Síguenos en:

  • ANTES DEL EMBARAZO
  • EMBARAZO
  • BEBÉ
  • NIÑO

¿Ya estás registrado? Ingresa aquí

Patrocinado por:

Un 90 por ciento de los recién nacidos pueden desarrollar una coloración amarilla de la piel

Un 90 por ciento de los recién nacidos pueden desarrollar una coloración amarilla de la piel
Viernes, 14 Agosto 2009 - 11:49am
0

Comentarios

Comparte este artículo

Hay que estar atentos a su aparición, pero generalmente no causa nungún inconveniente en los bebés, si su origen es fisiológico.

La ictericia es el color amarillento que adquiere la piel de muchos recién nacidos. Aparece cuando aumenta la cantidad de una sustancia de la sangre llamada bilirrubina y se fija en la piel y las mucosas; entre ellas, la parte blanca del ojo (esclera).

En condiciones normales, todos los seres humanos tienen bilirrubina en la sangre, la cual se elimina principalmente a través del hígado. En la vida intrauterina, es el hígado de la madre el encargado de esta función. Cuando el bebé nace, este órgano aún está inmaduro para dicho proceso y la bilirrubina se aumenta; sin embargo, en la mayoría de los casos, lo hace hasta niveles que no representan ningún riesgo para la salud.

Existen condiciones especiales como la prematurez y la incompatibilidad entre la sangre de madre e hijo, en las que los valores de esta sustancia y producen aumento exagerado que ocasionaría lesiones cerebrales. Este daño es irreversible y muy severo. En su más grave expresión se conoce médicamente como Kernicterus.

Cuando un recién nacido en los primeros días después del parto se pone ictérico, debe ser valorado por el pediatra. Dependiendo de su edad y de la intensidad de la coloración, podría ser indispensable tomar un examen de sangre para determinar su nivel de bilirrubina.

Usualmente, la pigmentación comienza por la cara, después avanza al pecho, el abdomen, los brazos, las piernas y por último la planta de los pies y las palmas de las manos. Este compromiso secuencial se va produciendo a medida que aumenta la cantidad de esta sustancia en la sangre. La ictericia aparece en niños de todas las razas, pero se hace más evidente en los que tienen piel oscura.

Aunque esta enfermedad es más común en los bebés que reciben leche materna comparados con los que toman fórmula, ocurre primordialmente en recién nacidos que no están siendo amamantados de manera correcta. Una mujer que lo hace adecuadamente debe poner a su bebé al seno de ocho a 12 veces al día, por lo menos durante los primeros días. Así, producirá suficiente leche y ayudará a su pequeño a mantener bajos sus niveles de bilirrubina. Si tiene algún problema para alimentarlo, es conveniente que pida ayuda al pediatra, a la enfermera o a un especialista en lactancia. La leche materna es el alimento ideal para el bebé.

 

Después del partoEn el país se ha vuelto frecuente dar salida a las madres en las siguientes 24 horas después del nacimiento de su hijo. Esta práctica no permite que se establezca una buena lactancia materna, ni que se observen ictericias de aparición precoz. Si el infante es dado de alta antes de las 72 horas de nacido, debe ser visto a los dos días siguientes de su salida del hospital, pues entre el tercer y el quinto día posterior al parto, la bilirrubina se halla, comúnmente, en su nivel máximo. En Colombia, casi el 12 por ciento de los recién nacidos nace antes de término (prematuros), lo que se convierte en un factor de riesgo muy importante para el desarrollo de ictericia patológica.

En los bebés que son amamantados, la ictericia suele durar de dos a tres semanas e incluso un poco más. En los que toman leche de fórmula, suele desaparecer a las dos semanas. Si el bebé permanece ictérico por más de tres semanas, hay que acudir de inmediato al pediatra.

En la mayoría de los casos esta no requiere tratamiento. De ser necesario, se puede colocar al bebé desnudo bajo luces especiales para disminuir los niveles de bilirrubina. Esta terapia puede efectuarse en el hospital o en la casa, dependiendo de los niveles de la misma. La ictericia debe ser tratada cuando los niveles están aún muy por debajo de los que podrían afectar el cerebro. El tratamiento oportuno previene los efectos dañinos de la enfermedad. Si el uso de la luz es insuficiente, convendría realizar un cambio de la sangre.

Si bien la exposición a la luz solar ayuda a disminuir los niveles de bilirrubina, esto debe hacerse con el recién nacido totalmente desnudo y por períodos muy cortos de tiempo, pues podría acarrear problemas como quemaduras solares e hipotermia.

 

Tenga en cuentaLos recién nacidos que tienen mayor riesgo de tener altos niveles de bilirrubina y que deben ser evaluados en el hospital o después de ser dados de alta son:• Prematuros.• En los que aparece la ictericia en las primeras 24 horas después del parto.• Los hijos de madres con grupo sanguíneo Rh negativo• Los que tienen problemas para ser amamantados.• Los que tienen la piel muy amoratada o sangrados bajo el cuero cabelludo por causa del parto.• Aquellos cuyo padre o madre o uno de los hermanos presentó niveles altos de bilirrubina y recibió terapia de luz.

 

Por Hernando Baquero Latorre, presidente de la Asociación Colombiana de Neonatología y decano de la División Ciencias de la Salud de la Universidad del Norte, Barranquilla.

Comparte este artículo

Herramientas

Te ayudará a llevar el registro de las vacunas que debes aplicarle a tu hijo en cada etapa de crecimiento. Esta herramienta está asociada a la información de los hijos registrados.

Publicidad