Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Ojos, de azul grisáceo o marrón

Ojos, de azul grisáceo o marrón
Martes, 12 Febrero 2008 - 10:16am
0

Comentarios

Comparte este artículo

Muchos padres se preguntan por qué con el tiempo cambia el color de los ojos de los bebés. Aquí les respondemos.

La ansiedad que despierta un bebé en la familia no termina con el parto. Por el contrario, una vez el pequeño ha nacido la novedad y entusiasmo se abren paso en la vida de los padres, y si hay algo que les genera expectativa es ver que el color de los ojos de sus hijos es de un tono claro, entre azul y gris.

Padre y madre comienzan a especular y a preguntarse cuál de sus antepa-sados tenía los ojos claros, y se sienten orgullosos de que su gen haya hecho bingo y sea el responsable de ese tono particular de ojos de su hijo. Pero no hay que emocionarse mucho por esto, pues, casi siempre, con el tiempo ese color cambiará y derivará en el real, seguramente uno más oscuro.

“En recién nacidos, el iris, que es la parte de color de los ojos, es más claro porque aún no se ha acabado de pigmentar, o sea, no se ha depositado en ellos melanina. Adicionalmente, en prematuros, la córnea, que es la parte transparente delante de la zona de color, puede ser ligeramente opaca, lo que da una sensación no real de coloración grisácea del ojo”, explica Felipe Escallón, oftalmólogo pediátrico.

Este pigmento se forma en los primeros meses de vida, por eso es que a medida que crecen se van depositando más capas de pigmento en el iris y los ojos se vuelven más oscuros.

“El color de los ojos depende de la transparencia del estoma del iris y de la cantidad de pigmento que contiene. Por eso, cuando el pigmento es escaso, los ojos son azules; en cambio, cuando es abundante, se aprecian matices verdes o marrones”, comenta la pediatra María Elena Varela.

La edad en la que empiezan a cambiar puede variar. “En la mayoría de los niños, el color definitivo se conforma hacia los seis meses, aunque en algunos bebés puede cambiar hasta el primer cumpleaños –agrega Varela–. Cuando los ojos son oscuros desde los primeros meses, el color es definitivo; sin embargo, cuando son claros pueden persistir o cambiar”.

Algunos padres conservan falsas creencias, como aplicar gotas de té, leche y hasta limón en los ojos del bebé, durante los primeros meses de vida, para preservar el color claro.

Tanto el oftalmólogo Escallón como la pediatra Varela coinciden en que el patrón genético predominante de los ojos no puede ser modificado por nada y aplicar este tipo de sustancias sí puede producir infecciones, quemaduras, cicatrices en la córnea, conjuntivitis e incluso ceguera.

Factores genéticos y raciales

Según el oftalmólogo Felipe Escallón, el grupo étnico es uno de los factores que interviene decisivamente cuando se define el color de los ojos. “Los grupos del norte de Europa tienen ojos claros; en cambio, las poblaciones indígenas, árabes y de negros, los tienen oscuros”, dice Escallón.

La pediatra María Elena Varela agrega que la pigmentación del iris está determinada genéticamente. “Antes de nacer, en su código genético está el color del ojo. Los bebés de raza blanca generalmente nacen con ojos de un color azul-gris. Los bebés de raza negra generalmente nacen con ojos de color marrón-gris.

En niños que tendrán iris de color oscuro a menudo el color de los ojos cambia para cuando el bebé tiene dos meses de edad; en aquellos que tendrán iris de color claro generalmente el color cambia entre los 5 y 6 meses de edad”, concluye Varela.

Aplicar sustancias que no sean prescritas por un médico puede ocasionar lesiones severas en los ojos de los bebés.

Melissa Serrato R.

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo
tagsTags de artículo

Herramientas

Te ayudará a llevar el registro de las vacunas que debes aplicarle a tu hijo en cada etapa de crecimiento. Esta herramienta está asociada a la información de los hijos registrados.

Publicidad