Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Trastornos del sueño en el bebé

Trastornos del sueño en el bebé
Miércoles, 13 Septiembre 2006 - 6:25pm
0

Comentarios

Comparte este artículo

Aunque los bebés carezcan de preocupaciones, también tienen problemas para dormir e incluso sufren pesadillas. El proceso de formación de hábitos de sueño en los niños no es fácil y está relacionado con otros factores como las rutinas alimentarias.

Lo más importante es tener en cuenta que a medida que crecen, los niños necesitan más horas de vigilia y menos de sueño. El pediatra Gerardo Alí Buenahora afirma que “la primera semana, el bebé duerme de 16 a 18 horas y luego baja a 14 o 15 horas (cinco durante el día y diez durante la noche”. Hacia el final del año, duerme ocho horas”.

Entre los 3 y 6 meses, es normal que los bebés se despierten varias veces. En muchos casos, lo hacen porque necesitan comer algo.

Después de los 3 meses los niños están preparados, nutricionalmente hablando, para aguantar diez horas seguidas de sueño. Cuando eso no sucede, tal vez haya alguna enfermedad, problemas con el ambiente o angustia.

“Esta ansiedad es un reflejo de los comportamientos o estados de ánimo de los padres o las personas que cuidan al niño”, afirma Stase Slotkus, de la Clínica Shaio.

La preocupación más común de las mamás es que sus hijos no logran conciliar el sueño o se despiertan varias veces durante la noche.

Las causas más frecuentes de estas anomalías del sueño son:-Sensibilidad a los ruidos: uno de los sentidos que tienen más desarrollados los bebés es el oído. “Muchas abuelas decían que un niño que se despertaba fácil durante la noche era un niño nervioso. Esto no es así, el niño que no lo haga, puede estar enfermo si no está reaccionando a un estímulo fuerte”, afirma Buenahora.

- Malos horarios en la alimentación: Slotkus afirma que “el niño que en el día recibe alimento muy seguido no va a aprender a dormir tranquilo de noche, porque su cuerpo le va a pedir alimento a deshoras. Hacia los tres meses, debe estar comiendo cada tres o cuatro horas. Si las mamás o papás ansiosos le dan comida todo el día, cada dos horas, en la noche no lograrán dormir por períodos de tiempo largos”.

-Los bebés también roncan: los ronquidos se pueden producir por problemas de inflamación de amígdalas y adenoides. Estos ronquidos, que suceden en la etapa más profunda del sueño, también pueden despertarlos. Para este caso, hay que consultar de inmediato al doctor.

-Pesadillas: los bebés sueñan con vivencias del día. Por eso, los pediatras recomiendan que durante el día los niños permanezcan en un ambiente muy silencioso, alejados de ruidos como el de una licuadora o una aspiradora. En la noche, pueden soñar con ellos, y levantarse asustados.

- Cambio de ambiente y condiciones para dormir: después de pasar largos períodos en incubadoras, los niños tienen problemas para conciliar el sueño en sus hogares, porque extrañan la luz que siempre permanecía encendida. Así mismo, cualquier cambio brusco de ambiente puede producirles somnolencia.

Para ayudarles a conciliar el sueño:- Hay que ponerles música (se recomienda la clásica), para tranquilizarlos. - Hablarles.- Leerles cuentos.- Dejarles la puerta entreabierta.- Dejar siempre encendida una luz indirecta. - Acompañar al bebé hasta que se duerma.- Darle un baño de agua tibia antes de dormir.- Procurar siempre el silencio y la calma en el hogar.

Cuando se despierta:-No siempre el despertar nocturno quiere decir que el bebé tenga hambre; puede sentirse solo o asustado por una pesadilla.

- No prender las luces, ni música. Se debe tranquilizar al bebé haciendo el menor ruido posible, para que concilie el sueño pronto y duerma el resto de la noche.

- A partir de los cuatro meses, hay periodos de un sueño muy liviano. La actuación de los padres y el ambiente que rodea al niño es muy importante; de eso depende que pueda seguir durmiendo y complete ocho horas de sueño.

Si después del año, el niño no logra conciliar el sueño, o permanecer dormido, se debe reforzar más el aprendizaje de este hábito, tan importante como lavarse los dientes o ir al baño. Además, hay que buscar otro tipo de causas, que pueden ser psicológicas.

Catalina Jiménez CorreaPara ABC del bebé

Temas relacionados

Qué hacer para que el bebé duerma toda la noche

Comparte este artículo

Herramientas

Te ayudará a llevar el registro de las vacunas que debes aplicarle a tu hijo en cada etapa de crecimiento. Esta herramienta está asociada a la información de los hijos registrados.

Publicidad