Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Ocho motivos por los cuales los bebés lloran

Ocho motivos por los cuales los bebés lloran
Martes, 28 Noviembre 2006 - 5:04pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

Conocer a su hijo le hará comprender mejor sus actitudes. Y más cuando el pequeño no habla y solo se comunica con sus gestos y con el llanto.

Sollozos que muchas veces son insoportables hasta para la mamá. Así que empiezan las preguntas: ¿cómo lo calmo? ¿Tendrá hambre? O como dirían las abuelas: “eso es que está mojado”.

La pediatra Patricia Contreras explica que existen otras razones por las que los bebés lloran, entre ellas, por el estrés de la mamá.

Cansancio excesivo: los niños, como los adultos, se cansan del intenso ruido y de las constantes actividades. Esta fatiga puede ser causada por una sobreestimulación. Como consecuencia, el pequeño no logra conciliar el sueño, llora constantemente y hasta podría vomitar. Por esto, los padres deben realizar una adecuada estimulación con sus hijos, es decir, de acuerdo con la edad de cada uno.

El niño está mojado: al pequeño le produce ardor la orina y las heces que permanecen por mucho tiempo en contacto con su piel. Se debe revisar que el pañal sea del tamaño adecuado y que la cinta adhesiva no esté apretada, porque le puede tallar o picar.

Cólico del lactante menor: no es una enfermedad. Es normal, porque su intestino está terminando de desarrollarse. Aparece cuando el niño tiene más de dos semanas de edad y dura hasta los dos o tres meses de vida. La madre lo puede identificar cuando su hijo recoge las piernas contra su abdomen, llora intensamente entre las cinco de la tarde y las diez de la noche, por más de dos horas, y ocurre todos los días de la semana. Lo que debe hacer la madre es brindarle más leche materna, a cambio de la de fórmula. Realizarle un suave masaje con aceite para niños en sentido de las manecillas del reloj.

Se siente solo: uno de los principales factores en el desarrollo de los niños es la estimulación materna, es decir, el afecto y el cariño de su madre. El que llora por este motivo es un niño que permanece solo en su cama, nadie juega con él, pasa varias horas encerrado en su cuarto y no tiene ninguna interacción. Si el bebé tiene más de cuatro meses, va a querer ver otros elementos móviles, de colores y nuevos para su vista.

Incomodidad por la ropa: el niño también llora porque la ropa le queda estrecha, le aprieta en sus codos, en sus rodillas o en sus tobillos. La madre debe revisar que las costuras y los cordones estén sueltos. Antes de vestirlo, debe revisar la temperatura de su hijo. Si está por debajo de 36,5 grados, debe abrigarlo. Y si está por encima de 37,5 grados, debe vestirlo con ropa fresca.

Está enfermo: el reflujo puede ser una causa de llanto. Es normal y se manifiesta de dos maneras: cuando sueltan ‘cuajaditas’, que es un líquido con leche entrecortada, que se ve en las comisuras de la boca. O cuando constantemente llora e impulsa su cuerpo y su cabeza hacia atrás. Este indicio, que se llama signo de sandifer, indica que ese niño está teniendo irritación en su esófago por el reflujo. Se debe acudir al médico, porque el menor puede empezar a tener otro tipo de complicaciones.

Tiene hambre: cuando la madre aprende a conocer el proceso de alimentación de su hijo, comprenderá que existen otros motivos por los que su pequeño llora. Y aunque el hambre sigue siendo común en ellos, la especialista recomienda a las madres aprender a conocer mejor el lenguaje del cuerpo de su bebé, tranquilizarse frente al llanto y buscar soluciones con cabeza fría, es decir, sin alterarse. Recuerde que su hijo percibe su angustia.

Cuando la mamá es el motivo por el cual lloranLos niños también lloran al ver estresadas a sus madres. La pediatra Patricia Contreras recomienda a las madres:* Tranquilícese, no se preocupe, mejor ocúpese de sus hijos.* Ponga música suave para calmar el ambiente. * Recueste al bebé contra su pecho para que los sonidos del corazón lo calmen.* Identifique el motivo del llanto del pequeño.* Nunca le grite al menor.* Camine y háblele al bebé por unos segundos; esto lo relaja. * Permita que otras personas se hagan cargo de su bebé cuando nada lo consuela; puede ser su esposo.* Un suave masaje en la espalda con aceite desestresa a los recién nacidos.* Dedique tiempo para sus actividades, es fundamental para bajar su ansiedad. * Nunca sacuda a su hijo. Respire profundo y vuelva a comenzar.

Mónica ToroRedactora ABC del bebé.

Herramientas

Te ayudará a llevar el registro de las vacunas que debes aplicarle a tu hijo en cada etapa de crecimiento. Esta herramienta está asociada a la información de los hijos registrados.

Publicidad