Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

    Patrocinado por:

    ¿Qué hacer cuando su niño come papel o tierra?

    Comidas raras
    Por: Karen Johana Sánchez
    Jueves, 21 Febrero 2013 - 10:52am

    La ingesta de alimentos no comestibles debe ser tratada a tiempo.

    0

    Comentarios

    Comparte este artículo

    Mientras el bebé gatea o camina, encuentra cosas a su alrededor que le parecen llamativas y hasta provocativas, como tierra, plastilina o papel. Mientras el pequeño esté viviendo su etapa oral, no hay problema si se presenta este comportamiento, pero cuando la conducta es repetitiva y se realiza después del año y medio de edad, hay que tener cuidado.

    Estas conductas, que llevan a la ingestión de sustancias o elementos no comestibles, se llaman picas. Incluyen tierra, barro, pintura, papel, tiza, madera, plastilina, pared, arena, etc. No solo se presentan en niños, sino que pueden aparecer a cualquier edad. Sin embargo, en ellos es más frecuente, explica la pediatra Bertha Patricia Calderón, miembro de la Sociedad Colombiana de Pediatría.

    Para la nutricionista Clara Rojas, este es un trastorno alimentario que no es frecuente pero que, si se detecta, debe ser tratado a tiempo.

    Las causas son múltiples y algunas de ellas aún son discutidas. Estas son:

    Nutricionales: las picas se han relacionado con deficiencias de algunos oligoelementos –sustancias químicas que se encuentran en el cuerpo en pequeñas cantidades–como el hierro, el zinc, el magnesio, entre otros. Al respecto, la doctora Calderón comenta que esto tiene algo de cierto; sin embargo, también indica que este extraño consumo de elementos “puede inhibir la absorción de algunos nutrientes. Entonces, ¿qué es lo que causa la conducta?: ¿la falta de hierro o la inhibición que me está produciendo la conducta?”.

    La nutricionista, por su parte, aclara que no se ha comprobado que la causa sea por deficiencias. Es una enfermedad que puede llegar a ser severa, pero no son muy frecuentes los capítulos descritos al respecto en el manejo rutinario pediátrico.

    Psicológicas: ingerir alimentos no convencionales puede estar asociado a trastornos del estado de ánimo, ansiedad o situaciones desde el punto de vista vincular. “Son causas de tipo biopsicosocial. Por ejemplo, a nivel familiar, puede estar asociado con maltrato, negligencia, disfunción familiar, problemas de tipo académico”, explica el psiquiatra infantil Christian Muñoz.

    Culturales: en algunas comunidades, la ingesta de tierra o almidón es válida porque hace parte de una tradición.

    ¿QUÉ HACER?

    Si es una situación esporádica, no hay de qué preocuparse. Pero, cuando los padres ven que este comportamiento es repetitivo y, además, no coincide con la etapa de desarrollo o la edad del niño, es necesario llevarlo a una valoración médica, donde se descarten enfermedades secundarias.

    A nivel familiar, dice el psiquiatra Muñoz, la sensación es que esta situación tiene que ver con problemas nutricionales y, a veces, va más allá. Por eso, es importante evaluar que no haya causas de orden biológico, descartar las de orden emocional, indagar sobre el desempeño a nivel académico, familiar y social y, si encuentra algún tipo de síntoma, hacerle seguimiento.

    A veces, al indagar “se encuentra que en la familia hay algún síntoma adicional, como que es retraído, aislado, tiene bajo rendimiento académico, dificultades en su proceso de socialización con otros niños. Esos pueden ser son síntomas de alarma del trastorno de conducta alimentario”, añade el especialista.

    En ese caso, deben ser remitidos a profesionales en salud mental para identificar los factores de estrés psicosocial. La doctora Rojas dice que esta situación necesita de un tratamiento integral. En cuanto al área nutricional, señala que es importante hacer un proceso de acompañamiento y fomento de rutinas con el objetivo de llevar al pequeño a una alimentación normal.

    “Es un tratamiento más de terapia conductual; es decir, cambio de conductas. Algunos niños necesitarán de otros especialistas e, incluso, medicación”, dice la pediatraBertha Calderón.

    A TIEMPO...

    La pediatra Bertha Calderón y la nutricionista Clara Rojas señalan algunas consecuencias que pueden ocasionar las picas o la ingesta de elementos no comestibles:

    • El problema nutricional radicaría en el efecto tóxico que puede tener lo que se consuma. Los pequeños podrían presentar diarrea, vómito, dolor de cabeza.

    • Algunos niños pueden llegar a sustituir la comida. A largo plazo, se puede generar desnutrición o déficit de oligoelementos.

    • Existe la posibilidad de padecer infecciones con parásitos.

    • Alteraciones en los dientes y complicaciones gastrointestinales.

    • En casos extremos, obstrucción intestinal.

    • Desnutrición o déficit de oligoelementos.

     

     

     

     

     

     

     

     

    Comparte este artículo
    tagsTags de artículo

    Herramientas

    Te permitirá saber cuál es el jardín ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir el establecimiento.
    Te permitirá saber cuál es la niñera ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir una cuidadora.
    Hemos diseñado una serie de manualidades imprimibles en PDF para que tu hijo empiece a adquirir habilidades motrices y, a la vez, se divierta. Cubos armables, modelos para colorear y recortar son algunas opciones.

    Publicidad