Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Si su hijo rechina los dientes, se trata de bruxismo

Si su hijo rechina los dientes, se trata de bruxismo
Miércoles, 4 Octubre 2006 - 10:56am
0

Comentarios

Comparte este artículo

Uno de los casos más comunes en los consultorios de los odontopediatras es el bruxismo, un trastorno que se caracteriza por el ‘trillar’ de los dientes mientras el niño duerme, produciendo desgaste, dolor, enfermedad en las encías y malformación en la alineación de la dentadura. Existe tratamiento y prevención.

“Estos problemas pueden ser solucionados corrigiendo las malas oclusiones dentales con ortodoncia preventiva en los primeros años del niño, resulta de excelente costo y beneficio”, sostiene Nicolás Hoyos, especialista en odontología pediátrica, quien a diario atiende a pacientes con este problema.

Generalmente, este hábito, inconsciente en muchos casos, se presenta entre niños de tres y seis años, quienes ya tienen su dentadura formada. Es una contracción rítmica pero a la vez violenta que produce el niño al apretar los músculos masticatorios cerrando fuertemente. El doctor Hoyos señala que “el problema puede desaparecer con el paso de los años, cuando salen las muelas y dientes permanentes, siempre y cuando salgan en buena oclusión”. Por eso, es importante que siempre esté atento a la salud oral de su hijo, bajo la supervisión del odontopediatra.

Puede comenzar también en lactantes a quienes les salen los primeros dientes y lastiman su encía.

Según Stefan del Rey Schnitzler, especialista en medicina bucal, esta actividad anormal que se da en adultos y niños no tiene un propósito funcional y explica que existen dos tipos:

Bruxismo céntrico: cuando se aprietan los dientes. Bruxismo excéntrico: cuando hay rechinamiento de los dientes.

Qué lo produce

Muchos pequeños lo hacen involuntariamente durante la noche, otros lo hacen también de manera inconsciente de día y aunque no hay un motivo específico, algunas investigaciones atribuyen las causas o intensidad al estrés emocional, ansiedad, postura al dormir, enojo reprimido, resentimiento o malos hábitos de respiración (respiración por la boca).

La ansiedad producto de días agitados, ritmo de vida acelerado de los padres o ver programas de televisión violentos antes de dormir pueden producir tensión emocional en los niños. “Hace cuatro días, en un paseo, me di cuenta de que Sofía trillaba los dientes, nunca antes lo había notado”, comenta Jaime Bernal acerca de su hija de cuatro años. Es de gran ayuda que los padres comiencen por notar el problema y así prevenir a tiempo.

Otro de los elementos que puede producir el bruxismo es el biberón en niños que ya tienen la capacidad de mascar y deben hacerlo, ya que sus molares están formados. Según explica el doctor Hoyos, “al niño le mantienen el tetero, eso va creándole un problema, le va desviando los dientes, haciendo mordidas donde los dientes no casan bien unos con otros”.

Interponer la lengua entre los dientes, chuparse el dedo o la cobija, cuando el niño cierra la boca, provocan que el maxilar inferior no quede estabilizado y patine produciendo desgaste en los dientes, cansancio en los músculos y, por consiguiente, un sueño intranquilo.

TratamientosCorregir la mala oclusión dental se pude hacer mediante tratamientos odontológicos que varían en tiempo, dependiendo del problema.

Se le puede colocar al niño unos sellantes o unas resinas que se hace durante una sola cita. Tratamiento de ortodoncia interceptiva que puede durar de seis meses a un año. Una buena medida también es la utilización de protectores dentales de látex durante la noche.

Recomendaciones de tipo emocional Para prevenir que el rechinamiento nocturno ocurra y reducir el dolor que esto pueda ocasionar, además de las implicaciones de desgaste ya mencionados, es aconsejable tener en cuenta:

Procurar que el niño no haga ejercicios extenuantes, que no vea programas de televisión violentos antes de ir a la cama para evitar la ansiedad mientras duerme. Un baño relajante puede ayudar a que esté tranquilo y duerma plácido; si en la noche nota que rechina los tientes, cámbielo de posición. Motivar al pequeño a expresar sus sentimientos, temores y emociones antes de acostarse. Un ambiente tranquilo o técnicas de relajación antes de acostarlo pueden ser de gran ayuda.

Ana María Gutiérrez de Piñeres Ch.Para ABC del bebé

Comparte este artículo

Suscripciones

¡Ahorra hasta un

25%

por un año!

alo

Herramientas

Te permitirá saber cuál es el jardín ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir el establecimiento.
Te permitirá saber cuál es la niñera ideal para tu hijo, de acuerdo con los requisitos básicos que debe cumplir una cuidadora.
Hemos diseñado una serie de manualidades imprimibles en PDF para que tu hijo empiece a adquirir habilidades motrices y, a la vez, se divierta. Cubos armables, modelos para colorear y recortar son algunas opciones.

Publicidad