PRESENTADO POR:
Logo Compensar2

Mamá primeriza a los 40

Tener el primero hijo a esta edad tiene sus propios desafíos y satisfacciones.

Mamá 40

.

Foto:
Por: ABCdelbebe.com
mayo 10 de 2018 , 06:25 p.m.

Madurez. Esta es, sin lugar a duda, la mayor ventaja con la que cuentan las mujeres que tienen a su primer hijo a los 40 años. En este momento de la vida ya saben qué quieren, qué esperan y han definido sus prioridades. También han contado con el tiempo para obtener logros profesionales sin sentir que la maternidad les ha quitado oportunidades laborales. Han vivido lo suficiente para saber qué enseñanzas consideran vitales, cómo querrán educar a su hijo, y qué esperan trasmitirle para que logre llevar una buena vida.

Lo más probable es que tengan una situación financiera estable que les permita no sentir angustia por los gastos que demandará el bebé, y que tengan asegurado económicamente su futuro, pero también, puede ser que la madre necesite trabajar por más tiempo y posponga su retiro para atender los gastos que este le genere.

Los retos para las madres de 40 años aparecen por cuenta del cuerpo y del bienestar físico. En la mayoría de las mujeres, a esta edad ha disminuido la producción de óvulos, con lo cual resulta más difícil quedar embarazada. Muchas creen que con tantas famosas haciendo públicos sus embarazos a los 40 o más años, ellas tendrán la misma opción, sin embargo, lo que no se hace público en muchos de estos casos, es que varios de estos embarazos se han logrado con óvulos de donantes.

Mamá jugando

.

Foto:
Beso mamá e hija

.

Foto:
Mamá y barriga

.

Foto:
Bebé jugando

.

Foto:
Barriga embarazada

.

Foto:
Mamá ejercicio

.

Foto:
Mamá e hija

.

Foto:

Es muy importante que la mujer que desee tener un hijo a esta edad, planee muy bien su embarazo y consulte con su ginecólogo el proceso, con el fin de preparar su cuerpo para darle vida a un nuevo ser

El embarazo se puede complicar más en una mujer de 40 que de 30 años, hay más posibilidades de tener diabetes gestacional e hipertensión. Aumentan las probabilidades de tener abortos espontáneos, de necesitar una cesárea y de que el bebé sea prematuro. Asimismo, aumenta el riesgo de malformaciones del feto.

Por todo esto, es muy importante que la mujer que desee tener un hijo a esta edad, planee muy bien su embarazo y consulte con su ginecólogo el proceso, con el fin de preparar su cuerpo para darle vida a un nuevo ser. La madre debe contar con buena salud, estar en su peso ideal, revisar su tensión arterial, el colesterol, los niveles de azúcar, entre otros aspectos, y, una vez embarazada, debe tener controles médicos rigurosos.

Otro factor para tener en cuenta es que ser madre de un recién nacido demanda energía. Es importante saber que el sueño se altera por completo, que es posible que durante los primeros seis meses el bebé no duerma seguido toda la noche y que una vez comience a gatear y a caminar será necesario ir tras él y estar alerta.

Lo más probable es que si se opta por tener un hijo a los 40 es porque la decisión se ha tomado a consciencia, y en ese sentido, lo más seguro es que la madre tenga claras las concesiones que se debe hacer, pero el cuerpo no es el mismo a los 20 que a los 40, por eso es bueno acompañar la maternidad a esta edad con un buen cuidado físico de ejercicio y buena alimentación. Ese niño que ha llegado al mundo necesita, como todos los hijos, una madre sana por muchos años.