las primeras, las más frecuentes son el metatarso aducto, el pie talo valgo y el pie zambo, señala Gaspar González, especialista en traumatología y ortopedia pediátrica.

"El metatarso aducto consiste en que la mitad anterior del pie está torcida hacia adentro, mientras que el pie talo valgo se encuentra casi pegado a la cara anterior de la pierna y está dirigido hacia fuera. Los niños con pie zambo, sin embargo, tienen todo el pie orientado hacia adentro", aclara el doctor González.

El facultativo explica que tanto el metatarso aducto como el pie talo valgo son deformidades “de origen postural que se deben al ‘empaquetado’ compacto del feto en las últimas semanas del embarazo”. Ambas, en la mayor parte de los casos, se resuelven espontáneamente durante las primeras semanas de vida.

El pie zambo, por su parte, es una deformidad con mayor rigidez. El especialista señala que esta alteración precisa un tratamiento que consiste en “manipulaciones e inmovilizaciones con yeso seriadas y una mínima participación quirúrgica”.

Por otro lado, entre las deformidades que se ven a lo largo del desarrollo del niño se destacan el pie plano y el pie cabo, asegura el experto. El pie plano se define por la ausencia de puente y por una huella plantar aumentada. Se trata de una condición normal en los niños menores de cinco años, que se corrige espontáneamente durante el crecimiento.

Sin embargo, “aproximadamente un 15% de la población no sigue esta evolución y presenta un pie plano persistente”, precisa el doctor González.

El especialista explica que, entre estos casos, deben identificarse los llamados pies planos patológicos, que se caracterizan por "presentar algún tipo de limitación en la movilidad y que se manifiestan a partir de los ocho o diez años con dolor".

La también especialista Esther Díaz afirma que una de las deformidades podológicas que con más frecuencia se ven en las consultas es el pie plano valgo dinámico. La doctora señala que este tipo de pies planos "son frecuentes en la edad infantil debido a la hiperlaxitud, es decir, a una flexibilidad mayor de lo normal en articulaciones, músculos, tendones y cartílagos".

Hiperlaxitud, entre los 4 y los 8 años

La especialista apunta que la mayoría de los niños de entre cuatro y ocho años tiene hiperlaxitud y afirma que con frecuencia dicha hiperlaxitud fisiológica produce “un aplanamiento de la bóveda plantar del pie”.

El pie cabo es otra de las deformidades que pueden apreciarse a lo largo del desarrollo del niño. Los pequeños con esta afección tienen un arco excesivo y una huella reducida.

El doctor González advierte de que en los casos con deformidad progresiva o con dolor "debe descartarse una patología neurológica subyacente". Además, el facultativo asegura que no existe ningún tratamiento no quirúrgico que corrija el pie cabo.

El experto recalca que la mayoría de los pies planos desaparecen a lo largo del crecimiento y las deformidades posturales congénitas como el metatarso aducto y el pie talo valgo también suelen corregirse por sí solas.

Sin embargo, en lo referente a las deformidades de los pies en la infancia, hay dos aspectos que hacen necesario el tratamiento quirúrgico. "Uno de ellos es la presencia de rigidez o movilidad limitada, que suele producir dolor y afectar a la realización de las actividades físicas normales. La otra condición que requiere cirugía es la progresión de la deformidad a lo largo del tiempo”, detalla el médico.

Además, el doctor aclara que ni las plantillas ni el calzado ortopédico tienen capacidad correctora sobre las deformidades descritas. “Pueden ser útiles en determinados casos para disminuir el dolor asociado a un apoyo anómalo, pero no deben usarse con el objetivo de corregir la deformidad”, apunta.

Hay que ponerle atención a los zapatos

Seguir las recomendaciones de los especialistas es igualmente necesario a la hora de comprar zapatos para los benjamines de la casa. En este sentido, el doctor César Galo García Fontecha, en su web “traumatologiainfantil.com” señala que la longitud del calzado de los niños debe ser aproximadamente un centímetro mayor que el pie. “Si es menor, apretará los dedos, especialmente por la tarde, y si es superior, provocará cansancio al caminar”, asegura.

Otro de sus consejos es adquirir zapatos confeccionados con materiales transpirables. De esta manera, se evitará la sudoración excesiva y la aparición de dolencias cutáneas como las infecciones por hongos.

En el terreno del calzado, el doctor González afirma que para el primer año de marcha lo más recomendable son las botas cortas, pues proporcionan calidez y protección.

Más tarde, tanto el calzado deportivo actual como los zapatos convencionales resultan suficientes para proteger el pie y para mantener una movilidad adecuada. No obstante, “debe rechazarse el calzado excesivamente rígido o demasiado blando”, detalla y añade que hay que comprar zapatos que sean lo suficientemente anchos.

Por otra parte, González destaca que no se debe impedir que los niños caminen descalzos si la superficie sobre la que lo hacen es segura.

tagsTags de artículo

Comentarios (1)

1
agb257014
Hace 1 año
que buen articulo

Herramientas

Te permitirá saber cuál es el jardín ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir el establecimiento.
Te permitirá saber cuál es la niñera ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir una cuidadora.
Hemos diseñado una serie de manualidades imprimibles en PDF para que tu hijo empiece a adquirir habilidades motrices y, a la vez, se divierta. Cubos armables, modelos para colorear y recortar son algunas opciones.

Publicidad