Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Tenga cuidado, el exceso de azúcar puede producir diabetes gestacional

Tenga cuidado, el exceso de azúcar puede producir diabetes gestacional
Lunes, 5 Febrero 2007 - 12:54pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

Esta enfermedad se origina por alteraciones en el metabolismo y los carbohidratos. Después de la semana 20 de embarazo, en el organismo de la mujer la concentración hormonal aumenta el nivel de azúcar y, por lo tanto, se crea mayor resistencia a la insulina, afirma la endocrinóloga María Inés Toro.

Cuando una embarazada genera resistencia a esta hormona del páncreas, el organismo tiene que producir mayor cantidad para mantener la glicemia normal y se produce la diabetes, aclara el endocrinólogo William Rojas.

La predisposición a la patología está latente en la mujer desde antes del embarazo, el cual simplemente es un detonante. En la gestante, los factores de riesgo para tener en cuenta son el sobrepeso antes y durante la gestación, el sedentarismo y los antecedentes familiares de diabetes tipo dos. Además, es importante saber si la embarazada ha tenido hijos con más de cuatro kilos de peso. Aunque la diabetes no presenta síntomas claros, según el endocrinólogo Rojas, los signos para detectar las altas concentraciones de azúcar en la sangre son los cambios de resistencia a la insulina que producen una pigmentación oscura en el cuello.

¿Qué se debe hacer?

Una mujer debe aumentar entre un kilo y kilo y medio mensualmente durante la gestación, pero no por eso puede descuidar la alimentación que es importante para tener un niño saludable. Se recomienda una dieta fraccionada de 1.700 calorías, eso quiere decir una harina con cada ingestión, refrigerio y una comida al acostarse. También se deben evitar azúcares de rápida absorción, recomienda la endocrinóloga Toro.

Además, una diabética no puede comer dulces y frutas como bananos o uvas por la alta concentración glicérica que tienen. Su plan nutricional debe ir acompañado de ejercicio; por ejemplo, puede caminar de 15 a 20 minutos todos los días. Tampoco se puede olvidar el autocontrol, la base para no subir de peso y, si es posible, debe usar un glucómetro en cualquier momento del día para medir su azúcar.

Para detectar el problema con certeza, se debe someter a un examen, entre la semana 10 y 24 de embarazo, con el que se mide la glicemia. Si es mayor de 140, se puede presentar la enfermedad. En la semana 28 se le hace otro examen para controlar la situación.

Cuando en embarazos anteriores la mujer presentó diabetes gestacional, la única manera para evitarla es manteniendo un buen peso y haciendo ejercicio.

Cambios en la mujer

La madre diabética tiene mayor riesgo de infecciones durante el parto aunque puede lactar sin problema. Cuando es necesaria la cesárea se presentan más complicaciones porque la probabilidad de infecciones es superior. Además, puede sufrir de hipertensión o preeclampsia antes de la semana 40.

A los tres meses de haber tenido el bebé se le realiza la prueba de glucosa y de acuerdo con los resultados se sabe si la mujer sufrirá de diabetes de por vida.

Después del parto, las probabilidades de volverse diabética aumentan un 40 por ciento en los siguientes 6 años. Para prevenirlo, lo más importante es no subir de peso y controlar la glicemia en ayunas. Debe ser menor de 95 y después de comidas menor, de 130.

¿Cómo se afecta el bebé?

Se sabe que la condición de la madre es transitoria; sin embargo, el ambiente excesivo de azúcar en su sangre se trasmite al feto, y el páncreas del niño comienza a producir mayor cantidad de insulina, explica el endocrinólogo Rojas.

Aunque los bebés no nacen con diabetes, como consecuencia del exceso de la hormona segregada por el páncreas, los niños son macrosómicos, es decir, con un peso y talla superior al normal, incluso la cabeza puede ser tan grande que genera complicaciones en el parto. Además, en casos donde no se controla la diabetes en la gestante, luego de cortar el cordón, los bebés siguen produciendo grandes cantidades de insulina y pueden llegar a sufrir hipoglicemia neonatal.

Esta enfermedad en el recién nacido surge por una baja de azúcar cuando se produce demasiada insulina. Esto genera convulsiones, derrame cerebral o malformaciones congénitas del corazón, afirma la endocrinóloga María Inés Toro.

El niño hipoglicémico se reconoce por la disminución del tono muscular, porque no llora y está somnoliento o dormido. Usualmente los síntomas se controlan manteniéndolo en observación durante 24 o 48 horas, con infusiones de glucosa y corticoides. Pero en su vida adulta los triglicéridos altos y la alimentación inadecuada pueden acarrearle diabetes y problemas de obesidad.

Por Margarita Barrero F.Redactora ABC del bebé.

Herramientas

Obtendrás una tarjeta con los datos que tú y tu familia deben saber cuando el alumbramiento sea inminente.
Con el día de tu última menstruación, esta herramienta te servirá para obtener datos claves del desarrollo de tu hijo.

Publicidad