Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Prevenga la muerte súbita del bebé

Prevenga la muerte súbita del bebé
Lunes, 4 Diciembre 2006 - 5:54pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

La impotencia que produce encontrar a un bebé sin vida en la cuna puede ser más usual de lo que se cree. El fallecimiento por síndrome de muerte súbita es repentino e inadvertido, se presenta en menores de un año y no tiene una causa aparente durante la autopsia.

Sin embargo, desde 1992 la tasa del síndrome en lactantes disminuyó porque por primera vez se advirtió sobre la conveniencia de que los niños duerman boca arriba, jamás boca abajo porque el menor puede ahogarse, explica el pediatra y neonatólogo Juan Alberto Perna.

 

Algunos factores de riesgos son: las madres adolescentes, mamás sin control prenatal o embarazos múltiples seguidos. También afecta el nivel socioeconómico bajo y el uso de sustancias ilegales o cigarrillo en el ambiente del pequeño. El problema aumenta con las dificultades cardiacas, la neumonía, los prematuros y el bajo peso del bebé.

Causas

En su libro Maternidad y lactancia, de editorial Planeta, la ginecoobstetra Gro Nylander cita algunas características que se repiten en la muerte súbita del infante. Por ejemplo, en una madrugada las oleadas de frío, los inviernos crudos, el descuido en un fin de semana, con una cobija que dificulte el acceso libre del oxígeno o simplemente que esté un poco enfermo y sufra una recaída.

 

La mayoría de los bebés se ahogan porque su esófago y pulmón están conectados; por lo tanto, la leche puede llegar al pulmón y sufren un colapso respiratorio. Otra razón, son los niños con neumonía o infecciones respiratorias, quienes se asfixian con el moco porque no tienen el mecanismo de tos desarrollado, comenta el pediatra y neonatólogo Perna.

 

Los prematuros pueden dejar de respirar por 20 segundos y a esto se le suma la baja frecuencia cardiaca; por lo tanto, se puede producir el síndrome de muerte súbita. Otras causas comunes son: el reflujo gastroesofágico, malformaciones, convulsiones e infecciones del sistema nervioso central, problemas respiratorios, cardíacos o metabólicos y, la peor de las causas, el abuso y maltrato infantil.

 

Tratamiento

No hay un método adecuado para evitar el síndrome; sin embargo, es indispensable que las madres amamanten a los niños porque así los bebés van a tener más defensas e inmunoglobulina y menos problemas respiratorios.

 

Un estudio publicado por la revista British Medical Journal señala que los infantes que duermen con chupo reducen en un 90 por ciento el riesgo de sufrir el síndrome en mención. Según la doctora María Helena Vergara, pediatra neonatóloga y perinatóloga, esta condición es prevenible en casi un 70 por ciento de los casos.

 

Tenga en cuenta los antecedentes familiares, ya que es peligroso que se hayan presentado casos anteriores de muerte súbita. Aunque no es hereditario, el nuevo bebé está inmerso en el mismo entorno y las mismas costumbres que propiciaron el deceso.

 

Es necesario evitar las cobijas de lana o que tienen exceso de pelo, al igual que las almohadas grandes. El niño debe estar en un ambiente adecuado y cálido, sin contaminación o humo y lejos del cigarrillo.Asegúrese de que los pies del bebé toquen la parte inferior de la cuna, así evita que llegue a escurrirse y quede atrapado con las cobijas. Debe dormir sin almohada y sobre un colchón limpio, elevado a 45º en la parte de la cabecera. Los brazos y las manos del infante deben quedar fuera de la ropa de cama.

 

Un buen control prenatal y las visitas mensuales al pediatra favorecen una menor incidencia del síndrome de muerte súbita. Según la doctora Vergara, los signos de alarma para actuar con prontitud son: pausa respiratoria frecuente por más de 10 segundos y coloración violácea en los labios.

 

Es conveniente que duerma en la misma habitación por lo menos durante los primeros seis meses, pero en su propia cuna o moisés. Evite acostarlo en su cama, especialmente si usted o su pareja fuman, beben alcohol, toman algún medicamento o están muy cansados. Si ocurre la muerte súbita, debe dejar de culparse porque su hijo murió y tener un apoyo psicológico para hacer el duelo. También, es conveniente reunirse con otras familias que hayan salido adelante y aceptar que el niño murió.

Factores de riesgo

La revista Pediatrics publicó un artículo en el cual señalaba que algunos factores prenatales podrían ser útiles a la hora de predecir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante.

 

Las predicciones se efectuaron a partir del análisis de características obstétricas. Los investigadores encontraron una significativa relación entre la incidencia del síndrome y el número de hijos, edad, peso al nacer, estado marital y hábitos de la madre.

 

Además

Bebés que se alimenten con leche de fórmula. Lactantes que hayan tenido o recibido ayuda artificial para respirar. Problemas pulmonares o cardíacos. Reflujo Aborto previo. Anemia durante el embarazo. Falta de control prenatal. Exceso de personas que cohabitan en un mismo espacio.

Cifras

En Europa al año hay 5.000 casos de muerte súbita, en España se presentan 100. Es decir, uno por cada 1.000 bebés muere súbitamente.

Entre el 60 y 80 por ciento de los casos se presenta cuando el infante regula la actividad del corazón y la respiración. Sólo un 5 por ciento se da después del primer mes. Se estima que en los países subdesarrollados se presentan alrededor de 5.000 muertes al año por causa del síndrome. En nuestro país no existen estadísticas concretas.

Herramientas

Te ayudará a llevar el registro de las vacunas que debes aplicarle a tu hijo en cada etapa de crecimiento. Esta herramienta está asociada a la información de los hijos registrados.

Publicidad