Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Problemas cerebrales en bebés prematuros

Problemas cerebrales en bebés prematuros
Jueves, 12 Julio 2007 - 2:29pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

Los bebés prematuros son bebés que nacen antes de que su organismo tenga una madurez suficiente que le permita desenvolverse fuera del útero. Por esto los pequeños están más expuestos a complicaciones que le impiden tener un desarrollo igual al de los bebés que nacen a término.

Algunos problemas que pueden presentar los bebés prematuros se pueden clasificar de la siguiente manera:

Fenómenos convulsivos. Cuadros piramidales. Retraso del desarrollo motor, cognitivo y del lenguaje. Patologías de cráneo.

Los principales problemas que aparecen en el seguimiento del recién naci­do, son los siguientes:

Fenómenos convulsivos

La presencia de episodios convulsivos es algo delicado, pues puede representar un daño cerebral importante en el bebé. La complejidad de esto radica en que no es tan fácil diagnosticar convulsiones en un bebé prematuro como puede serlo en un bebé lactante o un niño. Es por esto que el seguimiento neurológico en un niño prematuro debe estar acompañado de un seguimiento en el desarrollo psicomotor, identificación de alteraciones del examen neurológico, seguimiento a la frecuencia de las convulsiones y alteraciones EEG (electroencefalograma). Este último es el examen que mide la actividad eléctrica del cerebro y cuando está alterado es cuando se producen convulsiones. También es importante que se le realice ecografías y escáner para estar seguros de que no presenta lesiones anatómicas.

Cuadros piramidales

El diagnóstico de Síndrome piramidal se realiza con base en la evaluación del tono muscular (base de la postura y coordinación), es decir, si presenta hipertonía (resistencia a los cambios de postura) hiperreflexia, posturas anormales y la presencia del reflejo de enderezamiento exagerado. En general, los cuadros piramidales son enfermedades que comprometen el tono del cuerpo y van aumentando con el tiempo. Estas enfermedades comprometen la corteza del cerebro.

Si el síndrome piramidal es permanente puede llevar al diagnóstico de parálisis cerebral, hoy conocida como Incapacidad Motora de Origen Central, e inmediatamente se debe iniciar un tratamiento terapéutico que le permita al bebé desarrollar al máximo sus capacidades.

Retraso del desarrollo motor, cognitivo y del lenguaje

Esta evaluación debe hacerse teniendo en cuenta los siguientes niveles:

Nivel cognitivo. Se debe evaluar principalmente los siguientes aspectos:

Reflejo de cocleo palpebral (alerta auditiva) Contacto ocular Comportamiento en el sueño y la vigilia Capacidad de interactuar con el entorno Sonrisa social

Área social y de lenguaje. Los aspectos para evaluar son:

Seguridad en la integridad auditiva del bebé. Evaluación de los patrones prelingüísticos. Aspectos biológicos y estimulación recibida (esta se realiza si hay aparición tardía del lenguaje.

Reflejos arcaicos. Algunos indicadores de mal pronóstico son:

Ausencia del reflejo de succión y deglución Persistencia de los reflejos arcaicos más allá del tiempo indicado Retardo en la aparición del reflejo de paracaídas

Perímetro craneal

La relación de la talla del cerebro del pequeño con respecto a su cuerpo y su edad es un indicador importante del desarrollo del bebé. Un bebé prematuro puede presentar los siguientes problemas craneales: microcefalia, macrocefalia o hidrocefalia.

Problemas conductuales

Los bebés prematuros que tienen algún tipo de alteración en su desarrollo pueden tener los siguientes comportamientos:

Trastornos del sueño Hiperactividad Irritabilidad Trastornos alimenticios

Patologías de cráneo

Los bebés que son prematuros se caracterizan por tener un crecimiento mayor del perímetro cefálico en comparación con los bebés que nacen a término. Establecer hasta qué punto ese crecimiento es normal es algo que compete al médico, y debe ser tratado oportunamente ya que generalmente tienen como consecuencia retraso en el desarrollo y / o problemas de aprendizaje.

El tamaño de la cavidad craneal está determinada por los componentes del cráneo: cerebro, líquido cefalorraquídeo y sangre. Si uno de estos componentes tiene un crecimiento acelerado se presentan problemas. También pueden presentarse por el crecimiento de los huesos craneales o su fusión en las suturas.

Las principales alteraciones son:

Macrocefalia. Cuando el aumento del perímetro craneal es de más de dos desviaciones estándar por encima de la media, se considera que el bebé tiene macrocefalia y debe ser tratada a tiempo porque se acompaña de retraso en el desarrollo.

Microcefalia. Se diagnostica cuando hay una disminución del perímetro craneano menor de dos desviaciones estándar por debajo de la media. En este caso, es necesario distinguir entre microcefalias primarias y secundarias. Las primarias se caracterizan porque la causa de la microcefalia son factores genéticos que impidieron un desarrollo normal en el embarazo. Las secundarias implican un buen desarrollo durante el embarazo pero con algún daño posterior que alteró su desarrollo. En esta alteración la principal consecuencia en los pequeños está en que presentan dificultades en el aprendizaje o déficit intelectual.

Los padres de bebés prematuros a los que no se les ha diagnosticado alguna lesión deben tener en cuenta que las lesiones no necesariamente surgen por factores genéticos o que puedan ser detectados al momento de nacer.

Por esto, la doctora Doris Valencia Valencia, médica fisiatra infantil, profesora de la Universidad Nacional de Colombia, afirma que es indispensable que todos los bebés prematuros sean llevados a programas de atención temprana, pues es la única manera de detectar a tiempo, de prevenir incapacidades secundarias y facilitar la información que los padres necesitan para colaborar en casa.

Herramientas

Te ayudará a llevar el registro de las vacunas que debes aplicarle a tu hijo en cada etapa de crecimiento. Esta herramienta está asociada a la información de los hijos registrados.

Publicidad