Síguenos en:

Primiparadas simpáticas que cometen las mujeres con el cuidado de sus hijos

Primiparadas simpáticas que cometen las mujeres con el cuidado de sus hijos

Las 'burradas', más comunes de lo que muchas imaginan, no son para nada sinónimo de desamor. Algunos testimonios. Ponerle el pañal al revés, quema

Primiparadas simpáticas que cometen las mujeres con el cuidado de sus hijos
Por:
19 de Agosto de 2011
Comparte este artículo

Las 'burradas', más comunes de lo que muchas imaginan, no son para nada sinónimo de desamor. Algunos testimonios.

Ponerle el pañal al revés, quemar los biberones, no saber cómo sacarle los gases ni cómo calmar una pataleta e, incluso, dejar caer al bebé mientras se lacta son algunas de las primiparadas que las madres cometen en sus experiencias como madres.

Así que entran en shock.  La preocupación y la vergüenza las atrapan. “Soy una mala madre”, “No sirvo para esto”, “Seguro a nadie más le ha pasado”, son algunas de las afirmaciones que las mamás señalan ante cualquier mala experiencia con sus hijos primerizos.

Pero es que no hay duda. Ninguna se salva de esas graciosas anécdotas que, en su momento, preocupan y alarman, pero que después solo traen risas.

Por lo mismo, las primiparadas con los hijos no son sinónimo de desamor ni, mucho menos, de descuido. Según Sandra Zorro, sicóloga y jefe del Departamento de Educación Médica de la Clínica Colsanitas S.A., muchas de las primiparadas de las mamás parten de la falta de confianza en sí mismas, de su creencia en la incapacidad para la maternidad, mas no de una inhabilidad real para cuidar a su bebé.

Por eso las madres hacen cosas como intentar tener un ejército ayudante, conformado por enfermeras, empleadas, mamás, hermanas, suegras y demás, que aunque en ocasiones pueden ayudar, terminan complicando la situación.  “No se debe olvidar que quienes mejor harán las cosas con el bebé serán sus propios padres y que hacer las  cosas por sí mismas, especialmente los cuidados del bebé, permitirá afianzar los vínculos afectivos y su autoconfianza”, afirma la especialista Zorro. 

Por lo tanto, para demostrar que todas las mamás están expuestas a pasar por primiparadas, ABC del bebé recibió por medio de sus cuentas en Facebook (ABc del Bebé) y Twitter (@abcdelbebecom), historias de esas mamás que saben a ciencia cierta qué les servirá a las futuras madres, además de que hoy en día disfrutan contando sus anécdotas como primerizas. 

 

Carolina EspinozaMi hija tiene 4 meses. Es mi primera bebita, por lo que he tenido muchas primiparadas. Entre las que más recuerdo, está haber durado varias horas cortándole las uñas de los pies a mi hija, porque no sabía cómo hacerlo, pues sus deditos y uñas eran muy pequeñitos. Sufrí mucho, me sentía mala mamá.

 

Diana ArizaNo sabía que cuando uno le hacía la limpieza al ombligo, le podían salir algunas gotas de sangre. Lloré desesperada por el temor de que algo le estuviera pasando a mi bebé. Después, mi suegra y un doctor de la familia me explicaron que eso era normal. Todo por primípara.

 

Lina Marcela GonzálezCuando mi hija tenía 15 días de nacida, le empezaron a dar muchos moquitos y el ombligo no se le caía. Así que me desesperé tanto, que sin pensarlo dos veces corrí a urgencias; al final, fue más lo que me demoré esperando que lo que tenía ella. Gracias a Dios resultó que lo del ombligo era normal y ya se le iba a caer, y para los moquitos solo tenía que hacerle lavados. El doctor que nos atendió me dijo: “Había podido ir a cita con el pediatra”.

 

Margarita María Crespo Ginecoobstetra

Las primiparadas comienzan con la incertidumbre que genera cualquier comportamiento del bebé. Debemos entender que cada niño es único y la relación con su mamá se construye cada día con los errores y los aciertos, ya que la teoría y la práctica aquí sí que son diferentes. La mía fue aquella vez que le puse cinco abrigos, dizque para que pudiera dormir tranquilita. Casi se me ahoga.

 

Carinova OspinaMi primiparada fue el día que nació mi hija. Tenía que cambiarle su primer pañal y a una enfermera le tocó entrar a yudarme, porque lo hice tan mal que la unté toda de popó. Ay que pena, pero es una realidad que creo nos pasa a todas las mamás primerizas.

 

Alejandra Vivas Vanegas Administradora

Recuerdo la vez que dejé quemar los biberones en dos ocasiones al intentar esterilizarlos. Eso creo que es muy común en nosotras. La primera vez que lo hice fue a los 2 meses de nacido de mi hijo Juan Diego, dejé los teteros esterilizando y me puse a jugar con él y se me olvidó que estaban en el fogón. Resultado: se derritieron completamente. El olor a caucho quemado me hizo percatar del error que había cometido. Lo malo fue que no aprendí, porque 15 días después volví a quemarlos.

 

Beatriz Moreno Hoy me río contándolas, pero de verdad que sufrí mucho en ese momento. La primera fue cuando hice lo que las abuelas me dijeron: cogerle el penecito a mi hijo David y bajarle la puntita, para hacerle limpieza. No se imaginan. Eso fue terrible, le hice muy duro y lo lastimé, así que lo lleve a urgencias y yo lloraba desconsolada, porque me sentía súper mal. A Dios gracias no fue nada grave y se curó, pero me quedó la experiencia de solo seguir las sugerencias del pediatra. Otra fue cuando él tenía cuatro meses y se me cayó de la cama. Salí de mi casa desesperada para urgencias pensando lo peor. Al llegar, al médico le pareció muy gracioso, porque el niño no tenía ni un rasguño. Y la chistosa, es que no dormí los primeros 15 días de mi bebé, porque me la pasaba con un espejito pendiente de que respirara.

 

Lina MarcelaHola. Que rico recordar las burradas que hacemos. Yo vivo en Bogotá y me daba mucho miedo que mi bebé se enfermara por el aire acondicionado, pues yo la arropaba como si viviéramos en el polo norte. Por supuesto mi gordita no dormía y yo lloraba mucho, hasta que mi esposo se dio cuenta de que la bebé sudaba y obviamente no dormía de la incomodidad. Pobrecita casi la cocino.

 

Tenga en cuenta Sandra Zorro Cerón, sicóloga y jefe del Departamento de Educación Médica de Colsanitas, sugiere a las madres primerizas: • Ser muy observadoras de sus bebés, pues eso es lo que finalmente permite ir conociéndolo, para saber sus necesidades y gustos  • Creer en sí mismas, no desde la perfección ni la sabiduría, sino desde el aprendizaje constante de ser mamá• Pensar que el bebé se siente mejor cuidado con ella, independientemente de sus habilidades primerizas    

 

No a la perfecciónEs muy probable que las mamás que comienzan  su embarazo pensando en que todo tiene que ser perfecto se frusten. Por lo tanto, es indispensable entender que nadie es experto y, por lo tanto, al principio quizás el pañal no quede bien puesto, o se suministre más comida al bebé de lo que corresponde. También podría pasar que la temperatura del agua de la tina no esté en el punto, o muchas cosas más. 

"Saber que a todos les pasa es un punto de partida. Lo peor es plantear la perfección", señala la especialista Sandra Zorro. 

Para sentirse más tranquilas, entonces se sugiere mantener  la privacidad del hogar. A veces las visitas, las miradas observadoras y la diversidad de consejos, por muy bien intencionados que sean, lo que hacen en la mamá es que ella perciba que está siendo evaluada.

Mónica ToroRedactora ABC del Bebémontor@eltiempo.com

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen

Más sobre

publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet