Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Paso a paso sobre cómo ocurre tanto el parto natural como la cesárea

Paso a paso sobre cómo ocurre tanto el parto natural como la cesárea
Viernes, 23 Julio 2010 - 11:35am
0

Comentarios

Comparte este artículo

Es indudable que durante los nueve meses de espera, la madre piensa constantemente en el momento en el que su bebé nacerá y se pondrá en contacto con ella, su padre y el mundo.

AntesLo primero que las mujeres deben saber es que cuando se habla de ‘Conducción de trabajo de parto’, se hace referencia a que ya ha empezado el trabajo de parto y la madre llega a la clínica con algunos centímetros de dilatación; en cambio, cuando se habla de ‘inducción de trabajo de parto’ significa que el bebé no ha nacido espontáneamente, ya pasa de la semana 40 y es necesario inducirlo, mediante medicamentos, para que nazca.

José Joaquín Gómez Castaño, ginecoobstetra y uroginecólogo, explica que cuando una gestante llega a la clínica, se realiza el ingreso por admisiones, donde se hace el trámite administrativo. Posteriormente, se hospitaliza en la unidad de cuidado obstétrico, donde se elabora la historia clínica y se practica un examen físico y ginecológico de ingreso, se toman los signos vitales y se canaliza con líquidos endovenosos para suministrarle los medicamentos necesarios. Igualmente, se inicia la vigilancia con monitoría fetal. Allí permanece hasta antes del parto, donde es llevada a sala de partos.

Luis Alberto Cáceres, ginecólogo endocrinólogo de Asociados en Reproducción Humana, comenta que la mujer debe haber asistido previamente a una consulta preanestésica, porque allí se le informa cómo será el manejo del dolor; es decir, la analgesia peridural, cuyo efecto esencial es que no sienta el dolor de las contracciones uterinas, que continúan normalmente, sin afectar el trabajo de parto ni el bienestar del bebé.

Igualmente, el anestesiólogo revisa los exámenes que se le han practicado a la mujer a lo largo del embarazo para identificar los factores de riesgo y explicarle las posibles complicaciones y, más que nada, cuál será la sensación que va a experimentar, que consiste en que se le ‘duerme’ el cuerpo de la cintura para abajo, incluyendo, por supuesto, las piernas.En ese sentido, Gómez comenta que la analgesia se suministra aproximadamente a la mitad del trabajo de parto; es decir, cuando la mujer tiene unos 5 centímetros de dilatación, aunque aclara: “puede ser antes o después según el dolor de las contracciones. Esto depende de cada paciente”.

También es necesario que la mujer lleve a la clínica una carpeta con todos los exámenes, el carné prenatal y la historia del embarazo; sobre todo, en caso de que el médico que va a atender el parto o la cesárea no sea el mismo que realizó el control prenatal (es el caso de las mujeres que son atendidas por una EPS, donde el médico de turno es quien recibe al bebé y no el ginecoobstetra que hizo el control prenatal.

Por su parte, Cáceres asegura que es necesario que el día del parto las mujeres lleven a la clínica el resultado de un cultivo de flujo vaginal, un examen que se les debe haber practicado aproximadamente desde la semana 35, “porque allí se detecta la bacteria estreptococo betahemolítico, que hace parte de la flora normal de la vagina, pero cuando se aumenta, es posible que haya complicaciones en el momento del nacimiento del bebé, puesto que puede producirle neumonía al pasar por el canal vaginal. En ese caso, hay que suministrarle antibiótico a la madre”. Además, ocurre el rompimiento de fuente, que es precisamente la “ruptura de las membranas amnióticas y la consiguiente salida del líquido amniótico —dice Gómez—. Esta ruptura puede ser antes del inicio de las contracciones y la paciente debe asistir inmediatamente a la clínica o bien durante el trabajo de parto, cuando la paciente ya se encuentra en la clínica. Puede suceder espontáneamente (sola) o ser realizada por el ginecólogo durante el trabajo de parto (amniotomía) para agilizarlo”.

Cuando es el especialista quien lleva a cabo este proceso, lo hace con una pinza especial, que se introduce por la vagina hasta el cuello del útero y rompe la membrana amniótica. “Cuando se rompe la fuente, aumenta la presión intrauterina y las contracciones se hacen más fuertes, porque se liberan prostaglandinas. Además, al salir el líquido amniótico, se encaja la presentación, esto significa que la cabeza del bebé desciende más por el útero”, sostiene Cáceres.

Las mujeres también deben saber que se les practican tactos vaginales cada dos horas precisamente para revisar la dilatación. Sin embargo, Cáceres aclara que si la mujer ha roto fuente, no se hacen cada dos horas, sino preferiblemente cada tres, porque se aumenta el riesgo de infección.

Anteriormente, se utilizaban enemas para evacuar; sin embargo, actualmente esto ya no se usa, sino que la recomendación esencial es que cuando las mujeres están en las últimas semanas de gestación, procuren llevar una dieta liviana. Esto, teniendo en cuenta que una mujer en trabajo de parto no puede ir al baño muy seguido, pues aumentaría el riesgo de infección por contaminación con materia fecal.

Ahora bien, no sobra aclarar que durante el trabajo de parto no deben comer nada, pues en caso de que haya alguna complicación de última hora y sea necesaria una cesárea de urgencia, ella debe tener el estómago vacío.

Es posible que algunas mujeres se pregunten si es necesaria la depilación púbica; pues bien, el doctor Gómez afirma que aunque no es estrictamente necesaria, es mejor que la realicen en casa para no hacerla con una cuchilla en la clínica.

 

DuranteGómez explica que cuando una cesárea es programada, la madre igualmente debe pasar por admisiones para hacer el ingreso a la clínica; luego, se canaliza con líquidos endovenosos y se lleva a la sala de cirugía, donde se realiza el procedimiento, que consiste básicamente en aplicar analgesia peridural o regional y hacer varias incisiones hasta que se llega al útero, donde se encuentra el bebé.Pero, si se debe practicar una cesárea de urgencia por diversas causas y la madre ya había empezado su trabajo de parto, de la sala de partos en la que se encontraba, es llevada a sala de cirugía para la cesárea y el proceso ocurre del mismo modo que el descrito anteriormente.En cambio, un parto natural ocurre cuando la mujer ha alcanzado 10 centímetros de dilatación y el bebé ha descendido suficientemente. En ese momento, presenta un deseo natural de pujar porque la cabeza del bebé está en la vagina, ya no en el útero y esa presión se ejerce tanto sobre la vagina como sobre el recto.

Una vez se encuentra en sala de partos, se retira el monitor fetal, se acomoda en la posición adecuada para el nacimiento del bebé, se le hace una limpieza de genitales con antiséptico y el especialista conduce la respiración de la paciente, para que después de unos 10 o 15 minutos de pujo, que es aproximadamente lo que dura el periodo expulsivo, nazca el bebé. Según Cáceres, en ocasiones se debe recurrir a espátulas para ayudar al bebé a nacer y acortar el periodo expulsivo, pues cuando se prolonga mucho, puede afectar la oxigenación del bebé.

Con respecto a la episiotomía; es decir, el corte que se realiza para ampliar la entrada de la vagina y permitir que el bebé salga con mayor facilidad y se disminuyan las posibilidades de desagarro, Gómez sostiene que es justo en el momento del nacimiento cuando “se evalúa si se necesita o no la episiotomía, pues ya dejó de hacerse de manera rutinaria”.

Al nacer, se lleva a valoración por el pediatra y luego se lo entregan a la madre para que entre en contacto con él y, si es posible, le dé seno materno.

 

DespuésCuando el bebé ha nacido por parto natural, la madre debe permanecer en recuperación una hora, pero, si ha sido por cesárea, lo hará por dos horas. Durante este tiempo, los especialistas se aseguran de que no haya sangrado por falta de tono del útero, que debe empezar a contraerse y a reducir su tamaño, con la ayuda de un medicamento que evita la hemorragia posparto.

La actitudLas guías que brinda el curso psicoprofiláctico con respecto al modo como se debe asumir el parto son muy útiles y para complementarlas, los especialistas brindan otras de carácter esencial:  El doctor Gómez dice: “El pujo debe ser adecuado y se necesita de una máxima colaboración de la madre con el personal de la sala de partos. Nunca hay que gritar”. Por su parte, el doctor Cáceres sostiene: “La ansiedad de la paciente se da precisamente por el dolor, pero si tiene analgesia, todo va a marchar bien”.

Por Melissa Serrato Ramírez

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo

Herramientas

Tool Emergency Card description
Con el día de tu última menstruación, esta herramienta te servirá para obtener datos claves del desarrollo de tu hijo.

Publicidad